Abordar el cambio climático desde las bases: una presentación de propuestas de los pueblos indígenas | Jessica Faieta

02 dic 2014

 Foto: PNUD Perú

La COP20 da continuidad a las discusiones mantenidas entre gobiernos y representantes indígenas en Septiembre 2014, durante la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas y la Cumbre sobre el Clima. Además, por primera vez en la historia de la COP, los propios pueblos indígenas coordinan un pabellón sobre las contribuciones importantes que ellos pueden hacer para encontrar soluciones contra el calentamiento global.

El año 2014 ha sido un punto de inflexión para los pueblos indígenas del mundo por la reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General, que recibió el nombre de Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, y la Cumbre sobre el Clima que tuvieron lugar en Nueva York el pasado 22 y 23 de Septiembre.

Durante la Cumbre sobre el Clima, la coalición global de pueblos indígenas se comprometió a continuar protegiendo los 400 millones de hectáreas bajo su custodia, condenó la pérdida de numerosos líderes indígenas que se han opuesto a la deforestación ilegal y demandó el respeto de sus derechos colectivos, incluyendo su derecho de acceso a recursos naturales, la libre determinación y el consentimiento libre, previo e informado, así como la reconstitución y titulación de sus tierras ancestrales y el financiamiento climático territorial de acuerdo a la estructura de gobernabilidad indígena.

El trabajo y compromiso del PNUD con los pueblos indígenas forma parte integral de nuestro trabajo hacia el desarrollo humano sostenible. El PNUD reconoce la necesidad de crear espacios para la participación inclusiva de los pueblos indígenas en espacios públicos y procesos de planificación para el desarrollo, respetando sus instituciones tradicionales, valores culturales y prioridades de desarrollo.

Los pueblos indígenas de América Latina han aumentado su militancia por hacer escuchar sus voces y reclamar por sus derechos durante los últimos 20 años pero su participación y representación política sigue siendo baja, especialmente entre las mujeres indígenas. Entre los factores que han favorecido una mayor participación se cuentan el fortalecimiento de los movimientos indígenas basados en sus organizaciones comunitarias, de alcance estadual y regional, apoyados por el uso de las nuevas tecnologías, las redes sociales, la ampliación de sus derechos tras la firma de convenios y documentos declaraciones internacionales y la creación o ampliación de instituciones que impulsan los temas indígenas.

Además, la gran mayoría de los recursos naturales del mundo se encuentran en tierras y territorios indígenas, los cuales tienen un valor cultural y espiritual significativo para ellos y forman la base para la existencia duradera de sus comunidades. Sin embargo, los pueblos indígenas siempre han formado parte de la población más vulnerable al cambio climático, y por lo tanto las soluciones de adaptación deben estar orientadas a enfrentar los niveles desproporcionados de riesgo que enfrentan.

El PNUD está comprometido a continuar desempeñando un rol fundamental en la implementación y seguimiento de los compromisos asumidos en el marco de estos eventos clave del 2014. Los pueblos indígenas seguirán contando con nuestro apoyo para fortalecer sus capacidades y contribuir a dar respuesta a sus necesidades y demandas en la promoción de sus derechos junto a nuestras contrapartes nacionales en los más de 170 estados y territorios en los que trabajamos por el desarrollo humano sostenible e inclusivo.

*Ver artículo completo en Revista Humanum.

PNUD En el mundo