Page content

PNUD

Desafíos y soluciones del desarrollo

 

Los desafíos

 

La labor del PNUD, adaptada a una variedad de contextos nacionales, se enmarca en tres entornos de desarrollo amplios. Estos tres desafíos del desarrollo a menudo coexisten dentro del mismo país, lo que requiere soluciones personalizadas que puedan abordar de manera adecuada los déficits y barreras específicos. Los tres desafíos del desarrollo subyacen ante un conjunto de necesidades de desarrollo básicas, incluida la necesidad de fortalecer la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y garantizar la protección de los derechos humanos.

Resultado 1: Erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones

 

Se estima que aproximadamente 700 millones de personas todavía viven con menos de 1,90$ por día, un total de 1300 millones de personas sufren de pobreza multidimensional, incluido un número desproporcionado de mujeres y personas con discapacidades y el 80% de la humanidad vive con menos de 10$ . por día. Cada vez más, los países de ingresos medios representan una gran parte de esta tendencia.

El PNUD está analizando tanto las desigualdades como la pobreza para no dejar a nadie atrás, centrándose en la dinámica de salir de la pobreza y no retroceder. Esto requiere abordar los desafíos socioeconómicos, ambientales y de gobernanza interconectados que llevan a las personas a la pobreza o las hacen propensas a volver a caer en ella. La escala y el rápido ritmo del cambio requieren una acción decisiva y coherente de muchos actores en diferentes niveles para promover la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones. El PNUD trabaja para asegurar que las respuestas sean multisectoriales y coherentes, de lo global a lo local.

Resultado 2: Acelerar las transformaciones estructurales para el desarrollo sostenible

 

La naturaleza debilitadora de la exclusión social, económica y política da como resultado instituciones y procesos ineficaces, irresponsables y no transparentes que obstaculizan la capacidad de los Estados para abordar las desigualdades estructurales persistentes.

El PNUD ayudará a los países a acelerar las transformaciones estructurales abordando las desigualdades y la exclusión, haciendo la transición hacia un desarrollo sin emisiones de carbono y construyendo una gobernanza más eficaz que pueda responder a las megatendencias como la globalización, la urbanización y los cambios tecnológicos y demográficos.

Resultado 3: Construir resiliencia ante crisis y shocks

 

Algunos países se ven afectados de manera desproporcionada por shocks y factores de estrés como el cambio climático, desastres naturales, extremismo violento, conflictos, volatilidad económica y financiera, epidemias, inseguridad alimentaria y degradación ambiental. Los desastres relacionados con el clima han aumentado en número y magnitud, revirtiendo los logros del desarrollo, agravando situaciones frágiles y contribuyendo a la agitación social. Los conflictos, las luchas sectarias y la inestabilidad política van en aumento y más de 1.600 millones de personas viven en entornos frágiles o afectados por conflictos.

Alrededor de 258 millones de personas viven fuera de sus países de origen y 68,5 millones están desplazados. Los desastres y los efectos del cambio climático han desplazado a más personas que nunca: un promedio de 14 millones de personas al año. Los brotes importantes de enfermedades provocan graves pérdidas económicas por el efecto en los medios de vida o la disminución de los ingresos familiares y el PIB nacional, como lo demuestra el brote de ébola en África occidental en 2014-2015.

Para volver al desarrollo sostenible, el PNUD está fortaleciendo la resiliencia al ayudar a los gobiernos a tomar medidas para gestionar el riesgo, prevenir, responder y recuperarse de manera más eficaz de los shocks y crisis, y abordar las causas subyacentes de manera integrada. Dicho apoyo se basa en los cimientos de una gobernanza inclusiva y responsable, junto con un fuerte enfoque en la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y niñas y cubrir las necesidades de los grupos vulnerables, para garantizar que nadie se quede atrás.

El camino hacia el éxito

 

Para cumplir con los objetivos del Plan Estratégico con la multidimensionalidad y complejidad que exige la Agenda 2030, el PNUD está implementando seis enfoques transversales de desarrollo, conocidos como Soluciones Signature. Una forma sólida e integrada de poner nuestro mejor trabajo, o conjunto de habilidades 'distintivas', para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Las soluciones distintivas del PNUD son enfoques transversales para el desarrollo; por ejemplo, un enfoque de género o un enfoque de resiliencia se puede aplicar a cualquier área del desarrollo o a cualquiera de los ODS.

Mantener a las personas fuera de la pobreza

 

Hoy en día, 700 millones de personas viven con menos de 1,90 dólares al día y un total de 1.300 millones de personas sufren de pobreza multidimensional. Las personas permanecen o vuelven a caer en la pobreza debido a una variedad de factores: dónde viven, su origen étnico, género, falta de oportunidades y otros.

No es una coincidencia que nuestra primera solución distintiva se relacione directamente con el primer ODS: erradicar todas las formas de pobreza, dondequiera que exista. Para el PNUD, ayudar a las personas a salir y mantenerse fuera de la pobreza es el enfoque principal. Se incluye en nuestro trabajo a los gobiernos, comunidades y socios en los 170 países y territorios en los que operamos.

Las intervenciones del PNUD ayudan a erradicar la pobreza, por ejemplo, creando empleos y medios de vida decentes, proporcionando redes de seguridad social, impulsando la participación política y asegurando el acceso a servicios como agua, energía, atención médica, crédito y activos productivos. Nuestra solución distintiva sobre la pobreza trasciende hacia nuestro trabajo en todos los ODS, ya sea el trabajo decente o la paz y la justicia.

Gobernanza para sociedades pacíficas, justas e inclusivas

 

La vida de las personas es mejor cuando el gobierno es eficiente y receptivo. Cuando se incluya a personas de todos los grupos sociales en la toma de decisiones que afectan sus vidas, y cuando tengan igual acceso a instituciones justas que brinden servicios y administren justicia, tendrán más confianza en su gobierno.

