Los jóvenes voluntarios de la comunidad crean conciencia contra la COVID-19 en las comunidades más expuestas de Zambia. Foto: PNUD Zambia/Moses Zangar Jr

Durante la mayor parte de este año, nuestras vidas se han visto afectadas por la pandemia de la COVID-19. Se han perdido vidas, se han interrumpido los medios de vida y la educación se ha visto afectada negativamente. Los niveles de pobreza han aumentado en algunos países, los lazos sociales se han tensado y la tendencia general de desarrollo se ha invertido. Sin embargo, a pesar del panorama sombrío, hemos sido testigos de historias de esperanza, coraje, triunfo y bondad entre nosotros: el espíritu de unidad -Ubuntu, Obuntubulamu, Utu- como se conoce comúnmente en África oriental y meridional.

El espíritu de voluntariado, innato en todos nosotros, es lo que impulsa a las personas desinteresadas que durante la pandemia de la COVID-19 brindaron bondad a sus vecinos, apoyaron el acceso a la atención médica para los necesitados, compraron provisiones para ancianos y otras personas vulnerables, entre otros actos de generosidad. Esto resuena con una cita del ex Secretario General de la ONU, Kofi Annan: “Detrás del progreso se encuentran muchos factores. Uno es la voluntad de muchas personas de donar su tiempo, esfuerzo, recursos e ideas para el bienestar y el avance de todos. Los llamamos voluntarios". Los voluntarios han estado a la vanguardia de las respuestas médicas, comunitarias y sociales en África oriental y meridional. El Plan Estratégico de Preparación y Respuesta COVID-19 desarrollado por la OMS identifica a los voluntarios de la comunidad como partes interesadas clave para la comunicación de riesgos, la participación de la comunidad y la prestación de servicios de salud.

Desde que me uní al programa de Voluntarios de las Naciones Unidas para África Oriental y Meridional en noviembre, me ha honrado el desinterés mostrado por los voluntarios de todas las edades, razas y géneros en toda la región. En Zambia, más de 800 jóvenes voluntarios de la comunidad han llegado a unos 700.000 hogares a través de una iniciativa de divulgación de la COVID-19 puerta a puerta, desmintiendo mitos y difundiendo mensajes que salvan vidas. En Kenia, Nicodemus Otieno y Cynthia Wandabwa son dos de los 50 profesionales de la salud Voluntarios de las Naciones Unidas desplegados por el PNUD Kenia en todo el país para apoyar la respuesta nacional a la COVID-19. En Mozambique, Ângela Macie, una Voluntaria de las Naciones Unidas que trabaja con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), está a la vanguardia apoyando la logística para la distribución de alimentos en comunidades vulnerables. En Somalia, muchos médicos voluntarios de las Naciones Unidas prestan apoyo a las clínicas de las Naciones Unidas en regiones remotas. En momentos como este, estos y muchos otros voluntarios a nivel mundial están apoyando a países de la región y del mundo en la lucha contra la COVID-19.

A medida que los países avancen para reconstruir mejor sus cimientos socioeconómicos que se han agrietado en gran medida por la pandemia, los voluntarios desempeñarán un papel fundamental. Según el Informe sobre el estado del voluntariado mundial del programa VNU 2018, más de mil millones de personas se ofrecen como voluntarias cada año en todo el mundo, y muchas más están dispuestas a hacerlo si se les brinda la oportunidad. Esto se traduce en una de cada siete personas, un equivalente a 109 millones de trabajadores a tiempo completo en todo el mundo. Si constituyeran un país, la fuerza de trabajo voluntaria global sería la quinta más grande del mundo, aproximadamente equivalente al número de personas empleadas en Indonesia. La contribución del voluntariado al PIB no puede subestimarse. En Kenia, el voluntariado contribuye a aproximadamente el 3,6% del PIB según una investigación encargada por el Departamento de Estado de Protección Social de Kenia en 2017.

El programa VNU ESARO seguirá asociándose con la ONU y los Estados Miembros de la región para promover el voluntariado como un "medio poderoso y transversal de implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", como se reconoce, por primera vez, en la Revisión Cuadrienal Integral de Políticas de actividades del sistema de las Naciones Unidas, adoptado en diciembre de 2020.

Icon of SDG 07 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo