Dos Aguas y un proyecto de energía solar para alcanzar energía sostenible

Con el proyecto ‘Impulsando la productividad con perspectiva de género en la cuenca del canal de Panamá’, se busca que la comunidad de ‘Dos Aguas’ cuente con acceso a energía eléctrica, energía sostenible, productividad sostenible verde azul y productividad con perspectiva de género.

Posted 21 de Julio de 2022
Personal del PNUD junto a personas de la comunidad de Dos Agua - Capira.

PNUD Panamá junto a pobladores de Dos Agua

PNUD

La comunidad de Dos Aguas es parte de Cirí de Los Sotos, se ubica al norte del distrito de Capira. Es una comunidad rural, de difícil acceso, en la Cuenca del Canal de Panamá y donde hoy, alrededor de 100 habitantes, sienten más cercano su sueño, el de contar con acceso a la energía. Sobre todo, lograr el acceso a energía sostenible, renovable, que le permita grandes resultados para beneficiarse de ella.

Con el Proyecto ‘Impulsando la productividad con perspectiva de género en la cuenca del canal de Panamá’, el PNUD junto a la Autoridad del Canal de Panamá, la Secretaría de Energía y la Oficina de Electrificación Rural, han formado parte de este gran sueño.

En Panamá es una realidad que el acceso a la energía ha empezado a acelerarse en todas las comunidades del país y, lograr la eficiencia energética, es parte de las acciones que impulsa el Gobierno Nacional por medio de la Secretaría de Energía, con el acompañamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Eso es lo que está sucediendo en Dos Aguas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, junto a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y la Secretaría de Energía (SNE), lidera una iniciativa para la colación de paneles solares, con el fin de reducir la brecha de pobreza y el derecho al acceso de servicios básicos, con un enfoque sostenible, promoción de negocios verdes y azules fortalecidos con el desarrollo de paneles solares y enfoque de género.

La mujer en este proyecto juega un papel fundamental, porque es la que actualmente desempeña una sobrecarga de tareas rústicas, que no le permite dedicar esfuerzos y tiempo para generar más ingresos o buscar el desarrollo académico o profesional.

Según datos obtenidos de la comunidad, las condiciones de vida en este lugar son precarias, porque no solo los hogares no cuentan con acceso a la luz eléctrica, muchos no tienen acceso a agua potable, ni servicio sanitario, ni de salud. Son hogares en los que aún se cocina con leña y carbón. 

Actualmente, la Cuenca del Canal de Panamá tiene muchas comunidades sin acceso a energía eléctrica, por lo que su capacidad de avance socioeconómico es muy reducida.
Al mismo tiempo, están otros problemas como los del sector agrícola en la cuenca, en la que se hace evidente el bajo nivel de empleo general, la alta deforestación y cadenas de suministro afectadas, sobre todo por la pandemia, según estudios. 

Este proyecto y los beneficios que traerá la colocación de los paneles solares individuales para la economía verde azul en la zona son grandes. Con la puesta en marcha del proyecto se busca el bienestar humano e igualdad social, en la que se utiliza tecnología solar. Es energía verde no contaminante, que reduce los riesgos medio ambientales y escasez ecológica. Además, se diseñará un modelo de uso de los residuos como recursos para una economía azul.

De igual manera se prevé productividad con agricultura y turismo sostenible, y en el caso puntual de la perspectiva de género, el impulsar la productividad de las mujeres en actividades que sean socioeconómicamente más productivas, que las labores hogareñas rústicas que realizan actualmente. Además de impulsar capacitaciones con énfasis en la inclusión femenina en los productos del proyecto, como el uso de energía por medio de paneles solares y los modelos de negocios sostenibles.

Tres pobladores de Dos Aguas durante gira de terreno con PNUD
PNUD

Apuesta por el empoderamiento de la mujer

El PNUD se ha comprometido a contribuir en los esfuerzos mediante la promoción y la integración de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todas sus iniciativas relacionadas con la conservación y uso sostenible de la naturaleza, cambio climático y energía.

Luis Berbey, técnico de energía de PNUD, explicó que se trabaja con esfuerzos para lograr implementar el proyecto en un año, por lo que el apoyo de las instituciones que se han sumado en respaldo para lograrlo es clave para dar una respuesta sostenible e inclusiva a la comunidad, y esto va más allá de contar con energía sostenible, es ver cómo, con diferentes ideas y emprendimientos, la mujer puede hacer su vida más productiva para apoyar en su hogar y a la comunidad.