Los beneficios de nuestro trabajo en gobernanza son evidentes en todas las áreas cubiertas por los ODS, ya sea la acción climática o la igualdad de género. La labor de gobernanza del PNUD abarca una amplia gama de instituciones, desde los parlamentos nacionales, los tribunales supremos y la administración pública nacional, pasando por las administraciones regionales y locales, hasta algunas de las comunidades geográficamente más remotas del mundo. Trabajamos con uno de cada tres parlamentos del planeta, ayudamos a los países a ampliar los espacios de participación de las personas y a mejorar el funcionamiento de sus instituciones, para que todas las personas puedan aspirar a un futuro sostenible con prosperidad, paz, justicia y seguridad.

Prevención de crisis y mayor resiliencia

 

Las crisis no conocen fronteras. Más de 1.600 millones de personas viven en entornos frágiles o afectados por conflictos, incluidos 600 millones de jóvenes. Más personas han sido desarraigadas de sus hogares por la guerra y la violencia y han buscado refugio en otros lugares que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial. La pobreza, el crecimiento de la población, el gobierno débil y la rápida urbanización están impulsando los riesgos asociados con tales crisis.

El PNUD ayuda a reducir estos riesgos apoyando a los países y las comunidades para gestionar mejor los conflictos, prepararse para las grandes crisis, recuperarse de sus consecuencias e integrar la gestión de riesgos en sus decisiones de inversión y planificación del desarrollo. Cuanto antes las personas puedan regresar a sus hogares, trabajos y escuelas, antes podrán comenzar a prosperar nuevamente. El fomento de la resiliencia es un proceso transformador de fortalecimiento de la capacidad de las personas, las comunidades, las instituciones y los países para prevenir, anticipar, absorber, responder y recuperarse de las crisis. Al implementar esta solución exclusiva, nos enfocamos en las capacidades para abordar las causas fundamentales de los conflictos, reducir el riesgo de desastres, mitigar y adaptarnos a los impactos del cambio climático, recuperarnos de una crisis y construir una paz sostenible. Esto tiene un impacto que no solo previene o mitiga las crisis, sino que también tiene un efecto en la vida cotidiana de las personas en todos los ODS.

Medio ambiente: soluciones basadas en la naturaleza para el desarrollo

 

Los ecosistemas saludables están en el corazón del desarrollo, sustentando el bienestar social y el crecimiento económico. A través de soluciones basadas en la naturaleza, como la gestión sostenible y la protección de la tierra, los ríos y los océanos, ayudamos a garantizar que los países tengan alimentos y agua adecuados, sean resilientes al cambio climático y a los desastres, cambien a vías económicas ecológicas y puedan sostener el trabajo para miles de millones de personas a través de la silvicultura, la agricultura, la pesca y el turismo.

Siendo socio de muchos años del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, y ahora con la segunda cartera más grande del Fondo Verde para el Clima, el PNUD es el actor principal en el cambio climático dentro de las Naciones Unidas. Nuestro objetivo es ayudar a convertir el Acuerdo de París y todos los acuerdos ambientales en el centro de las prioridades de desarrollo de los países. Después de todo, la comida, la vivienda, el aire limpio, la educación y las oportunidades de miles de millones de personas dependen de que esto sea correcto.

Energía limpia y asequible

 

Las personas no pueden prosperar sin una energía confiable, segura y asequible para alimentar todo, desde luces hasta vehículos, fábricas y hospitales. Y, sin embargo, 840 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a la electricidad y 2.900 millones de personas utilizan combustibles sólidos para cocinar o calentar sus hogares, lo que expone a sus familias a graves peligros para la salud y contribuye a una gran deforestación en todo el mundo. De estas y otras formas, la energía está conectada con cada uno de los ODS.

El PNUD ayuda a los países a pasar del uso de combustibles fósiles limitados a fuentes de energía limpias, renovables y asequibles. Nuestro portafolio de energía sostenible abarca más de 110 países, apalancando miles de millones de dólares en financiamiento, incluidas fuentes públicas y privadas. Con este apoyo financiero, nos asociamos con ciudades e industrias para aumentar la proporción de energías renovables en la combinación energética nacional de los países; establecer el acceso a la energía solar para las personas desplazadas por el conflicto; cambio sistémico de combustible en la industria del transporte; y generar formas renovables de iluminación de hogares para millones de personas.

Empoderamiento de la mujer e igualdad de género

 

La participación de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad es fundamental para lograr cambios importantes y duraderos no solo para ellas, sino para todas las personas. Las mujeres y las niñas constituyen una parte desproporcionada de las personas que viven en la pobreza y tienen más probabilidades de enfrentar el hambre, la violencia y los impactos de los desastres y el cambio climático. También es más probable que se les niegue el acceso a los derechos legales y los servicios básicos.

El PNUD tiene la capacidad y la responsabilidad de integrar la igualdad de género en todos los aspectos de nuestro trabajo. La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es un principio rector que se aplica a todo lo que hacemos, colaborando con nuestros países socios para poner fin a la violencia de género, abordar el cambio climático con las mujeres agricultoras y promover el liderazgo femenino en los negocios y la política.

[1] OECD , States of Fragility 2016: Understanding Violence (Paris, 2016), p. 16. http://dx.doi.org/10.1787/9789264267213-en.
[2] Sendai Framework for Disaster Risk Reduction 2015-2030, p.9.  http://www.unisdr.org/we/inform/publications/43291.
[3] Source: IEA, IRENA, UNSD, WB, WHO, 2019, Tracking SDG7: The Energy Progress Report 2019, Washington, DC.