Proteger la costa de Bangladesh plantando manglares

29-nov-2010


Una mujer en Char Kukri-Mukri cuida de un vivero de
manglar que se utilizará para cuidar la costa erosionada
(Foto: UNDP en Bangladesh)

La ubicación de Bangladesh lo convierte en uno de los países más vulnerable del mundo a los desastres ambientales. Su enorme red de ríos y sus extensas planicies aluviales lo dejan expuesto a la erosión causada por las inundaciones, sequías y tormentas. 

La protección que ofrecen los cinturones verdes costeros de vegetación natural pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte bajo condiciones meteorológicas extremas y durante los huracanes, cada vez más frecuentes y letales. Por su intrincado sistema de raíces, los bosques de manglar, en particular, son cruciales para proporcionar esta defensa tan necesaria.

El PNUD trabaja con el Gobierno de Bangladesh y las comunidades locales para plantar manglares a lo largo de la franja costera del sur. Para implementar este programa, primero se capacita a los residentes locales en el cuidado de viveros de mangle y en la gestión de bosques, y luego se les paga. Esta iniciativa habrá beneficiado a 5.000 familias para fin de 2010.

 “Muchos países están reconociendo el valor de los cinturones verdes costeros para la protección contra las tormentas repentinas, el mar de fondo y las inundaciones,” expresó Firoz, quien ha estado recibiendo capacitación en gestión de viveros. “Creo que es importante escoger las variedades adecuadas, las especies adecuadas y también involucrar a las comunidades en el cultivo, el mantenimiento y la gestión de las plantaciones.”

Bangladesh es tan sólo uno de los muchos países que lucha contra los efectos del aumento del nivel del mar y el impacto cada vez mayor de las tormentas provocadas por el cambio climático. Tantas décadas de progreso en términos de la reducción de la pobreza se ven ahora amenazadas por el cambio climático, y también representa un obstáculo para alcanzar los Objetivos del Milenio (ODM). La energía sostenible, el agua potable y la tierra productiva son esenciales para reducir la pobreza y, a menos que se reviertan las tendencias actuales de emisiones de gases de efecto invernadero, las repercusiones del cambio climático irremediablemente privarán a miles de millones de personas de los alimentos, el agua potable y el sustento.

El PNUD proporciona servicios de asesoría y apoyo técnico a los países en desarrollo, ayudándolos a financiar e implementar políticas para combatir los efectos del cambio climático. Al enfrentar el desafío climático con un enfoque de desarrollo, el PNUD puede brindar una gama única de asistencia a los países. Y, como socio neutral y confiable, el PNUD puede asesorar sobre iniciativas en lo relativo al clima que beneficien al país, y sobre los mecanismos financieros más catalizadores y apropiados. Esto ayuda a los países a lograr un desarrollo que favorece a los pobres, y con baja emisión de gases, resistente al clima, que también avance en la consecución de los ODM. 

Algunos otros ejemplos de proyectos del PNUD para combatir el cambio climático son: Fondo Fiduciario contra el Cambio Climático en Camboya, Fomento de las Capacidades para Tomar Decisiones sobre el Cambio Climático en Costa Rica, Programa para la Adaptación al Cambio Climático en Ghana, Conversión de Residuos en Energía en Ucrania, y la Adaptación basada en las Comunidades en Marruecos.

Video

PNUD En el mundo