Por su parte, Aleida Ferreyra, representante residente adjunta del PNUD en Panamá, dijo que el 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad y en Panamá la cifra está en 90,000 familias sin acceso a electricidad, ( Banco Interamericano de Desarrollo), lo que afecta no solo a su calidad de vida, sino también a las condiciones sanitarias, acceso a la educación y desarrollo socioeconómico de estas regiones. Por lo que trabajar en la comunidad de Dos Aguas, con hombres y mujeres comprometidos por alcanzar un desarrollo humano sostenible y lograr acceso a energía de forma sostenible, es grandioso.

“Hemos iniciado un proyecto de energía sostenible con un componente muy importante de género y de desarrollo comunitario, donde se pretende apoyar a trabajar en cooperativas y emprendimientos verdes y sostenibles y emprendimientos locales, para un desarrollo local, inclusivo para la comunidad y esto es maravilloso, porque ya podemos ver la oportunidad que será para el desarrollo de estos hombres, mujeres, niños y niñas”

En PNUD reconocemos que la falta de acceso a la energía puede obstaculizar los esfuerzos por contener la COVID-19 en muchas partes del mundo y que los servicios energéticos son clave para prevenir las enfermedades y luchar contra la pandemia; desde proporcionar suministro eléctrico a los establecimientos sanitarios y agua limpia para una higiene esencial, hasta permitir las comunicaciones y los servicios de tecnologías que conectan a las personas manteniendo el distanciamiento social.

Aleida Ferreyra del PNUD conversa con pobladores de Dos Aguas
PNUD

Enedina, mujer líder y de fuerza

“A mí me gusta ser una mujer luchadora en la comunidad, trabajar para ser alguien en la vida, para uno seguir adelante y poder contar con recursos como dinero y alimentos y para eso hay que trabajar. Hay que luchar, para seguir viviendo”

Estás fueron las primeras palabras con las que nos recibió Enedina, una de las mujeres líderes de la comunidad y su título lo tiene bien ganado. Ella, al igual que otras mujeres, son pilares fundamentales del progreso de la Comunidad de Dos Aguas.

Su liderazgo en la comunidad la ha llevado a asumir el cargo de presidenta y tesorera de la escuela de la comunidad, y todo se debe a que sus pobladores consideran que es una persona que administra muy bien el dinero. Pero allí no acaba todo, recientemente realizaron elecciones para la junta de administración del acueducto y, para sorpresa de todos, a Enedina la reeligieron, al punto que también fue nominada como tesorera. Además fue elegida por todos y todas como la líder y vocera de la comunidad frente al proyecto de energía sostenible, por lo que es evidente el gran trabajo que esta mujer realiza.

Nos contó que actualmente tiene 38 años y desde que nació vive en esta comunidad en la que ha parido cinco hijos, de los cuales solo vive con dos, porque tres de ellos ya viven fuera del área, en otra comunidad, por motivos de mayor y mejor accesibilidad, escolares y de trabajo.

Enedina espera que algún día la comunidad cambie y tenga algo por qué luchar para seguir adelante. Según ella, el acceso a la energía sostenible les permitirá dedicarse a otras labores, no solo trabajar lavando, tendrían tiempo para hacer otras cosas, huertos, cría de animales, hasta venta de comida. Lo que más le preocupa son los niños y niñas del área. Dice que para ellos no contar con energía es un reto, porque no tienen acceso a materiales tecnológicos como computadora y mucho menos a internet, por lo que para todos en la comunidad es prioritario tener la luz, contar con los paneles solares de este proyecto.

“Quisiera tener una máquina de coser para hacer costuras y un congelador para vender duros y carnes. He aprendido poco a poco hacer manualidades. Ahorita no tenemos acceso a comprar alimentos fríos, cuando tenemos que cocinar tenemos que traer la carne de afuera y secarla con humo para que no se nos dañe, quisiera que eso cambie”

Al tiempo que aseguró:

“Estamos muy agradecidos, porque es un proyecto muy grande que Dios nos ha mandado a esta comunidad. Yo solo pido que me apoyen para seguir adelante, porque estoy segura de que entre todos vamos a salir adelante, para que algún día tengamos algo más de lo que hoy no tenemos”.

Una representante del PNUD conversa con pobladores de Dos Aguas
PNUD

El respaldo y la inspiración es lo que la motiva

Las mujeres representan una fuerza inspiradora en esta comunidad, Zoraida Sánchez lo dejó muy claro, al comentarnos que está porque se ha tomado en cuenta esta comunidad y las necesidades que tienen para llevar adelante este proyecto. Ella da gracias por este proyecto de energía, porque asegura les beneficia a las madres.

