Nueva York — Los países en desarrollo van a la cabeza del mundo en la respuesta ante el cambio climático, según recoge un nuevo informe dado a conocer hoy en el que se llama a actuar de manera decidida y urgente contra los efectos del calentamiento global.

Según el informe, al menos 112 países, incluidos muchos de los más vulnerables al cambio climático y menos responsables de las causas de este, buscan actualizar antes de 2020 sus planes de respuesta contra el cambio climático, conocidos como contribuciones determinadas a  nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés).

Esta conclusión del informe abre una puerta al optimismo, en opinión del Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner. “En 2015, países de todo el mundo dieron en París su respaldo a una visión basada en un futuro bajo en emisiones de carbono, resiliente y sostenible para nuestro planeta”, dijo.  “El informe muestra que los gobiernos han dado pasos audaces para reducir las emisiones y aumentar la resiliencia frente al cambio climático. El Acuerdo de París puede funcionar, y lo está haciendo”.

Al mismo tiempo, el informe señala que la falta de concienciación y de datos fiables todavía constituyen cuellos de botella importantes en los países en desarrollo, y que el acceso a recursos financieros, o la disponibilidad de estos, representa el principal obstáculo a la ambición climática. Al mismo tiempo, aunque los flujos financieros relacionados con el clima mundial aumentaron un 17% en el periodo 2015-2016 frente al ciclo 2013-2014, hasta alcanzar los US$ 681.000 millones, esta cifra resulta muy insuficiente respecto a las cantidades de dinero que se necesitan.

En su intervención durante el acto de lanzamiento, la Vicesecretaria General, Amina Mohammed, describió el informe como “la instantánea más completa hasta el momento para determinar si el mundo va por el buen camino” e hizo un llamamiento a reforzar la acción climática. “Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos; es necesario hacer mucho más”, dijo.

El informe, publicado conjuntamente por el PNUD y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), ve la luz a menos de una semana de la Cumbre sobre el Clima del Secretario General de la ONU, que tendrá lugar el 23 de septiembre.

Las expectativas para la Cumbre son elevadas, con atención especial a los compromisos nacionales: el Secretario General ha solicitado a los líderes que acudan con “planes concretos y realistas” a fin de reforzar dichos compromisos antes de 2020, en línea con la reducción de un 45% en las emisiones de gases de efecto invernadero durante la próxima década, hasta llegar a la tasa neta cero en 2050.

En respuesta a dicha solicitud, el PNUD utilizó el lanzamiento del informe para anunciar también una nueva e importante iniciativa para abordar el desafío climático mediante el fortalecimiento de su promesa de respaldar la profundización de los compromisos climáticos nacionales antes de 2020.

“Esto no es algo teórico, no pertenece a un futuro lejano: se trata de supervivencia”, dijo Steiner al anunciar la promesa climática. “El PNUD parte de nuestra experiencia en la acción climática. Asumimos el compromiso de apoyar a 100 países para que logren realizar los planes más ambiciosos que el mundo necesita para garantizar un futuro para nosotros mismos, nuestros hijos y todas las generaciones futuras. En el marco de esta iniciativa, el PNUD trabajará hombro con hombro con los países a medida que adoptan medidas audaces”, añadió.

Asimismo, el PNUD ampliará su cartera —actualmente la más grande del sistema de la ONU en lo relativo al cambio climático— para extender una acción mundial que llega ya a 140 países. De aquí a 2030, el PNUD contribuirá a que 100 millones de personas tengan acceso a energía limpia, restaurará 100 millones de hectáreas de tierras degradadas y conservará 500 millones de hectáreas más, además de movilizar US$ 3.000 millones adicionales para la acción climática en 100 países.

Más conclusiones clave:

  • 75 países, que representan el 37 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG, por sus siglas en inglés), están marcando el camino con la intención de mejorar su ambición en las próximas NDC, bien sea reduciendo las emisiones de GHG, a través de la inclusión de medidas para reforzar la resiliencia de las sociedades ante el cambio climático, o ambas. Más de 40 son países menos adelantados (LDC, por sus siglas en inglés) y pequeños Estados insulares en desarrollo (SIDS). Casi tres cuartas partes han indicado que sus NDC incluirán medidas para mejorar la adaptación en sectores como: agua, agricultura, salud, ecosistemas y bosques.                                                    
  • Las 37 naciones restantes, que representan el 16 por ciento de los GHG a nivel mundial, tienen previsto “actualizar” sus planes actuales. La actualización puede servir para reflejar los últimos datos científicos o las tendencias en las emisiones. Sin embargo, este proceso puede permitir la aparición de oportunidades para una acción climática aún más decidida
  • Solo 14 países han indicado que no tienen previsto presentar revisiones a los planes climáticos.
  • 71 países, incluidos la mayoría de los desarrollados, siguen sin decidir todavía cómo piensan abordar la revisión de sus NDC. Algunos establecieron ya en 2015 objetivos muy ambiciosos y, por lo tanto, quizás encuentren dificultades para hacerlo de nuevo. Por otro lado, muchos países en desarrollo quieren hacer más pero necesitan recursos que acompañen su ambición.
  • 67 países tienen previsto incorporar consideraciones sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en los planes revisados.

Descargar el informe completo aquí, o ver conclusiones principales aquí.

Contacto: Dylan Lowthian, PNUD, +1 212 906 5516 dylan.lowthian@undp.org

Icon of SDG 13

PNUD En el mundo