Aunque algunas actividades planificadas bajo la Promesa Climática se han retrasado debido a la pandemia, la evidencia sugiere que esto no significa que los países estén desacelerando sus respuestas a la crisis climática. Más de la mitad de los países con promesas climáticas están indicando su intención de realizar mayores reducciones de gases de efecto invernadero. Foto: PNUD Sri Lanka

 

En el período previo a la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas de 2019, el PNUD se comprometió a apoyar al menos a 100 países para mejorar las promesas que hicieron en virtud del histórico Acuerdo de París de 2016. Nuestra Promesa Climática se hizo en reconocimiento de los hallazgos que encontraron que casi la mitad del mundo planeaba tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero 71 países aún estaban indecisos sobre el nivel de su compromiso.

Nos propusimos hacer todo lo posible, ya que 2020 representaba la primera oportunidad para que los países revisen y mejoren formalmente sus promesas, que se denominan Contribuciones Determinadas a nivel Nacional o CDN. Nuestro objetivo era simple; queríamos asegurarnos de que cualquier país que deseara aumentar su ambición climática pudiera hacerlo.

Este compromiso se basó en nuestra sólida historia de apoyo a los países para diseñar e implementar la primera generación de CDN, sobre todo a través del Programa de Apoyo a las CDN, así como nuestra cartera en energía, finanzas, gobernanza, reducción del riesgo de desastres, salud, soluciones basadas en la naturaleza, adaptación y resiliencia, juventud y género. Teníamos claro lo que había que hacer. El PNUD respondió a los países con rapidez para definir y desplegar el apoyo necesario.

Seis meses después, el PNUD celebraba acuerdos formales con 114 países, convirtiéndose en la oferta de apoyo más grande del mundo para la mejora de las CDN.

Poco sabíamos que en 2020 estaríamos enfrentando una pandemia que pondría al mundo en pausa durante varios meses y resultaría en el aplazamiento de las negociaciones climáticas internacionales por un año. Aunque algunas actividades planificadas bajo la Promesa Climática se han retrasado, la mayoría de los gobiernos todavía están comprometidos a presentar nuevas CDN, incluso cuando también combaten la crisis de COVID-19, y 11 de ellos ya lo han hecho. Alrededor de dos tercios de los países de la Promesa Climática han retrasado sus plazos de presentación de CDN, pero para la mayoría solo unos meses.

A pesar de los retrasos, la evidencia sugiere que esto no significa que los países estén desacelerando sus respuestas a la crisis climática. Más de la mitad de los países con promesas climáticas están indicando su intención de realizar mayores recortes de gases de efecto invernadero. Algunos se están tomando tiempo para ajustar y reevaluar, aprovechando el proceso de revisión para ayudar a diseñar, organizar las finanzas e implementar una recuperación ecológica. Hemos visto países como Nigeria, Túnez, Serbia, Chile e Indonesia promover vínculos más estrechos entre la recuperación económica y la ambición climática, con casi un tercio de los países que informaron vincular el apoyo de la Promesa Climática a la respuesta y recuperación de la COVID-19.

A medida que se acerca el quinto aniversario del Acuerdo de París en diciembre, recordamos lo que está en juego en la crisis climática. El informe de la OMM publicado recientemente, Unidos en la Ciencia, enfatizó que los confinamientos a corto plazo provocados por la COVID-19 no nos ayudarán a cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, y necesitaremos transiciones ecológicas ambiciosas, aceleradas y a largo plazo para regenerar nuestro planeta.

¿Qué mejor momento para trazar este nuevo camino e invertir en esta transición verde que en respuesta a una salud mundial y una crisis económica emergente? Si bien la COVID-19 presentó un camino más complicado y difícil para cumplir con la Promesa Climática, también nos ha brindado una oportunidad que no podemos dejar escapar.

Las CDN son más importantes que nunca. Este es un momento difícil, pero estamos en un punto de inflexión para nuestro futuro. Es un momento de ahora o nunca para actuar.

Icon of SDG 13

PNUD En el mundo