Photo: UNDP Bangladesh/Fahad Kaizer

 

Nueva York - Las medidas de cierre de COVID-19 han tenido impactos económicos mucho más allá de los límites de la ciudad, ya que las economías urbanas representan el 80% del PIB mundial. La respuesta debería abordar las desigualdades y los déficits de desarrollo a largo plazo que se han expuesto y han hecho que los grupos marginados sean más vulnerables. Los paquetes nacionales de estímulo para la crisis de COVID-19 deben aumentar la capacidad de los actores locales, incluida la capacidad presupuestaria de los gobiernos locales para responder y recuperarse rápidamente de esta crisis, según el nuevo Informe de Políticas de la ONU publicado hoy.

El Informe de Políticas del Secretario General de la ONU sobre COVID-19 en un mundo urbano estima que las áreas urbanas están en el epicentro de la pandemia, donde están representados aproximadamente el 90% de los casos. Sin embargo, la densidad urbana no se correlaciona con una mayor transmisión del virus. El hacinamiento y las zonas urbanas con infraestructura y viviendas deficientes o una gobernanza local débil sí lo hacen.

"Ahora es el momento de adaptarnos a la realidad de esta pandemia y las pandemias futuras", dijo el Secretario General, António Guterres, en su mensaje grabado al lanzar el nuevo Informe de Políticas "COVID-19 en un mundo urbano".

"Y ahora es nuestra oportunidad de recuperarnos mejor, construyendo ciudades más resilientes, inclusivas y sostenibles", agregó.

El Director Ejecutivo de ONU-Hábitat, Maimunah Mohd Sharif, declaró: “El Informe de Políticas del Secretario General es un instrumento poderoso para ponernos en el camino correcto para enfrentar la crisis y también para aprovechar la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente en la recuperación, para que podamos crear ciudades más verdes, saludables y resilientes. El potencial transformador de la urbanización para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible no se puede perder. Este momento no se puede perder".

La pandemia ha expuesto profundas desigualdades en cómo las personas viven en las ciudades y cómo las ciudades sirven a sus residentes. El Informe de Políticas prioriza:

1. Invertir en datos desglosados para comprender mejor las desigualdades.

2. Garantizar un refugio seguro para todas las personas. Las grandes inversiones en viviendas asequibles y la mejora de los barrios bajos pueden garantizar que todos tengan acceso a un refugio que facilite la salud física y mental.

3. Garantizar el acceso ininterrumpido a los servicios públicos esenciales para todos.

4. Garantizar el acceso equitativo a los suministros y recursos de salud y apoyar a los pobres y otros grupos vulnerables con acceso gratuito o de bajo costo a máscaras faciales, pruebas y tratamiento. Una vez disponible, será importante garantizar el acceso equitativo a una vacuna contra COVID-19.

5. Involucrar a las comunidades marginadas como socios en los esfuerzos de respuesta.

6. Abrazar la diversidad y fortalecer la cohesión social.

El Administrador del PNUD, Achim Steiner, declaró: “Nuestros programas continúan abordando las profundas y complejas causas, así como las manifestaciones de los déficits de desarrollo que desestabilizan a los países y las ciudades. En consonancia con el marco de respuesta socioeconómica de la ONU, el PNUD ha puesto rápidamente a disposición importantes recursos, tanto técnicos como financieros. Hemos reorientado algunos proyectos para apoyar las necesidades urgentes donde se implementan y acabamos de lanzar un mecanismo de apoyo financiero de US$100 millones para aprovechar el progreso de los fondos que pusimos a disposición de los países cuando llegó la pandemia”.

"Hemos estado profundizando nuestra colaboración con ONU-Hábitat para mejorar nuestro apoyo a las ciudades para impulsar una recuperación inclusiva y verde, y con alianzas de gobiernos municipales y regionales", agregó.

El Informe de Políticas reconoce que existe la necesidad de desarrollar la capacidad de recuperación de las ciudades para enfrentar mejor las crisis futuras. Esto se puede hacer invirtiendo en sectores con potencial de alta transformación ecológica y digital y creación de empleo, e invirtiendo significativamente en la economía informal, la columna vertebral del crecimiento económico en los países en desarrollo. La COVID-19 es una oportunidad para repensar la vida urbana para abordar la crisis climática y adaptarse a la realidad de esta y futuras pandemias.

PNUD En el mundo