Que cada dominicano y dominicana estén protegidos por sistemas de alerta temprana

Este mes se conmemoró el Día designado por la Asamblea General de la ONU como El Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres

14 de Octubre de 2022
Zonas vulnerables en RD

Zonas vulnerables en RD

Alina Flores PNUD

En marzo de 2022, el secretario general de la ONU, António Guterres, anunció un nuevo y ambicioso objetivo: "las Naciones Unidas encabezarán una nueva acción para garantizar que cada persona de la Tierra esté protegida por sistemas de alerta temprana en un plazo de cinco años”, en favor de la adaptación al cambio climático y a fenómenos meteorológicos extremos. Esta iniciativa será liderada por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) quien deberá presentar un plan de acción en noviembre próximo en la conferencia sobre el clima de las Naciones Unidas a celebrarse en Egipto.

A esta ambición se suma además que el pasado 13 de octubre, día designado por la Asamblea General de la ONU como El Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, la campaña se centra en la meta “Incrementar considerablemente la disponibilidad de los sistemas de alerta temprana sobre amenazas múltiples y de la información y las evaluaciones sobre el riesgo de desastres transmitidas a las personas, y el acceso a ellos, para 2030", la última de las siete metas del Marco de Acción de Sendai.

Un sistema de alerta temprana completo y efectivo se compone de cuatro elementos interrelacionados que abarca desde el conocimiento técnico de los riesgos, el monitoreo de la amenaza o peligros meteorológicos, planes de respuesta establecidos del gobierno, de las comunidades, de las personas, reforzados por mecanismos de comunicación efectivos que lleguen hasta las personas más vulnerables y alejadas. La falla de una de las partes puede conducir a la falla de todo el sistema, o dicho en un sentido positivo, un buen Sistema de Alerta Temprana que permita actuar con tiempo suficiente y de manera apropiada, puede hacer la diferencia entre la llegada de una amenaza natural y la ocurrencia de un desastre.

Un sistema de alerta temprana es una de las más eficientes formas de adaptación climática y construcción de resiliencia. Según un Informe de la Comisión Global de Adaptación titulado Adapt Now[1], sus beneficios multiplican por más de diez la inversión realizada, el mayor retorno de la inversión de entre otras medidas de adaptación no menos importantes tales como infraestructura resiliente al clima, agricultura mejorada en tierras secas, protección de manglares e inversiones para hacer que los recursos hídricos sean más resilientes.

Hemos sido testigos de los impactos dejados por el reciente paso del huracán Fiona, categoría 1, por la costa del nordeste de República Dominicana. Lo que nos obliga a la reflexión, más aún en estos tiempos cuando lo que se prevé es que el cambio climático incremente la frecuencia y la intensidad de los fenómenos hidrometereológicos a medida que aumentan las temperaturas globales. A nivel municipal, ¿tienen todos los municipios del país, al menos los de más riesgo, sus comités de prevención, mitigación y respuesta conformados? ¿Tienen sus planes de respuesta municipal actualizados? ¿Tiene República Dominicana comunidades que viven en zonas de alto riesgo? ¿Invierte el país suficientes recursos para la prevención, mitigación y respuesta frente a desastres?

El PNUD tiene más de una década apoyando al país en sistemas de alerta temprana como elemento clave de la reducción del riesgo, en el fortalecimiento de la gobernanza, en el manejo y análisis de información para la toma de decisiones basadas en evidencias, en la recuperación postcrisis, incluyendo la de los pequeños negocios y los medios de vida, y todo ello a través de una variedad de programas, marcos, metodologías y herramientas, que ha implementado principalmente en varias ciudades pequeñas y medianas, procurando contribuir a incrementar su resiliencia frente a múltiples riesgos, sentando las bases para la resiliencia y el desarrollo sostenible, siempre acompañando al gobierno nacional y a los gobiernos locales y en asociación con socios de desarrollo internacionales y otras partes interesadas, para no dejar a nadie atrás.

 

[1] ADAPT NOW: A GLOBAL CALL FOR LEADERSHIP ON CLIMATE RESILIENCE