Respuesta a la crisis en Sudán del Sur

Un camión lleno de refugiados sursudaneses deja la frontera de Elegu hacia un centro de tránsito. Foto: F. Niloy / ACNUR

La República de Sudán del Sur, la nación más joven del mundo, se encuentra en una importante crisis humanitaria, de desarrollo, económica y de seguridad de proporciones sin precedentes. Se estima que alrededor de 7,5 millones de personas necesitan asistencia humanitaria. Alrededor de 4,9 millones de personas registran una situación alimentaria “gravemente inseguras", siendo Bahr el Ghazal del Norte y el Oeste y los Estados de Unidad los más afectados.

El conflicto ha obligado a más de una cuarta parte de la población a huir de sus hogares, perturbado la producción de cultivos y destruido el ganado. También ha comprometido gravemente el acceso a las personas que necesitan ayuda. El acceso a los alimentos se ha visto afectado aún más por el colapso de la economía y el aumento masivo de los precios de los alimentos básicos.

Aspectos destacados

  • Los jóvenes y las mujeres de las regiones del norte de Bahr el Ghazal y de Equatoria occidental han recibido oportunidades de subsistencia y empleo de emergencia mediante el establecimiento del mercado de mujeres comunitarias Aweil así como el apoyo a 15 pequeñas empresas dirigidas por mujeres.
  • Las pequeñas y micro empresas apoyaron a jóvenes y mujeres emprendedores en Bahr el Ghazal y Equatoria Occidental.
  • A través de talleres, teatro callejero y programas de radio de ha logrado captar el interés de hombres y mujeres sobre transparencia, responsabilidad y participación para promover el compromiso cívico y mejorar la demanda de servicios esenciales.

La crisis actual resalta una vez más los factores que impulsan el conflicto: la desconfianza recíproca, el desprecio por el Estado de derecho, la falta de instituciones para resolver disputas y la privación económica generalizada.

Respuesta del PNUD

La recuperación y la estabilización requieren abordar las necesidades inmediatas y restablecer la confianza de la comunidad para que las personas regresen al trabajo y puedan proveer para sus familias. En conjunto, estas medidas ayudarán a prevenir y mitigar la inseguridad alimentaria y la dependencia a largo plazo de la ayuda humanitaria en Sudán del Sur.

 Dada la naturaleza crónica de la inseguridad alimentaria y la malnutrición, es vital promover y producir alimentos nutritivos a nivel local. El desarrollo del sector agrícola -con un enfoque en la construcción de la resiliencia de los hogares frente a la escasez de alimentos, los precios y otros eventos- debe tener prioridad. Los pequeños mercados y la infraestructura a nivel comunitario también ayudarán a superar las brechas en las comunidades rurales que sufren niveles más altos de pobreza.

El PNUD se ocupa además de la lucha contra la pobreza mediante la creación de más fuentes de ingresos, incluidas microempresas, medios de subsistencia y formación profesional.

Además del programa conjunto de las Naciones Unidas en Aweil, el Programa Integrado de Respuesta a la Crisis del PNUD tiene por objetivo apoyar la recuperación y la estabilización y sentar una base sólida para la reconciliación nacional y el desarrollo sostenible a largo plazo. Esto incluye el establecimiento de siete Centros de Justicia y Confianza, proporcionando servicios jurídicos y asesoramiento a unas 70.000 personas.

PNUD En el mundo