Foto: PNUD Camboya/Kimheang Tuon

 

Las pajillas de plástico están profundamente arraigadas en nuestra cultura de consumo.

Han monopolizado otras alternativas de pajillas gracias a su conveniencia. Están tan arraigadas en nuestros sistemas que evocan un efecto cognitivo en el comportamiento del consumidor y se proporcionan automáticamente cuando este solicita una bebida. Parece que nos olvidamos de hacer algunas preguntas importantes: ¿realmente necesitamos una pajilla de plástico? ¿La usamos cuando la recibimos? Es posible que la estemos usando simplemente para agitar cubitos de hielo o que la dejemos sin usar sobre la mesa.

Eco-Cycle estima que solo Estados Unidos usa hasta 500 millones de pajillas de plástico por día, un promedio de 1,6 pajillas por persona. Eso es 175 mil millones de pajitas de plástico cada año, sin incluir todas las pajillas adheridas a los cartones de jugo y leche. El plástico tarda hasta 500 años en descomponerse, por lo que estas miles de millones de pajillas de plástico se están acumulando en vertederos y ecosistemas globales.

Camboya genera más de 4,09 millones de toneladas de desechos sólidos cada año. Más del 20 por ciento es plástico. Alrededor de 10 millones de bolsas de plástico se usan diariamente en Phnom Penh, según la Unión Europea y la Fundación ACRA. En las zonas urbanas, los desechos plásticos provocan inundaciones al obstruir los desagües, problemas de salud respiratoria si se queman y terminan siendo microplásticos en las cadenas alimentarias. Aunque no hay un número exacto de consumo de pajillas plásticas, las pajillas de plástico de un solo uso se utilizan ampliamente en varias industrias en Camboya.

Nuevos enfoques

Aumentar la conciencia pública y abogar por una regulación gubernamental para frenar el consumo de plástico, tal como imponer una tarifa a las bolsas de plástico en los supermercados, son pasos necesarios, pero no la solución completa. Se necesitan alternativas a esos productos plásticos, pero estas son limitadas. Esta falta de alternativas presenta una gran barrera para los consumidores y proveedores que desean cambiar el plástico. Incluso una reducción del 10 por ciento equivaldría a cientos de miles de pajillas menos.

La idea no es elegir pajillas de plástico en lugar de bolsas de plástico, ambas son dañinas para el medio ambiente, ni se trata solo de ganar la guerra contra el plástico. El objetivo es adoptar nuevos enfoques para los complejos desafíos del desarrollo y crear una metodología de experimentación rápida que pueda preparar el escenario para que otros la sigan. Comenzando con pajillas de plástico, podemos hacer inferencias sobre cómo cambiar el comportamiento del consumidor y abordar el uso de otras formas de plástico.

La pajilla de hierba es una de las mejores alternativas de un solo uso porque es biodegradable. Hay muchos tipos disponibles, aunque todavía hace falta un estudio riguroso para generar la confianza del consumidor y las oportunidades de mercado. Hay más factores a considerar: costo, higiene, calidad y conveniencia. Como me dijo el dueño de un café local, "la higiene y la seguridad son nuestra principal prioridad".

Los Laboratorios de Aceleración del PNUD están abordando la cuestión mediante un experimento con pajillas de hierba Xyris Indica, tanto importada como de cosecha propia. El experimento tiene como objetivo revelar la línea de producción, la calidad, la higiene y el costo de la pajilla de hierba mediante el trabajo con proveedores y fabricantes, probando las pajillas de hierba en los cafés, recibiendo comentarios en tiempo real de los usuarios y compartiendo conclusiones con nuestros 60 laboratorios en todo el mundo.

Comenzamos con una sesión de lluvia de ideas con proveedores de pajillas, cafeterías y jóvenes. Nuestro equipo está explorando todo el ecosistema de pajillas de hierba yendo a diferentes cafeterías y mercados para identificar alternativas existentes, en otras palabras, para ver cómo los consumidores y proveedores ya están abordando el desafío de las pajillas de plástico. A continuación, trabajaremos con el Ministerio de Medio Ambiente y la comunidad local para realizar una prueba piloto de la plantación de hierba Xyris Indica, convertirla en pajilla de hierba y llevar un prototipo a una cafetería y hacer que lo prueben.

Es emocionante que las personas quieran soluciones al instante y estén haciendo grandes progresos para encontrar la mayor cantidad posible. A menudo se nos ocurren muchas ideas descabelladas, grandes ideas que encajan bien en diferentes escenarios y se supone que son escalables, pero ¿se ajustarán al contexto local? ¿Cuánto tiempo nos lleva aprender sobre su impacto? Lo más importante de todo, ¿ha sido probado? Algunas de estas ideas requieren experiencia y recursos de otros países.

Las ideas locales a menudo se pasan por alto. Sin embargo, a menudo encajan mejor en el contexto a medida que surgen del desafío en sí. Mapear las soluciones existentes y probarlas a través de la experimentación rápida puede acelerar la velocidad a la que aprendemos qué funciona y qué no.

 

Icon of SDG 11 Icon of SDG 12

PNUD En el mundo