Contenido de la página

Capítulo 1

El Desarrollo Humano en Argentina (1996-2021)

Una mirada más allá de la coyuntura.

Descarga el documento

El desarrollo humano puede entenderse como la expansión de las capacidades de las personas, de sus libertades reales, para ampliar las alternativas de vida entre las que pueden optar y lograr de esta forma resultados que valoran (Sen 2003).

Las capacidades potenciales de las personas pueden ser numerosas, para medir el desarrollo humano se consideran tres dimensiones: gozar una vida larga y saludable (salud), acceder al conocimiento necesario para un buen desempeño social y laboral (educación), y tener un nivel de vida decente (ingreso o, en forma equivalente, crecimiento económico).

Estas dimensiones son las capacidades más básicas del desarrollo humano, pero también sus medios, pues interactúan entre sí. Mejores niveles de salud hacen más productivas a las personas al aumentar su rendimiento físico y mental, y mejores niveles de educación facilitan el desarrollo y la adaptación de tecnologías que llevan a un crecimiento económico sostenido. Una mejor salud permite una mayor matriculación escolar y mejora las funciones cognitivas, y por lo tanto las posibilidades de aprendizaje, mientras que niveles de educación más altos significan mejor nutrición y prevención de enfermedades, y por lo tanto mejor salud. El crecimiento económico genera un mayor ingreso, que permite una mejor nutrición y acceso a cuidados médicos, y más recursos para educación y capacitación.

En este marco, esta sección analiza las tendencias centrales del desarrollo humano en Argentina en los 25 años comprendidos desde 1996 a 2021. Su objetivo es aportar una mirada más allá de la coyuntura.

Con este fin, esta sección plantea las siguientes preguntas:

¿Cuál ha sido la evolución del desarrollo humano en Argentina en las últimas décadas? ¿Cómo se distinguen las trayectorias de sus dimensiones? ¿Difiere el desarrollo humano entre mujeres y varones?

Volver