La comunidad internacional ha logrado un importante avance en el fortalecimiento de la capacidad de los países en desarrollo para gravar a las empresas multinacionales e impulsar la movilización de recursos internos.

Un elemento esencial de los esfuerzos de cooperación internacional es la iniciativa Inspectores Fiscales sin Fronteras (IFSF), programa conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el PNUD, presentado en julio de 2015, cuyo objetivo es mejorar tanto la capacidad de fiscalización de los países en desarrollo como el cumplimiento por parte de las empresas multinacionales en todo el mundo.

Hasta abril de 2019, la asistencia de IFSF ha proporcionado a los países en desarrollo unos ingresos adicionales de cerca de 500 millones de dólares estadounidenses, según refleja el último Informe anual de IFSF. El Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, y el Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Achim Steiner, presentaron el informe durante una mesa redonda ministerial celebrada en paralelo a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

En la actualidad, la iniciativa IFSF cuenta con 98 programas que se encuentran tanto en curso, finalizados o cuyo desarrollo está previsto en un futuro próximo, en 55 países y jurisdicciones de todo el mundo, en África, Asia, Europa del Este y América Latina y el Caribe, de modo que está en condiciones de lograr el objetivo de 100 intervenciones para 2020.

«El concepto de Inspectores Fiscales sin Fronteras es muy sencillo: se envían auditores fiscales con experiencia a aquellas administraciones tributarias de países en desarrollo que estén interesadas para trabajar junto con los auditores locales con el objetivo de mejorar sus capacidades», señaló Ángel Gurría. «Funcionarios de administraciones tributarias de todo el mundo están adquiriendo los conocimientos necesarios para detectar cuándo los grandes contribuyentes no pagan la cantidad que les corresponde, así como la confianza y las habilidades para interactuar con ellos a fin de garantizar que se recauden los impuestos que corresponden. Inspectores Fiscales sin Fronteras está disminuyendo un importante déficit de competencias, al ayudar a luchar contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS) y la elusión fiscal abusiva por parte de las empresas multinacionales», manifestó Gurría.

El informe anual refleja que Inspectores Fiscales sin Fronteras supone una excelente relación calidad-precio. Cada dólar invertido en los programas que desarrolla IFSF ha generado unos ingresos adicionales de 100 dólares estadounidenses. Estos resultados se han logrado gracias al firme apoyo de una serie de socios, entre los que se encuentran organizaciones regionales e internacionales, y al respaldo decisivo de los donantes. Hasta ahora, dieciséis países han enviado a funcionarios de sus respectivas administraciones tributarias para brindar asistencia directa y práctica a los auditores de países en desarrollo. Entre las administraciones socias están aquellas que participan en la colaboración Sur-Sur: India, Kenia, México, Marruecos, Nigeria y Sudáfrica. Además, los programas IFSF se completan mediante un registro de expertos del PNUD, que en la actualidad cuenta con más de cincuenta expertos.

El éxito del actual modelo de IFSF ha impulsado el interés de ampliar la iniciativa a otros ámbitos, como la investigación de delitos fiscales, las auditorías conjuntas, el intercambio automático de información, las negociaciones de convenios tributarios y la resolución de controversias. En algunos de estos ámbitos ya se han puesto en marcha programas piloto.

«Los países en desarrollo pierden cientos de miles de millones de dólares cada año por evasión de impuestos, y estos recursos perdidos impiden que millones de personas obtengan educación, accedan a la atención médica o tengan niveles de vida aceptables», afirmó Steiner. «La iniciativa IFSF ayuda a capturar estos recursos significativos al ayudar a los países a cerrar las brechas fiscales, mejorar la transparencia y, lo que es más importante, reducir la evasión fiscal de las empresas multinacionales. Nuestro trabajo con una variedad de industrias ha dado como resultado que cientos de millones de dólares adicionales en ingresos fiscales son disponibles para que los países avancen en sus prioridades de desarrollo nacional y logren los Objetivos de Desarrollo Sostenible».

El Informe anual 2018/19 de IFSF está disponible en inglés, francés y español.

Para más información, contactar a la Secretaría IFSF, Lawrence Speer en la Oficina de Prensa de la OCDE (+33 1 45 24 79 70) o a Sangita Khadka en el PNUD (+1 212 906 5043).

Sigue a IFSF en Twitter: @TIWB_News

 

PNUD En el mundo