El cambio climático y las desigualdades: ¿cómo afectarán a las mujeres? | Susan McDade

11 dic 2014

 Mujer Waorani, de Ecuador, comunidad ganadora del Premio Ecuatorial. Foto: PNUD Perú

Entre todos los impactos del cambio climático, del aumento del nivel del mar a los deslizamientos de tierra e inundaciones, hay uno que no recibe la atención necesaria: una exacerbación de las desigualdades, sobre todo para las mujeres. Especialmente en los países en desarrollo, la vida de las mujeres a menudo depende directamente del medio natural. Las mujeres tienen la responsabilidad principal para el suministro de agua y leña para cocinar y calefacción, así como el cultivo de alimentos. La sequía, lluvias y deforestación hacen estas tareas más lentas y arduas, amenazan los medios de vida de las mujeres y las privan de tiempo para aprender nuevas habilidades, ganar dinero y participar en la vida comunitaria.

Pero los mismos roles sociales que hacen que las mujeres sean más vulnerables a los problemas ambientales, también las hacen protagonistas en el camino hacia el desarrollo sostenible. Sus conocimientos y experiencia pueden hacer la gestión de los recursos naturales y la adaptación al cambio climático y las estrategias de mitigación en todos los niveles más exitosa.

Mediante la gestión colectiva de sus tierras, la asociación de mujeres Waorani de Ecuador está trabajando para lograr la deforestación cero, la protección de especies vulnerables de la fauna y la producción de chocolate orgánico certificado, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo  (PNUD) y el Fondo Mundial para el Medio Ambiente-Programa de Pequeñas Donaciones. En ese proceso, las mujeres están construyendo la capacidad de recuperación de su comunidad al invertir los ingresos de la venta del chocolate en proyectos locales de educación, salud e infraestructura y dirigir con éxito la economía local.

Las mujeres indígenas también están impulsando el desarrollo sostenible en México. Allí, el PNUD apoya Koolel-Kab / Muuchkambal, una iniciativa por la agricultura y la agrosilvicultura orgánica creada por las mujeres mayas que trabajan en la conservación de los bosques, la promoción de los derechos indígenas sobre la tierra y las estrategias de reducción del riesgo de desastres a nivel comunitario. La asociación, que estableció 5.000 hectáreas de bosques comunitarios, reúne a defensores de las políticas públicas que detienen la deforestación y ofrecen alternativas a la agricultura comercial intensiva en insumos. También ha compartido un modelo de apicultura ecológica en más de 20 comunidades, proporcionando una alternativa económica a la tala ilegal.

El empoderamiento de las mujeres es una de las respuestas más efectivas al cambio climático. El éxito de las acciones sobre el cambio climático depende de elevar las voces de las mujeres, asegurándose de que sus experiencias y opiniones sean escuchadas en las mesas de toma de decisiones y en el apoyo a que se conviertan en líderes en la adaptación al clima. Al asegurar que las cuestiones de género y el empoderamiento de las mujeres se tengan en cuenta sistemáticamente dentro de las respuestas del medio ambiente y el cambio climático, los líderes mundiales que están cerrando la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU de 2014 en Lima, Perú, pueden ayudar a reducir, en lugar de exacerbar, las desigualdades y hacer posible el desarrollo sostenible.

PNUD En el mundo