Afrodescendientes en Colombia se enfrentan a pobreza y exclusión

28-nov-2011

Un 10,6% de la población de Colombia se considera afrodescendiente (Foto: Jenny Giraldo/ONU-HCHR)

Nueva York - En todas las regiones de Colombia el porcentaje de afrodescendientes que sufren hambre es mayor que el de la población no étnica, según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Colombia (PNUD) presentado con motivo del Año Internacional de los Afrodescendientes.

Se entiende la alimentación como un indicador del bienestar de una comunidad, y el panorama para este grupo no es alentador con respecto al resto de la población del país. El departamento de Chocó, por ejemplo, que tiene un índice de población afrodescendiente más alto (un 82%) es uno de los cuatro departamentos donde este indicador ha empeorado.

La población afrocolombiana representa un poco más del 10% de toda la población del país. Se “enfrenta a la extrema pobreza y exclusión, las cuales deben ser reconocidas y analizadas como un punto de partida para adoptar las acciones correctivas que contribuyan a cerrar las brechas existentes”, según el informe ‘Los Afrocolombianos y los Objetivos del Desarrollo del Milenio’, presentado esta semana.

El estudio destaca la grave situación de analfabetismo que hay en algunos pueblos cercanos a la ciudad de Cartagena, en el norte del país, y cómo en el departamento de Chocó, al noroeste de Colombia, el índice de fallecimiento de madres afrodescendientes es cinco veces mayor que en la capital, Bogotá.

El estudio del PNUD hace recomendaciones para avanzar en el desarrollo social y económico de los afrocolombianos. Entre ellos: formular y ejecutar un plan nacional de lucha contra el racismo y la discriminación racial; fortalecer la capacidad de acción política de la población afrocolombiana para exigir derechos y concertar opciones para avanzar en desarrollo humano y hacia el logro de los Objetivos de desarrollo del Milenio y diseñar y ejecutar planes y programas con enfoque territorial en regiones y concentraciones urbanas de afrocolombianos.

Comunidades fortalecidas
A pesar de los retos, también hay avances e iniciativas innovadoras para mejorar la calidad de vida de los afrocolombianos.

En el departamento de Chocó, el PNUD evaluó como buenas prácticas algunos proyectos liderados por afrodescendientes. En la capital del departamento, Quibdó, artesanas se ganan la vida haciendo ropa y accesorios femeninos con fibras de la corteza de los árboles. La microempresa en la que trabajan genera empleos, ayuda a mujeres vulnerables y protege al bosque, en una región afligida por la pobreza. Su principal aliada es una incubadora de empresas, llamada GEInnova, que les asesora de forma voluntaria.

En la misma ciudad, GEInnova apoya la empresa de un joven afrocolombiano que creó un huerto vertical en el que se pueden plantar diversas hortalizas, permitiendo ahorrar espacio y mejorar la eficacia en el cultivo de alimentos. Su idea innovadora se convirtió en una microempresa que produce múltiples beneficios, entre ellos mejorar las condiciones alimentarias de las comunidades afrodescendiantes de la zona.

“Son iniciativas creativas que contribuyen a mejorar la calidad de vida de la sociedad y que muestran la fuerza de la comunidad afrodescendiente, la creatividad de la gente de nuestra región” dijo Silvia García, coordinadora del proyecto regional del PNUD “Población Afrodescendiente de América Latina” instando a otros países de la región a imitar estas iniciativas.

También en Chocó, 3.000 familias de afrocolombianos e indígenas que se vieron forzados a cambiar su modo de vida cuando huyeron del conflicto armado, recuperaron sus tradiciones de cultivo a través de un proyecto de varias agencias de las Naciones Unidas — incluido el PNUD — para impulsar el cultivo de alimentos. El proyecto tiene el apoyo financiero del Fondo para el logro de los Objetivos del Desarrollo del Milenio.

Encuentro Afrodescendientes
Para cerrar el Año Internacional de los Afrodescendientes se llevó a cabo el Encuentro Iberoamericano de los Afrodescendientes (16-19 de noviembre) en la ciudad de Salvador, al noreste de Brasil. Más de 2.500 participantes de 26 países de América Latina y el Caribe se reunieron para debatir los avances y desafíos a los que los afrodescendientes de la región enfrentan.

“El encuentro es un hito para contribuir a la visibilidad y reconocimiento a las contribuciones de las poblaciones afrodescendientes en nuestro continente,” dijo Niky Fabiancic, Director Adjunto del PNUD para América Latina y el Caribe, que participó en el evento el Salvador de Bahía. “El mestizaje y diversidad caracterizan y valorizan el capital humano de nuestra región.”

La población afrodescendiente representa entre el 20 y el 30% – entre 150 y 200 millones – de la población total del continente. En muchos de los países del Caribe y en Brasil la población afrodescendiente es mayoritaria.

Entre los temas principales del debate se destacaron nuevas estrategias y acciones para el luchar contra el racismo.

Enrique Iglesias, Secretario General de la Secretaria General Ibero-Americana, uno de los impulsores del encuentro, resaltó el avance en las cuestiones raciales gracias al esfuerzo de gobiernos y la sociedad civil, resaltando sin embargo que se trata de “una larga batalla”.

PNUD En el mundo