Cacao: un cultivo milenario para el desarrollo sustentable de comunidades locales

Posted 7 de Julio de 2022
adulto mayor sosteniendo cacao

Comunidades resilientes

Aurora Fernández

La región del Soconusco es reconocida por sus bellos paisajes y la importancia cultural y económica que representa, gracias a su ubicación geográfica. Esta región es un excelente punto de comercialización entre Centroamérica y México, debido a su gran variedad de productos tales como los mariscos y pescados, ganadería, especies de árboles maderables y frutales.

La gran riqueza de sus suelos, ayudan a la producción de diferentes productos como el café, arroz, azúcar y por supuesto el cacao. Sin embargo, en los últimos años la producción ha sufrido una disminución constante a causa del deterioro de las parcelas, por procesos de erosión del suelo y la presencia de plagas, como la moniliasis. Lo anterior ha provocado que los rendimientos bajen y que la calidad del producto disminuya ocasionando el abandono de este cultivo milenario en México.

Ante esta situación, los y las productoras de cacao en la región del Soconusco en Chiapas, iniciaron una colaboración que les permita fortalecer su economía social. Esta colaboración se da en el marco del proyecto “Reducción del impacto económico del Covid-19 y fomento a la recuperación temprana resiliente en comunidades de México” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México.

La colaboración inició con la aplicación de la "Evaluación de Afectaciones y Necesidades" la cual permitió definir cómo impulsar el desarrollo local sustentable, en el contexto de la pandemia de la COVID-19. Las conclusiones de este análisis son la siguientes:

  1. Existe poco o nulo conocimiento de las técnicas para el manejo agroecológico del cultivo para incrementar de manera sostenible la producción con criterios de calidad.
  2. Existe poco o nulo conocimiento en técnicas para el control biológico de enfermedades y plagas sin químicos.
  3. Hay una pérdida de interés de las personas dedicadas al cultivo de cacao, vinculada a su bajo precio y a la competencia de otros cultivos de manejo intensivo más redituables, pero de alto impacto negativo en el medio ambiente.
mujeres sosteniendo cacao
Aurora Fernández

Preparando el terreno, el inicio de un proceso

El proyecto trabaja con el grupo de Productores de cacao del municipio de Escuintla, Chiapas, una agrupación conformada por 12 productores, (2 mujeres y 10 hombres), que utiliza el cacao como un medio de vida esencial heredado por tradición cultural y familiar. Con el objetivo de revertir las causas de la problemática en torno a este cultivo milenario, el PNUD en México ha caminado junto a los productores en la puesta en marcha una estrategia para la renovación de la producción del cacao orgánico basada en 2 ejes:

  1. Prácticas de manejo agroecológico para la recuperación de suelos a través de técnicas como:
  • utilización de abonos y fertilizantes orgánicos que ayuden a mejorar las condiciones de las parcelas, así como la identificación y manejo de las principales plagas que afectan el cacao,
  • mejora en las técnicas de poda selectiva,
  • construcción de terrazas en terrenos quebrados y conservación del suelo,
  • procesos de postcosecha de cacao, incluyendo algunos conocimientos básicos sobre la fermentación del cacao.

2. Renovación de las capacidades productivas con enfoque en la inversión directa y estratégica para la construcción de un vivero para la producción local de plántulas de cacao, que permitan contar con la renovación de las parcelas, así como la diversificación con especies frutales y maderables. También se incluyó el equipamiento con herramientas para llevar a cabo las técnicas de manejo, por ejemplo, serrotes especiales para la poda, palas, azadones, tijeras, malla sombra de protección y bolsas de almácigo.

Ambas líneas de trabajo requirieron trabajar directamente en las parcelas y también conocer experiencias de otras que han logrado recuperarse y aumentar la producción luego de 12 meses de aplicar las prácticas agroecológicas y poder aspirar a un producto para el mercado de alto valor agregado.

Cosechando logros

cacao en manos de una persona
Aurora Fernández

La implementación de la estrategia para la renovación y de la producción del cacao orgánico ha dados sus primeros frutos, por ejemplo:

 

Al aplicar técnicas de poda selectiva en las plantas de cacao de manera sistemática y planificada, se genera mayor luz solar lo cual ayuda al óptimo desarrollo de las plantas y de sus frutos.
Se han detectado las principales plagas que afectan los cultivos de cacao y se han aplicado métodos de control agroecológico mediante la elaboración de insecticidas orgánicos.
El vivero se tradujo en mejores plantas para renovar las parcelas cacaoteras y les dio a los productores la posibilidad de intercalar el cultivo con árboles frutales y maderables.
Los y las productoras han recuperado conocimientos tradicionales y han integrado nuevos procesos técnicos de producción.
Los productores y las productoras han identificado oportunidades de acceso a un mercado de alto valor agregado en el mediano plazo.

Los resultados de esta estrategia de manejo agroecológico y agroforestal en la producción del cacao requieren al menos uno a dos ciclos completos de cultivo para que los beneficios puedan ser observables y medibles razonablemente.

El trabajo realizado hasta el momento en el marco del proyecto ha marcado un punto de inflexión en la comunidad de productores para la recuperación de cultivos ancestrales, y la adopción de prácticas de buen manejo de la tierra para la obtención de cosechas más grandes y de mejor calidad.

 

“Con lo que hacemos de “los des- sombres” o como le dicen podas, y los líquidos que aprendimos, los apliqué a todas mis plantas y mazorcas de cacao, y estoy viendo el cambio, ya no tienen las manchas negras”
Alejandro Peña, productor de cacao de Escuintla, Chiapas sobre el tratamiento para la plaga de la moniliasis en su parcela.

Estas acciones forman parte del proyecto “Reducción del impacto económico del COVID-19 y fomento a la recuperación temprana resiliente en comunidades de México”, ejecutado por el PNUD en México con el apoyo de la Z Zurich Foundation, Fomento Social Citibanamex A.C., la Fundación W.K. Kellogg, Ayuda en Acción México, Fundación FEMSA, Rotoplas y los Gobiernos de los Estados de Chiapas y Morelos.