Sale el sol sobre la capital de Zimbabwe, Harare. Foto: PNUD Zimbabwe / Cynthia R. Matonhodze

 

Una cosa quedó clara en el Foro Económico Mundial de este año: la naturaleza está a la cabeza de la agenda. El tema ya había sido introducido el año pasado por el informe del Panel Intergubernamental sobre Biodiversidad y Ecosistemas, con la sorprendente afirmación de que hasta un millón de especies enfrentan la extinción para 2050. La pérdida de biodiversidad no solo obtuvo el tercer lugar en las amenazas más severas que enfrenta el mundo en el Informe Anual de Riesgos Económicos Globales, también desempeñó un papel de apoyo en otros riesgos globales, incluidas las crisis de alimentos y agua, los desastres ambientales, los conflictos interestatales y la migración involuntaria. Un nuevo informe publicado en Davos, Nature Risk Rising, estima que más de la mitad de nuestra economía global, USD$44 billones, depende directamente de la naturaleza y, por lo tanto, es vulnerable a los impactos ambientales.

Lo que surgió de estos informes no fue que la biodiversidad está en fuerte declive, las imágenes abrasadoras de los incendios australianos que mataron a más de mil millones de criaturas ya proporcionaron una amplia evidencia de esta tendencia. Más bien, los informes dejaron en claro lo que más de 1.330 gobiernos municipales y nacionales ya habían determinado: que la pérdida de biodiversidad, junto con el cambio climático, plantea una emergencia planetaria profunda y existencial, incluso para las ciudades y economías del mundo.

Tenemos solo diez años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y las Naciones Unidas, el PNUD y el Club de Roma están llamando a una "Década de Acción". Este mes, el Foro Urbano Mundial más grande hasta el momento se centrará en los desafíos clave para una Década de Acción que trabaje en torno a una agenda urbana global. Tomar medidas audaces en la próxima década es imprescindible; tomar decisiones audaces este año, el Súper Año de la Naturaleza, lo es aún más, especialmente para las ciudades. Lo que sucede en lugares rurales de todo el mundo tiene una relación directa con todas las ciudades y comunidades. Las cinco decisiones más esenciales para 2020 incluyen:

  • Oficinas gubernamentales: los gobiernos deben reposicionar la naturaleza en el corazón del desarrollo sostenible. Esto significa reevaluar el impacto de los subsidios agrícolas, los planes nacionales de infraestructura, los planes globales de infraestructura, las políticas de deuda externa y las políticas de desarrollo que fomentan la pérdida de biodiversidad. También significa colocar la restauración y protección del ecosistema a la vanguardia de los planes nacionales de clima, alimentación, agua, seguridad y desarrollo rural y urbano.
  • Salas de juntas corporativas: las corporaciones deben decidir de una vez por todas eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro, especialmente en lo que respecta a la carne de res, la soja, el aceite de palma, el caucho y la madera. A pesar de los cientos de compromisos corporativos por cumplir con la fecha límite de 2020 de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques y el ODS 15.2 para poner fin a la deforestación, ninguna de las 500 empresas líderes ha logrado ese objetivo. Además, el 70 por ciento de las compañías más grandes del mundo no revelan sus impactos en los bosques. Esto debe terminar; Desde 2015, hemos perdido un área de bosque tropical del tamaño de Bélgica y estamos al borde de puntos de inflexión peligrosos e irreversibles.
  • Instituciones financieras: ya sea intencionalmente o no, los administradores de fondos de pensiones, fondos soberanos, instituciones financieras monetarias, bancos y casas de inversión de todo el mundo toman decisiones para financiar la pérdida de biodiversidad. Hay más de USD$258 billones en activos bajo administración; menos del uno por ciento financiaría por completo los ODS, y una fracción de un por ciento, un error de redondeo, financiaría completamente la naturaleza. Sin embargo, las inversiones continúan impulsando la pérdida de biodiversidad en lugar de su recuperación. Justo cuando comenzamos a generar transparencia en el impacto de las inversiones en el clima, debemos decidir hacer lo mismo con la naturaleza.
  • Tribunales judiciales: los defensores del medio ambiente y los periodistas en la primera línea de la pérdida de biodiversidad se enfrentan a intimidaciones, asaltos y asesinatos sin precedentes. Los tribunales judiciales deben defender a los protectores de la biodiversidad y llevar ante la justicia crímenes que son en gran parte perpetrados por empresas mineras, agroindustriales y madereras, y provocados por la corrupción local. También deben respetar las leyes relativas a la caza furtiva ilegal, especialmente las perpetradas por los sindicatos de delincuentes, así como a la contaminación y el vertido a gran escala, especialmente los provocados por negligencia corporativa.
  • Salas de convenciones de la ONU: en las reuniones de las Naciones Unidas este año, los gobiernos establecerán diversos objetivos. Algunos de estos son: la implementación de un plan estratégico de 10 años para la biodiversidad en la Convención sobre la Diversidad Biológica; establecer reglas justas sobre los mercados de carbono para el Acuerdo de París en la Conferencia Mundial sobre el Clima de las Naciones Unidas, decidir si la gobernanza mundial de los océanos es importante en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos y decidir si la biodiversidad es realmente un problema mundial de los jefes de Estado en la primera Cumbre de la ONU sobre Biodiversidad. Estas decisiones son el preludio de una acción global audaz en la próxima década, y deben tomarse con determinación global y alta ambición, acorde con la escala o nuestra emergencia planetaria.

Estas decisiones no son fáciles. Requieren ideas nuevas y audaces, como la Década de la Civilización Ecológica y la Década de la Restauración de los Ecosistemas. Requieren nueva tecnología, que incluya y rastree las cadenas de suministro. Requieren nuevos marcos legales para los derechos de los pueblos indígenas y para la naturaleza misma. Requieren nuevas formas de valorar los ecosistemas y nuevos instrumentos para financiar la regeneración de la naturaleza en lugar de la pérdida de la naturaleza. Requieren nuevas formas de pensar sobre transiciones equitativas y justas, como el Nuevo Tratado Verde de Europa.

A pesar de la diversidad de decisiones involucradas, todas se reducen a una sola: ¿vamos a decidir que esta es la década en la que construyamos una red de seguridad planetaria para toda la vida en la tierra, o no? ¡El próximo Foro Urbano Mundial es un gran lugar para afirmar que la respuesta es sí!

Icon of SDG 11 Icon of SDG 13 Icon of SDG 15 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo