En Somalia, los jóvenes encuentran alternativas a la piratería

Joven somalí en la playa
Jóvenes caminan en la playa de Eyl, Somalia, walk on the beach in Eyl, Somalia, donde un proyecto apunta a mejorar sus perspectivas socioeconómicas. Foto: PNUD Somalia

Como muchos jóvenes en su aldea, Mohmed Deer no tenía planes para el futuro. En el pueblo somalí de Eyl, las oportunidades eran limitadas para el joven de 23 años. Estaba desilusionado y desempoderado, en una situación precaria.

En Somalia, el 70% de la población es menor de treinta años y la tasa de desempleo juvenil es de 67%, una de las más altas del mundo. El desempleo, sumado a la falta de actividades sociales y recreativas, empeora la situación de vulnerabilidad de los jóvenes somalíes, llevándolos al conflicto, la participación en grupos radicales como Al-Shabaab o la piratería como medio de supervivencia. 

Aspectos destacados

  • 100 jóvenes participaron en capacitación vocacional y empoderamiento en Eyl.
  • El distrito renovó y equipó un centro comunitario.
  • 500 jóvenes, incluidas 204 mujeres, recibieron capacitación a través del programa Medios de Subsistencia Locales.
  • Se construyeron 6 contenedores para captar agua de lluvia, se rehabilitaron caminos y canales de riego y se suministraron paneles solares y alumbrado público para mejorar la infraestructura de las aldeas.

El proyecto del PNUD “Medios de vida alternativos a la piratería” ayuda a los jóvenes a encontrar soluciones para luchar contra las causas de la piratería, incluida la falta de infraestructura y oportunidades de empleo.  El proyecto comenzó en 2012 y busca empoderar a los jóvenes y reintegrarlos a sus comunidades a través de capacitación vocacional, rehabilitación de infraestructura básica y productiva, así como mediante pequeños subsidios y equipamiento para iniciar un negocio o ejercer un oficio.

Invertir en el futuro

Mohmed es uno de los 100 jóvenes en su comunidad que son parte del proyecto.  "Antes del programa no hacía nada, esta es una aldea pequeña y quería adquirir nuevas habilidades", explica Mohmed. Su vida cambió desde que participó en un curso de capacitación sobre rehabilitación social impartido por el PNUD. El proyecto promueve un cambio integral en la vida de los jóvenes, que involucra cambiar de actitud, buscar nuevas oportunidades y ayudarlos a alcanzar su potencial.

En alianza con el PNUD, el Ministerio de Trabajo, Juventud y Deporte y el Ministerio de Educación, la comunidad local identificó prioridades para favorecer el empleo y la reintegración por medio de encuestas sobre el mercado laboral y evaluaciones de las necesidades. Esto incluyó la construcción de un centro juvenil en Eyl con apoyo del PNUD, adonde  los jóvenes pueden acudir y beneficiarse de herramientas educativas y capacitación no formal en aptitudes sociales, consolidación de la paz, estado de derecho y educación cívica, y clases de alfabetización y aritmética elemental.

Empoderado por las herramientas que aprendió durante la capacitación en rehabilitación social, Mohmed espera que su vida tome un giro. "Mi vida de verdad cambió. Quiero ser electricista", dice.

Otro joven, Abdirizak Abdirahman Said, asistió a un curso de cinco meses sobre instalaciones eléctricas que lo alentó a poner en práctica sus nuevos conocimientos. Con el subsidio que recibió al graduarse, compró herramientas y ahora trabaja en Eyl como electricista autónomo.

Espacio para el empoderamiento


La participación en el proyecto ayuda a que los jóvenes adquieran confianza y los empodera para encauzar sus vidas. La comunidad de Eyl observó un cambio tangible en la actitud y mentalidad de los jóvenes participantes, que ven en el programa una vía para ampliar sus perspectivas.

El alcalde del Distrito Eyl, Musa Osman Yussof, estuvo activamente involucrado en la creación del centro juvenil. Su objetivo es que los jóvenes tengan más oportunidades en las aldeas costeras de Somalia. "Nuestra juventud necesita un centro donde reunirse y aprender nuevas habilidades. Esta es una manera de luchar contra los efectos de la piratería. Debemos fortalecer nuestras comunidades y dar esperanzas a nuestra juventud."

El proyecto es parte de un proyecto más amplio de subsistencia económica local del PNUD. En 2014, 500 jóvenes -incluidas 204 mujeres- recibieron capacitación en negocios y pequeños subsidios.  Los microcréditos, de hasta $250, fueron destinados a fines como instalar pequeñas tiendas y restaurantes o la compra de equipos para diversos oficios. En 2014 se entregaron en total US$ 150.000 en micro financiamiento.

Los programas socioeconómicos en Somalia han aportado beneficios en varios niveles: los jóvenes vulnerables han desarrollado sus habilidades y accedido a oportunidades de empleo, en las comunidades se ha registrado un aumento de la cohesión social y las autoridades locales han observado una disminución en la actividad delictiva.

 

 

PNUD En el mundo