Las historias que no sabes sobre los compromisos climáticos nacionales

Posted 28 de Octubre de 2021

Hay un interés creciente sobre la importancia de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, que son fundamentales para lograr los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

PNUD Perú / Monica Suarez Galindo

Cuando se aprobó el histórico Acuerdo de París en 2015, se sabía muy poco sobre los compromisos climáticos (o Contribuciones Determinadas a nivel Nacional; NDC por sus siglas en inglés) que son fundamentales para prevenir el peligroso calentamiento global.

En ese momento, la importancia de las NDC no había sido comprendida plenamente por la comunidad climática y mucho menos por la comunidad del desarrollo en la que trabajamos.

Y debemos admitir que fue una venta difícil, por ese entonces.

El impulso mundial y la conciencia pública de la importancia de las NDC han ido cambiado con el tiempo y cabe esperar que nuestro trabajo en el PNUD haya contribuido a ello. En 2019, el Administrador del PNUD anunció la Promesa Climática, una iniciativa ambiciosa encaminada a apoyar al menos a 100 países en la preparación de NDC mejoradas de "segunda generación". Finalmente, 120 países y 35 socios pasaron a formar parte de la Promesa Climática, convirtiéndola en la principal iniciativa de este tipo en todo el mundo.

En los últimos tiempos, muchos informes bien elaborados han formulado un llamado de atención sobre la necesidad urgente de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y han señalado que los compromisos climáticos actuales siguen siendo insuficientes para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 1,5 ºC.

Esos informes también nos preocupan. Tenemos hijos e hijas jóvenes. Entendemos lo que está en juego.

Al mismo tiempo, sentimos que había un relato no contado sobre las NDC y la ambición climática que presenciábamos sobre el terreno. En el marco de la Promesa Climática, trabajamos mano a mano con los Gobiernos y socios para apoyar el proceso de revisión de las NDC y así ayudar a sentar las bases para su implementación. Comprendemos los retos y las oportunidades a los que se enfrentan los países en desarrollo y queremos reconocer su liderazgo.

El informe de 2021 sobre las perspectivas mundiales de las NDC, The State of Climate Ambition ("Estado de la ambición climática", disponible en inglés) es nuestra contribución al discurso global. Se basa en los conocimientos sobre las NDC que el PNUD ha acumulado en relación con la Promesa Climática, así como en la información y la experiencia técnica más generales en materia de desarrollo de nuestra Red Global de Políticas.

Más allá de evaluar cómo ha cambiado el mapa global de la ambición climática desde 2019, hemos querido destacar dos importantes historias que probablemente no has escuchado sobre las NDC, extraídas del nuevo informe.

El primero es un relato que explica el crecimiento de la inclusión. El segundo trata de la mejora de la calidad de los compromisos por el clima.

La inclusividad y el enfoque de toda la sociedad fueron un elemento clave en el marco de la iniciativa Promesa Climática.

PNUD Cambodya / Manuth Buth

PRIMER RELATO: INCLUSIÓN CRECIENTE
Muchos países en desarrollo prepararon sus primeras NDC en plazos muy cortos, lo que limitó su capacidad para atraer la participación adecuada de las principales partes interesadas. En nuestro informe de 2019 observamos que la mayoría de los gobiernos estaban planificando una participación más amplia y específica de las partes interesadas en el proceso de revisión de las NDC. En 2021, tuvimos curiosidad por saber si esos esfuerzos de divulgación se habían traducido en una mayor ambición.

Para responder a esta pregunta, analizamos 67 NDC de segunda generación presentadas por los países participantes de la Promesa Climática para comprender la relación entre su nivel de ambición y el alcance de los esfuerzos realizados durante el proceso de revisión (mira el gráfico en inglés).

Constatamos que muchos países sistemáticamente seleccionaron una amplia gama de grupos de interés y colaboraron con ellos, o que fomentaron una mayor implicación e inclusión de la sociedad durante el proceso de revisión de las NDC. Estos, pudieron capitalizar los esfuerzos para impulsar una mayor ambición climática.

La inclusividad y el enfoque de toda la sociedad fueron un elemento clave en el marco de la Promesa Climática. Esta permitió llegar a más de 110.000 personas a través de 1.260 consultas a las partes interesadas sobre el proceso de revisión de las NDC y hemos observado mejoras significativas en las consideraciones de género y juventud: el 96 % de las NDC de segunda generación respaldadas por la iniciativa incluye referencias al género o a mujeres (mientras que el porcentaje fue del 46 % en la primera generación) y el 80 % contiene consideraciones amplias sobre la juventud y la infancia (en la primera generación, este valor fue del 40 %).

Es importante fortalecer los elementos que garanticen la financiación y tecnología para cumplir las metas de las NDC.

PNUD Nigeria / Bridget Jangfa

SEGUNDO RELATO: MEJORA DE LA CALIDAD DE LAS PROMESAS CLIMÁTICAS
Nuestro segundo relato trata de cómo ha mejorado la calidad general de las NDC y de cómo eso puede determinar la probabilidad de su aplicación.

En 2016, los países en desarrollo indicaron que la falta de capacidades técnicas había obstaculizado la preparación de las primeras NDC. Esta preocupación se reflejó en el informe Perspectivas de la NDC de 2019, donde la razón más citada para revisar la NDC (identificada por el 92 % de los 133 países en desarrollo que respondieron a una encuesta del PNUD) fue fortalecer los datos y la evidencia.

Para el informe de 2021, aplicamos los criterios de la lista de verificación del PNUD sobre la calidad de las NDC (en inglés) para evaluar las que se habían presentado, y las que estaban respaldadas por la Promesa Climática, en relación a tres dimensiones de calidad: solidez, viabilidad y apropiación e inclusión. Cada NDC recibió una puntuación basada en el porcentaje de criterios pertinentes que se cumplían. El 76 % de las mismas obtuvieron una puntuación superior a la media en los criterios de solidez y alrededor del 75 % en los de apropiación e inclusión. Solo el 27 % obtuvo una puntuación superior a la media en cuanto a viabilidad (mira el gráfico en inglés).

Esto demuestra que, si bien los países en desarrollo han hecho grandes progresos en la mejora de la solidez y la inclusividad de las NDC, es sumamente importante fortalecer los elementos que puedan garantizar la viabilidad de la aplicación. Es decir, atraer financiación y tecnología para cumplir las metas de las mismas.

También aprendimos que las CDN con más características de solidez (es decir, mayor claridad, transparencia, comprensión de los componentes de mitigación o adaptación, y una mayor adaptación a los planes de desarrollo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible) tendían también a una mayor viabilidad, lo que podría permitirles aplicarlas con mayor eficacia.

CONSIDERACIONES FINALES
Estimamos que las NDC son más que un documento técnico sobre la reducción de las emisiones de GEI. Las consideramos un marco de desarrollo sostenible y de recuperación verde, una herramienta esencial para generar una respuesta de toda la sociedad a fin de combatir la mayor crisis a la que se enfrenta la humanidad. La calidad de las mismas contribuye a determinar la capacidad de un país para cumplir sus compromisos climáticos.

Hemos presentado dos de las historias no contadas sobre las NDC. Esperamos que la publicación del informe State of Climate Ambition contribuya al reconocimiento del potencial de las NDC como un medio para lograr el desarrollo sostenible.

....

Nota del editor: si este artículo te ha resultado útilahora puedes consultar (en inglés) los datos que figuran en nuestro informe State of Climate Ambition.