Fortaleciendo la gestión de desastres para un futuro sostenible

El Salvador e Indonesia crean resiliencia a través de la recuperación

Posted 25 de Mayo de 2022
Women overlooking the damage caused by storm Amanda

La tormenta tropical Amanda golpeó El Salvador en 2020, en el punto álgido de la pandemia de COVID-19.

Foto: PMA / Mauricio Martinez

La ubicación de Indonesia en el Cinturón de Fuego del Pacífico presenta un mayor riesgo de desastre ambiental. El país ha visto una buena cantidad de erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis, mientras que el cambio climático ha provocado un aumento en la cantidad de patrones climáticos extremos, con un aumento de la sequía, fuertes lluvias e inundaciones y huracanes. 

El gobierno de Indonesia está aprovechando la tecnología y el uso de datos para desarrollar una preparación para desastres efectiva. En 2016, la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, con el apoyo del PNUD, lanzó InaRISK una aplicación para mapear las áreas de alto riesgo de desastres con población afectada, brindando información sobre el potencial de daño físico y el costo financiero, así como la potencial pérdida económica y el potencial daño ambiental. 

InaRISK está contribuyendo a que el público vea los riesgos de desastres en sus áreas, construyendo una preparación para desastres basada en datos. Es una herramienta para mapear, monitorear y reducir el riesgo de desastres para el país con más de 17,000 islas que abarcan tres zonas horarias.

El PNUD recopiló datos sobre catástrofes en Sulawesi Central, los cuales se incorporaron a la aplicación InaRISK.

Foto: PNUD Indonesia

En todo el mundo, los países afectados por desastres relacionados con el clima debido al cambio climático luchan por recuperarse a medida que los impactos se amplifican por la pandemia de COVID-19. Las mujeres se llevaron la peor parte de esta crisis: fueron las primeras en perder puestos de trabajo en hoteles, restaurantes, industria y construcción. Estas pérdidas de empleo representaron casi dos tercios de las mujeres empleadas en estos sectores. Además, las desigualdades de género preexistentes se agudizaron a medida que aumentaron los múltiples deberes de las mujeres durante la crisis, debido a las responsabilidades de cuidado.

Al otro lado del Océano Pacífico, El Salvador también es un país propenso a los fenómenos meteorológicos extremos y ha tenido iniciativas similares en la gestión del riesgo de desastres después de que la tormenta tropical Amanda golpeara el país centroamericano en 2020 en el punto más alto de la pandemia.

Para contribuir a la recuperación total y a largo plazo de las personas afectadas, el Gobierno de El Salvador realizó una evaluación utilizando la Evaluación de Necesidades Post Desastre (PDNA, por sus siglas en inglés) establecida a nivel mundial y la Evaluación de Necesidades de Recuperación (CRNA, por sus siglas en inglés) de la COVID-19 con el apoyo del PNUD, el Banco Mundial y la Unión Europea. El PDNA y el CRNA ayudan a evaluar las crisis, que se están volviendo o se vuelven más complejas, multidimensionales e interconectadas, particularmente con el fuerte impacto de la COVID-19 en la pobreza y las desigualdades en muchas sociedades. El Gobierno de El Salvador está en proceso de adoptar un marco regulatorio para fortalecer el ambiente institucional para la implementación del programa de recuperación.

La participación del Gobierno en ambos procesos del marco de evaluación y recuperación les permitió cambiar su enfoque de la respuesta ante desastres a la recuperación a través de la reconstrucción de la infraestructura y abordar las necesidades sociales y económicas de los hogares afectados, lo que realmente permitió que la mayoría de las personas se recuperaran de ambas crisis. El Gobierno también adoptó la metodología PDNA como una herramienta estándar para evaluar los impactos de los desastres en el país para informar sus procesos de recuperación.

La determinación de las necesidades de las personas durante las crisis es cada vez más compleja, multidimensional e interconectada, especialmente con la COVID-19, que tiene un fuerte impacto en la pobreza y las desigualdades.

Foto: PMA El Salvador / David Fernández

El enfoque de recuperación del PNUD se basa en los principios de la resiliencia, que es una de las seis soluciones emblemáticas del Plan Estratégico del PNUD 2022-2025 . Una recuperación resiliente sienta las bases para un retorno rápido y sostenible al desarrollo al tratar de reducir las vulnerabilidades a los peligros recurrentes y, como resultado, ayudar a naciones como Indonesia a reducir el círculo vicioso de pobreza y vulnerabilidad que impide el progreso hacia el logro de los objetivos de desarrollo del país. 

Los aspectos clave del trabajo del PNUD en el avance de la recuperación están consagrados en sus directivas de política, incluida la Política de Recuperación del PNUD y la Oferta Corporativa sobre Crisis y Fragilidad recientemente redactadas. Estos documentos articulan los procesos clave de recuperación y los principios de asistencia a los países.

Más importante, destacan el compromiso del PNUD con un proceso de recuperación centrado en las personas que se enfoca en las mujeres, los ancianos, las minorías étnicas, las personas con discapacidad y aquellas que quedan fuera del progreso y sin medios de vida, vivienda y habilidades para reconstruir mejor y más fuerte. En contextos frágiles y de conflicto, la recuperación debe fomentar la cohesión social a través de decisiones basadas en el consenso y el acceso equitativo a los recursos por parte de todos los grupos étnicos.

El borrador de la Política de Recuperación del PNUD establece que los programas de recuperación deben basarse en los riesgos. También aboga por procesos de recuperación y reconstrucción para reconstruir los activos naturales, restaurar tierras degradadas, regenerar la biodiversidad y utilizar energías renovables, contribuyendo así a reducir los impactos del cambio climático.

Reconstruir mejor significa garantizar que las infraestructuras y las viviendas sean resistentes a las catástrofes para soportar futuras adversidades, a la vez que se cimentan sistemas de apoyo sólidos para las personas a través de una mejor protección social, acceso a seguros, crédito y medios de vida alternativos.

Las experiencias de El Salvador e Indonesia muestran cómo los gobiernos, la sociedad civil, los grupos vulnerables, los socios para el desarrollo y el sector privado podrían organizar iniciativas de recuperación para planificar la reducción del riesgo de desastres y gestionar crisis complejas a las que se enfrentan muchas economías.

La quinta edición de la Conferencia Mundial de Reconstrucción (WRC, por sus siglas en inglés) brindó la oportunidad única de escuchar lecciones y experiencias compartidas de los gobiernos nacionales.

Organizada por el PNUD en colaboración con el Fondo Mundial para la Reducción y la Recuperación de Desastres del Banco Mundial, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres y la Plataforma Internacional de Recuperación, la conferencia reunió a más de 1.500 participantes (en persona y virtualmente) para:
 

  1. Hacer inventario de enfoques, herramientas y metodologías, así como de mejores prácticas para abordar los efectos socioeconómicos de la pandemia
  2. Reiterar nuestro compromiso de reconstruir mejor, de forma más verde y sostenible
  3. Proponer herramientas de planificación, financiación, gestión y sistemas institucionales más eficaces para eventos complejos e interconectados
     

La Conferencia nos acerca a un compromiso compartido de recuperación resiliente e informada sobre el riesgo. La colaboración del PNUD con los gobiernos de Indonesia y El Salvador son un ejemplo de eso.