“Como somos amas de casa en nuestros hogares, si tuviéramos la energía eléctrica en nuestras casas pudiéramos conseguir lavadora, nevera para ayudar en la administración a nuestros niños y niñas y tener la comida fresca”.  

Expuso que es fundamental tener energía eléctrica para los niños, para que puedan dedicarse mejor a los estudios.

“Los estudios están enfocados en ser una parte virtuales y otras presenciales, por lo que acá pasamos necesidades para cargar celulares, porque no hay señal ni energía. Pienso que este respaldo que nos han dado con todas las instituciones que han tomado en cuenta este proyecto, nos permitirá crecer, esperemos que se nos haga el sueño realidad para la comunidad”.

Al igual que Enedina, Zoraida conoce perfectamente las necesidades que tienen. Ella tiene 18 años de vivir en Dos Aguas, antes vivía en la comunidad de Nuevo Progreso con sus padres, un lugar que está a una hora más adentro de la que hoy reside.

Su rostro se iluminó al decir:

“Aquí me comprometí y vivo desde hace 18 años con mis 9 hijos. Tengo 4 hijos en primaria y 2 en secundaria, que por motivo de que no hay colegios secundarios cercanos, ellos están internados en la comunidad de El Cacao”.

Contó que las mujeres pasan muchas necesidades con el camino, porque está en mal estado para llevar a los más pequeños al médico.

“Estamos pasando dificultades porque tenemos centro de salud, pero no tenemos médicos, no tenemos acceso a la salud, ni medicinas. Si nuestros hijos se enferman, tenemos que hacer el esfuerzo y llevarlos a otras comunidades más cercanas a la carretera principal, caminar por horas o salir a caballo y esto no es nada fácil”.

Zoraida sostuvo que la combinación de la energía y la mujer es una bendición.

“Con la energía eléctrica, a nosotras las mujeres nos da un poco más de tiempo para capacitarnos y salir adelante con otros trabajos y más generación de ingresos. Para mí, como madre, es importante saber que este apoyo llega a esta comunidad, porque beneficia mucho a nuestros niños, a cada una de las madres que tienen pequeños, porque realmente tienen más acceso a estudiar, a tener luz, acceso a computadoras, a la tecnología. Hay muchos chicos que salen de esta comunidad y no saben usar una computadora, porque no tienen acceso a la energía. Tener energía beneficia a nuestros jóvenes y así pueden tener la oportunidad que nosotros los adultos no tuvimos, de ser personas de bien y tener una preparación”.

“Doy gracias que en esta comunidad siempre nos organizamos y sacamos los proyectos adelante. Porque si no hay apoyo de la comunidad, no lo lograremos, pero sí podemos unirnos, trabajar juntos con las instituciones que nos dan el respaldo para salir adelante”.

Un niño muestra su tarea en la escuela de Dos Aguas
PNUD

Productores y hombres de campo

Alejandro Magallón es un hombre risueño, siempre destaca por su sombrero interiorano. Él aprovechó su oportunidad para contarnos que en la comunidad todos son productores y hombres de campo, que trabajan para su consumo, por lo apartada que está la comunidad y el difícil acceso a llegar a ella.

En la comunidad tenemos muchas necesidades, una de las más grandes es un camino, aseguró Alejandro.

“Pienso que con este apoyo y respaldo que nos han dado con todas las instituciones que han tomado en cuenta este proyecto, es nuestra oportunidad para que se haga un sueño realidad, para que nuestra comunidad logre tener energía”.

Jessica Young, Gerente de Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Sostenible de PNUD, expuso que el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos y todas es una parte fundamental del desarrollo mundial. Se refirió al Programa de Acceso Universal a Energía en Panamá, indicando que este busca acelerar el cierre de la brecha de cobertura eléctrica del país, destacándose que del 2020 a 2025 se beneficiará a 31 mil hogares, 233 escuelas y 90 centros de salud, en las 10 provincias y cinco comarcas, por lo que acompañar y acelerar el proceso de acceso a la energía en la comunidad de Dos Aguas representa el acceso a servicios básicos y de calidad, mejorando su esperanza de vida.

Sostuvo que el trabajo de facilitar el acceso universal a servicios de energía abre otras posibilidades para el cumplimiento de la Agenda 2030 a nivel territorial y el logro de los demás ODS, incluido del ODS7, y que es con la estrategia de Acceso Universal a la Energía que Panamá facilitará igualdad económica y en toma de decisiones, que podrá potenciar el rol de la mujer en el hogar y actividades productivas, por lo que está convencida que este proyecto para la comunidad de Dos Aguas mejorará el acceso a energía asequible, confiable y moderna e impactará positivamente a hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas que han esperado por años esta realidad.