Disminuyen los casos de ébola e impulsan la justicia en Sierra Leona

24-jun-2015

Una niña en Sierra Leona. El PNUD ha ayudado a mujeres, jóvenes y otros grupos vulnerables a acceder a la justicia en zonas remotas. Foto: PNUD Sierra Leona/ Lesley Wright

Moyamba, Sierra Leona - Durante más de dos años, Sorbah, de 17 años, vivió con miedo e inseguridad. Acusado falsamente de robo a principios de 2013, su vida se detuvo. "Me preocupaba mi futuro. Pensaba si podría volver a la escuela", dice. Al fin, entre enormes aplausos y una sala llena de familiares y amigos, recibió el veredicto de "no culpable". "Es un gran día para mí. Me siento tan tranquilo y feliz. El ébola se va y llega la justicia", dice.

El ébola puso mucha presión sobre el sistema de justicia de Sierra Leona. Los juicios se detuvieron o se enlentecieron, ya que los funcionarios no trabajaban. Se realizaron más arrestos, dentro del marco de las leyes de emergencia, poniendo la presión sobre las prisiones de Sierra Leona que de por sí están superpobladas.

Muchos estuvieron en detención durante largos períodos sin juicio. "Incluso en [la capital] Freetown, tuvimos que reducir las operaciones al mínimo porque los jueces estaban preocupados por el contagio del ébola si las cortes albergaban a muchas personas", dice Stephen Yaya Mansaray, Secretario de la Suprema Corte de Sierra Leona.

La situación era peor en áreas de difícil acceso. "No pudimos celebrar sesiones de la Suprema Corte en Moyamba y en otras regiones porque había que trasladar a las personas, los jueces, el secretario, los consejos estatales, los equipos y las pruebas, además de todo el papeleo", dice Yaya Mansaray.

Antes del brote de la epidemia, los juzgados móviles ayudaban a garantizar que los acusados en áreas remotas tuviesen juicios justos. Los juzgados móviles cercanos a las escenas del crimen significa que las víctimas, los testigos y las comunidades locales pueden participar. Con el apoyo del PNUD, los juzgados móviles están funcionando nuevamente, ayudando a poner al día los casos atrasados en Moyamba y en otras tres regiones de entre las más afectadas.

"Con el respaldo financiero y técnico del PNUD, el juzgado móvil de Moyamba ya ha solucionado 24 de los 36 casos atrasados de la época de la epidemia", dice Lionel Laurens, Coordinador de la Respuesta al Ébola del PNUD en Sierra Leona. "La mitad de todos los casos atrasados en Port Loko y Freetown también han sido solucionados", agrega.

Según el Secretario de la Suprema Corte Yaya Mansaray, "el apoyo del PNUD ha sido instrumental a la hora de hacer avanzar rápidamente los casos y hacer posible la celebración de juicios especiales".

El apoyo del PNUD a los juzgados móviles comenzó en 2011. El trabajo es parte de un programa más amplio para dar un impulso al acceso a la justicia en todo el país, especialmente en áreas remotas. Como parte del programa, el PNUD comenzó recientemente a ayudar a las cortes especiales para víctimas de la violencia sexual y de género. Estas cortes especiales "ponen mucho más énfasis en las víctimas", dice Laurens.

El Director del PNUD en Sierra Leona, Sudipto Mukerjee, dice que "las personas que están presas, especialmente los detenidos sin juicio, están entre los más vulnerables del país. La próxima fase de cinco años de nuestra ayuda al sector de la justicia echará las bases de un sistema de justicia fuerte y eficaz, al tiempo que nos reponemos del ébola". 

Ayudar a los más vulnerables es uno de los principales objetivos del plan nacional de recuperación del ébola, que tiene como meta llegar y mantener cero casos de ébola y ocuparse de prioridades como la salud y otros servicios.

Para respaldar al Gobierno, el PNUD ha comenzado su propio plan de recuperación. El programa de 18 meses debe "fortalecer las capacidades del gobierno de coordinar la recuperación, eliminar cualquier brote futuro, ocuparse del impacto socioeconómico de la enfermedad y crear la resiliencia de las comunidades más afectadas", dijo Mukerjee.

El PNUD está a la cabeza de la ayuda de la ONU en materia de recuperación del ébola en los tres países más afectados, Guinea, Liberia y Sierra Leona.

PNUD En el mundo