Mujeres armenias encuentran la receta para el éxito en la política local

Women politicians in Armenia
La Administradora del PNUD, Helen Clark, reunida con Narine Geghamyan y otras mujeres durante su visita a Ereván. Foto: PNUD Armenia

"Cuando eres la única mujer representante de una comunidad y necesitas que te escuchen y te tomen en cuenta, lo mejor es estar bien informada y bien preparada", asegura Narine.

Narine Geghamyan fue elegida hace unos años para formar parte de la Avagani (consejo local) de la comunidad armenia de Kamaris. Joven, a punto de convertirse en maestra, y campeona mundial de Karate-do, Narine fue motivada por algunos miembros de su comunidad para presentarse a las elecciones y con su apoyo lo logró: obtuvo la mayoría de votos.

Si bien se emocionó con su nuevo rol, inicialmente Narine se preocupó por el nivel de responsabilidad que implicaba este nuevo desafío. El hecho de ser la única mujer en la agitada Avagani también fue motivo de preocupación, ya que entiende que todo el pueblo se beneficiaría si más mujeres participaran en el proceso de toma de decisiones sobre asuntos de la comunidad.

Aspectos destacados

  • De 6.164 representantes del consejo local Avagani en Armenia, sólo 534 son mujeres (8,6 %), según cifras de 2011 de la Comisión Electoral Central.
  • De 133 candidatas que participaron en las actividades de capacitación patrocinadas por el PNUD previas a las elecciones, 87 fueron elegidas para los órganos de gobierno local.
  • En colaboración con la Unión Europea, el proyecto ha realizado actividades de fomento de la capacidad con 1.180 mujeres desde 2012.

Mujeres con potencial

Las Mujeres en la Democracia Local es un proyecto conjunto entre la Unión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo orientado a la prestación de ayuda para que, en las diez regiones de Armenia, las mujeres participen más activamente en la administracion de sus comunidades.  

El proyecto ayuda a las candidatas a prepararse para las elecciones locales. De 133 candidatas que participaron en las actividades de capacitación previas a los comicios, 87 fueron elegidas para los órganos de gobierno local.

Previo a las elecciones locales, el proyecto trabaja en el ámbito regional identificando y apoyando a mujeres que tengan interés y potencial para participar en el proceso político. El apoyo se realiza mediante capacitación, consultas y eventos de formación de redes.

Después de las elecciones continúan los procesos de cooperación y colaboración con las candidatas que hayan resultado elegidas. Las mujeres jefas de comunidades y miembros de consejos locales mejoran sus conocimientos en las áreas de gobernabilidad local, igualdad de género, y planificación y presupuestos con perspectiva de género, entre otras áreas.

Con el apoyo del PNUD, las mujeres que prestan servicios en los gobiernos locales están en mejores condiciones para participar en los procesos de formulación de políticas a través de un diálogo periódico con representantes del gobierno central, el parlamento y las autoridades regionales. Por último, el apoyo de otras mujeres permite a las dirigentes interactuar e intercambiar sus experiencias en los planos intercomunitario e interregional.

Women in local politics in ArmeniaJóvenes presentan sus plataformas políticas en un simulacro que tuvo lugar en un campamento de liderazgo juvenil. Foto: PNUD Armenia

Entrega a la comunidad

"Inmediatamente después de haber sido elegida, sentí que no estaba bien preparada y me faltaban conocimientos pertinentes", admite Narine, "pero la participación en la Escuela de Liderazgo y la capacitación temática me ayudaron a formar rápidamente las competencias necesarias".

Narine planteó una serie de problemas en el órgano de gobierno local, incluidos asuntos relativos al mantenimiento vial, alumbrado público, recogida de basura y renovación de la iglesia del pueblo. A través de sus esfuerzos, muchos de estos temas recibieron oportuna atención. Narine se siente orgullosa de haber podido servir a su comunidad.

Sin embargo, también recuerda algunas frustraciones que se presentaron el camino. Dos años después de haber sido elegida, desilusionada por las diferencias internas dentro del partido político al que pertenecía, pensó en renunciar a su puesto como miembro del consejo.

Poco después de esta experiencia, tuvo la oportunidad de reunirse con Helen Clark, Administradora del PNUD. Al escucharla hablar sobre sus propias experiencias y retos que había enfrentado en su carrera política, Narine se sintió inspirada a no renunciar a la tarea que se había propuesto.

En su opinión, la buena gobernabilidad y la prestación eficiente de servicios se basan en la entrega a la comunidad. Pero para tener éxito en sus respectivas áreas, las mujeres también deben tener acceso a oportunidades permanentes de aprendizaje.

Hoy Narine se siente optimista de cara al futuro. "Soy muy afortunada al contar con el respaldo de mi comunidad y el apoyo adicional en materia de conocimiento y desarrollo", afirma. En cinco años, "me veo como una política local experta y competente, y, por qué no, como jefa de nuestra comunidad", segura.

PNUD En el mundo