Brindar asistencia digital a las personas mayores en Chile

Posted 26 de Julio de 2022
Chile elder support

Las agencias de la ONU, socios estatales y el Servicio Nacional del Adulto Mayor de Chile (SENAMA) están ayudando a fortalecer las redes de apoyo para las personas mayores a través de un programa dirigido por el PNUD.

Foto: SENAMA

La crisis de COVID-19 afecta de manera desproporcionada a ciertos grupos vulnerables, señalando así la necesidad de reforzar los enfoques de protección social para garantizar que los adultos mayores no se queden atrás. En Chile, se prevé que los adultos mayores conformarán un tercio de la población para 2050 (en inglés), pero están lejos de ser un grupo homogéneo. 

Esto se hizo patente durante el primer año de la pandemia, en el que se produjo un aumento significativo de la cantidad de llamadas recibidas a través de “Fono Mayor”, una línea telefónica creada por el Gobierno para proporcionar información y apoyo a los mayores. Las solicitudes fueron variadas, incluyendo desde asistencia física hasta psicosocial.  

Las conversaciones denotaron la importancia de la interacción social y las redes de contactos para garantizar el bienestar de las personas mayores, tanto de las que necesitan cuidados como de quienes cumplen la función de cuidadores. Esta fue la motivación del Proyecto NODO, una iniciativa chilena centrada en la comunidad, que integra un conjunto de plataformas digitales, con el objetivo de activar y fortalecer redes de apoyo a la población mayor. 

Apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Servicio Nacional del Adulto Mayor de Chile (SENAMA), otras agencias de la ONU y socios gubernamentales, el proyecto aspira a reducir y eliminar las barreras que suelen impedir a los mayores participar en la sociedad y ejercer sus derechos.  

"Es muy importante contar con redes, sobre todo en zonas alejadas. Es muy difícil que una mujer mayor en estos territorios logre algo si no tiene redes de contactos, o un puente con instituciones, otros grupos u organizaciones", dice Catalina Fuentes, residente de San José de Maipo. 

El Proyecto NODO se implementó en 12 comunidades urbanas y rurales con un alto porcentaje de la población en la tercera edad. Aunque el proyecto procuraba aprovechar las tecnologías emergentes, para su éxito también fue fundamental el equipo humano de intermediarios en el terreno, que se reunieron e interactuaron con los adultos mayores para comprender mejor sus necesidades. En última instancia, esto garantizó que las intervenciones digitales fueran culturalmente apropiadas y estuvieran contextualizadas para satisfacer sus necesidades específicas. 

La plataforma de aprendizaje electrónico del proyecto se nutrió de la información recogida en el terreno en todas estas comunidades locales. La plataforma abarca una serie de temas con un repositorio de conocimientos basado en las necesidades de los adultos mayores, como la capacitación y las recomendaciones de cuidado y apoyo.  

Los materiales también están disponibles en formatos multimedia para hacerlos más accesibles. En atención a las personas con discapacidad, existe la posibilidad de que las personas sordas se comuniquen directamente con el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS) mediante la interpretación en línea de la lengua de signos. Esto ofrece un espacio de interacción virtual, pero "cara a cara"

Las personas mayores suelen sentirse excluidas de la sociedad, por lo tanto la protección social debe contemplar la promoción de una red de apoyo social, donde puedan compartir sus historias, experiencias y enseñanzas. Desde ponerse en contacto con una red de profesionales que pueden ofrecer orientación sobre la labor de cuidados, hasta acceder a una red de organizaciones relacionadas con estas tareas, la plataforma de cuidados es otro espacio virtual dedicado dentro del Proyecto NODO, que se ha creado para ayudar a cumplir este propósito. 

"Esta plataforma (NODO) nos permitirá, como cuidadores, comunicarnos y ayudarnos mutuamente en el desempeño de las funciones de cuidado de nuestros mayores. Me siento orgullosa de representar a los cuidadores que han colaborado con la realización de esta plataforma que se basa en nuestras experiencias y en la visión de lo que hemos aprendido en nuestro día a día”, dice Patricia Verdugo. 

El sitio web del proyecto también presenta Nodo Series 60+ (en inglés), un conjunto de publicaciones que analizan los complejos y diversos escenarios que rodean a la población mayor en Chile desde una perspectiva de desarrollo sostenible. En esencia, la población mayor en Chile es diversa: algunos viven en zonas urbanas, mientras que otros residen en comunidades rurales; algunos son físicamente activos, pero otros no; algunos reciben atención en el hogar y otros son cuidadores. Estas dinámicas exigen políticas de protección social integradoras que respondan a sus necesidades.  

A través del ecosistema de plataformas interconectadas del Proyecto NODO, se prevé que las personas mayores puedan acceder y aprovechar estos espacios digitales para recibir apoyo, atención, coordinación y empoderamiento. El proyecto recibió financiación del Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (en inglés), con la cooperación de socios en la implementación, tanto de la ONU como del Gobierno de Chile.

Este artículo fue producido en colaboración con la Oficina Digital del PNUD. Para más información contacta con soledad.gonzalez@undp.org