Nueva York - El actor de 'Juego de Tronos' (Game of Thrones, en inglés) y Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) regresó recientemente de una misión a Perú, donde viajó junto al PNUD a la Amazonía para llegar al fondo de las causas – y los impactos – de los incendios forestales. Su misión también sacó a la luz información sobre el impacto de los efectos del cambio climático que están sufriendo las comunidades más difíciles de alcanzar.

“Cuando vi las imágenes de los incendios en la Amazonía quedé en shock al igual que todo el mundo, sentí impotencia y molestia. No tenía sentido para mí”, dijo Coster-Waldau. “Por eso quería venir a Perú y encontrar la razón de por qué la Amazonía se está quemando”.

Lo que descubrió Coster-Waldau fue que la deforestación en la Amazonía, que se entiende como la causa principal de los incendios, se puede atribuir a un problema de desigualdades sociales y económicas a las que se enfrentan las comunidades de la región.

Las comunidades nativas juegan un rol fundamental en el cuidado del bosque, que cubre más del 60% del territorio del Perú, y alberga el 20% del agua de río del planeta.

Pero en la Amazonía peruana, muchas de las comunidades se enfrentan a niveles muy altos de pobreza, brechas de desigualdad y escasez de recursos. La mayoría son comunidades pesqueras o agricultoras que dependen del bosque para vivir, y se sienten en la necesidad de talar para poder cultivar mayores cantidades y generar más ingresos para sus familias.

“Me di cuenta, cuando fui a Perú, que la quema de territorios de la Amazonía es un tema profundamente complejo. Pero en el centro del problema, está la desigualdad”, dijo Coster-Waldau. “Conocí comunidades indígenas y me contaron el dilema al que se enfrentan: Son agricultores. Necesitan cultivar, quizás no para generar un gran ingreso, pero sí para alimentar a sus familias. Estas comunidades suelen vivir en condiciones de exterma pobreza y tienen que tomar una decisión imposible: son los guardianes y guardianas de la amazonía, pero al mismo tiempo necesitan talar para poder sembrar y sobrevivir”.

El actor aseguró que “los problemas a los que se enfrentan las comunidades indígenas reflejan tanto los impactos del cambio climático, que se han incrementado en los últimos 20 años, como una de sus causas prinicipales: la desigualdad”.

“Si no combatimos las desigualdades en una escala global, entonces no podremos solucionar el cambio climático. Es complejo, pero existe esperanza. Tenemos los recursos y la tecnología, solo debemos usarlos. Necesitamos unirnos: individuos, comunidades, naciones. Si lo hacemos, podremos solucionar el problema”, explicó.

“Los desafíos del desarrollo son complejos, y en el Perú, el segundo país con mayor porcentaje de territorio amazónico, debemos encontrar soluciones integrales que garanticen que las poblaciones vulnerables puedan dar un salto en el desarrollo y acelerar el proceso de alcanzar la igualdad y la resiliencia frente al cambio climático”, dijo Maria del Carmen Sacasa, Representante Residente del PNUD en Perú.

El PNUD trabaja junto al Estado, el sector privado y comunidades, en un esfuerzo para reducir la deforestación y enfrentarse al cambio climático en la Amazonía peruana. En línea con las prioridades nacionales, el PNUD y sus aliados están trabajando sobre las causas raíz de la degradación ambiental a través de la gobernanza inclusiva, proporcionando asistencia técnica para estimular el desarrollo económico sostenible y medios de vida resilientes al cambio climático y a través de las alianzas multiactor que alineen fondos públicos y privados hacia el desarrollo sostenible.

PNUD En el mundo