Herramientas innovadoras para no dejar a nadie atrás

Posted On March 20, 2018

Entre los cambios más importantes que están enfrentando las grandes organizaciones como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) figura la necesidad de gestionar la creciente cantidad de datos para ejecutar operaciones, mejorar la eficiencia y el proceso de toma de decisiones.

En Mali, donde recientemente terminé una misión de tres años como Director Adjunto de Operaciones, vi de primera mano lo que puede ser la tecnología transformadora. Mali es un inmenso país de 1,2 millones de kilómetros cuadrados, donde nuestro trabajo no está exento de desafíos en temas de seguridad y logística.

Dado que la necesidad es la madre de las invenciones, los desarrolladores de la Dirección Regional para África (RBA) concibieron el diseño de un software que podría facilitar la ejecución de operaciones cotidianas. Un par de años atrás empezaron a trabajar en el Africa Productivity Software Suite, una serie de herramientas innovadoras que han tenido un gran impacto en las capacidades operacionales.

Iniciaron con STREAM, una tecnología de inteligencia empresarial que brinda información a los directores de RBA sobre el estatus del rendimiento de los programas, así como de parámetros y tendencias clave de la oficina en el país. STREAM, disponible además en los dispositivos móviles, no solo es ampliamente utilizado en todas las oficinas regionales, sino que también es un recurso popular entre los expertos en finanzas.

Con el fin de abordar los riesgos de operar en ambientes que son a menudo volátiles en una red de suboficinas remotas, los desarrolladores crearon IRIS, un sistema en línea que brinda información en tiempo real las 24 horas los 7 días de la semana sobre las operaciones y la ubicación del personal gracias a su función GPS. IRIS está vinculado con el sistema Atlas del PNUD a través de las consultas de Atlas, y también permite realizar un inventario físico en tiempo real desde un dispositivo móvil con un código de identificación QR.

Nuestros desarrolladores también diseñaron One-Pay, una aplicación móvil que se descarga gratis y asegura la gestión transparente de fondos en zonas donde las estructuras bancarias son inexistentes (una constante en los países después de un conflicto o en situaciones de transición), limita los riesgos ante los fraudes y facilita el manejo del efectivo para el personal del PNUD.

En colaboración con la NASA y la Oficina de Gestión de Tecnología e Información (OIMT), recientemente iniciamos la implementación de One-Eye, uno de nuestros proyectos más ambiciosos, en 120 sitios de 10 países. One-Eye es un sistema de imágenes obtenidas por satélite que facilita el monitoreo y la evaluación de sitios de proyecto, y que puede utilizar drones para llevar a cabo el monitoreo del proyecto a través de la georreferenciación de imágenes aéreas.

Más allá de los llamativos sistemas de alta tecnología, estas herramientas son importantes pues nos permiten trabajar sin contratiempos y de manera ágil. Asimismo, nos ayudan a garantizar nuestra rendición de cuentas con los donantes pues les permite estar informados sobre cómo, cuándo y dónde se utilizan los fondos.

El nuevo Plan Estratégico destaca la necesidad de fomentar nuestro conocimiento técnico, ya que los datos serán la clave para ayudar a los países a los que servimos a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ya sea en las áreas de gobernanza, movilización de recursos, reducción de la pobreza, protección del medio ambiente, asistencia de urgencia y recuperación después de desastres, las diferentes maneras en que se pueden potencialmente utilizar son aparentemente infinitas.

Cuando regresaba de una reciente misión en Tombuctú, pensé en la Universidad Sankore de la ciudad, un gran centro de aprendizaje al que asistían más de 25,000 estudiantes durante los siglos XIV y XV. Ya fuera en esa época u hoy, el poder del conocimiento y de la información para mejorar la vida de las personas es una realidad.

“Ya sea la desigualdad o la capacidad de llegar a las personas para que nadie se quede atrás, considero que la ciencia y la tecnología son esenciales para aumentar tanto la capacidad como la eficacia de nuestro trabajo", dijo el Administrador del PNUD, Achim Steiner, en un evento celebrado el 8 de marzo de 2018 sobre los ODS en acción, organizado por el Banco Mundial.

No podría estar más de acuerdo. Considero que estas herramientas son precursoras de la transformación del PNUD, que podría convertirse en una plataforma digital integral, capaz de lograr nuestras soluciones emblemáticas. Su potencial nos abre, literalmente, todo un mundo de posibilidades.