Uruguay registra caída de tres puntos en la informalidad laboral respecto a la prepandemia

Estudio en el marco de proyecto sobre recuperación post COVID-19 del PNUD

Posted 29 de Abril de 2022

 

Panel: Stefan Liller, representante residente del PNUD, Pablo Mieres, ministro de Trabajo y Seguridad Social, Matías Brum, investigador senior de Iecon. Foto: PNUD

 

Con el objetivo de determinar el impacto de la pandemia en el mercado laboral, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), con el apoyo del PNUD y el Instituto de Economía del Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de la Udelar, presentó un informe sobre situación de la informalidad laboral entre 2019 y 2021. El documento es parte de un estudio más amplio que se realiza en el marco del proyecto "Recuperación socioeconómica post COVID19 para la Región Centro del Uruguay".

El trabajo llevado adelante desde junio de 2021 por la Unidad de Estadística del MTSS y el investigador senior del IECON Matías Brum, tiene por finalidad analizar el impacto de la pandemia en el mercado de trabajo nacional -con referencias comparadas a nivel regional y mundial, estimando los impactos de corto, mediano y largo plazo- así como elaborar recomendaciones de acción en materia de políticas de empleo. En este contexto, uno de los tantos indicadores analizados es la informalidad.

Parte de las conclusiones del informe indican que durante la pandemia bajó la informalidad en toda Latinoamérica, debido a que buena parte de los trabajadores informales salió del mercado de trabajo. Es decir, esta caída no se debió a que hubiera un mayor registro de trabajadores en la seguridad social.

"Lo esperable era es que esos informales luego volvieran al mercado de trabajo, y la informalidad volviera a subir, que es lo que sucedió en toda América Latina, ubicándose en los niveles previos a la pandemia (50%)", explicó Matías Brum.

"Sin embargo, Uruguay mantuvo sus niveles de informalidad tres puntos debajo de los niveles prepandemia, comparando los datos de 2019 con los del segundo trimestre de 2021", informó Brum. Asimismo, expresó que según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), disponibles al mes de febrero de 2022, la caída de la informalidad se sigue sosteniendo.

De acuerdo con las conclusiones del informe, la mitad de la caída de la informalidad se debe a cambios estructurales en el mercado de trabajo, es decir, personas que cambiaron de lugar de trabajo y pasaron del sector de actividad en que estaban, a uno de mayor formalidad.

Esto va asociado a un cambio en el tamaño de la empresa. "La pandemia implicó la pérdida de microempresas y cuentapropistas sin local, una parte de esas personas permaneció en la inactividad, y otra consiguió trabajo en empresas más grandes o sectores más formales", añadió Brum.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Pablo Mieres señaló que "bajó la informalidad y había que estudiarlo, porque se desvía de la tendencia regional e incluso a nivel mundial. Y como quedó demostrado, hay un impacto genuino, una reducción real". En parte, sostuvo el jerarca, esto puede estar relacionado con "la red de protección social preexistente".

"Uruguay es un país que viene acumulando desde hace décadas muchos instrumentos crecientes, cada vez más amplios en materia de cobertura y protección social. En otros países de pronto esa alternativa no aparecía disponible o estaba reducida a poca gente", dijo.

En tal sentido, mencionó un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) previo a la pandemia, que indicaba que en América Latina solo el 17% de los trabajadores tenía cobertura de riesgo de desempleo.

"Si sacamos a Uruguay y Chile eso bajaba al 7%. Uruguay tiene, sumando a los trabajadores públicos con los formales privados, casi dos tercios de cobertura", expresó.

Como uno de los aspectos pendientes, Mieres se refirió a la necesidad de "estudiar por qué tenemos una informalidad tan desigual por departamento, y que sobre todo está concentrada en la frontera con Brasil".

En tanto, Stefan Liller, representante residente del PNUD en Uruguay, informó por su parte que la investigación forma parte de un proyecto de Recuperación socioeconómica post COVID19 para la Región Centro del Uruguay.

Liller remarcó que “contar con sistemas de información y monitoreo cada vez más sofisticados y robustos, es clave para responder de la manera más adecuada a dinámicas cambiantes y complejas del desarrollo”.

En ese sentido, recordó que el MTSS ha definido como una de sus prioridades el fortalecimiento de su Unidad de Estadísticas, que cuenta con el apoyo del Instituto de Economía de la UDELAR.

"El MTSS es un actor clave para el PNUD y su agenda de desarrollo sostenible. Sus políticas deben atender dinámicas cambiantes y complejas del desarrollo, en este caso referido al mercado laboral", añadió.

Fuente: MTSS y PNUD. 

Video