Hemos visto un inmenso avance en la igualdad de género y los derechos de la mujer desde la aprobación de la Declaración de Beijing, incluidos importantes éxitos en educación y salud. Foto: PNUD PAPP/Shareef Sarhan

 

Este año, el mundo está conmemorando el 25º aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (Beijing+25), la agenda más visionaria para lograr la igualdad de género. Si bien la crisis de COVID-19 ha ensombrecido o pospuesto algunos de los eventos y resultados emblemáticos de la conmemoración, no ha cambiado el hecho de que la agenda de Beijing sigue siendo un modelo universal para la humanidad, guiada por la visión de un mundo con más igualdad de género.

Hemos visto un inmenso avance en la igualdad de género y los derechos de la mujer desde la aprobación de la declaración, incluidos importantes éxitos en educación y salud. Entre 1995 y 2018, el número de niñas en edad de asistir a la escuela primaria y secundaria inferior que no asisten a la escuela casi se redujo a la mitad. La tasa mundial de mortalidad materna se redujo en un 38% entre 2000 y 2017.

Si bien celebramos este tremendo progreso, la realidad es que el cambio ha sido demasiado lento. Ahora, la crisis de la COVID-19 amenaza con hacernos retroceder aún más, deshaciendo muchos de los avances en igualdad de género durante los últimos 25 años. La pandemia está agravando las desigualdades de género existentes y golpeando duramente a las mujeres. Como vimos en dos tablas de datos que el PNUD publicó a principios de este año, las mujeres soportan una mayor carga de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado, tienen acceso limitado a la protección social y experimentan una violencia generalizada, todo lo cual ahora está empeorando debido a la COVID-19.

Estas consecuencias pueden ampliar aún más la brecha de pobreza de género. Una nueva investigación del PNUD, ONU Mujeres y el Centro Pardee para el Futuro Internacional de la Universidad de Denver muestra que la crisis de la COVID-19 aumentará drásticamente la tasa de pobreza de las mujeres. Pronostica que para 2021, por cada 100 hombres de 25 a 34 años que viven en la pobreza extrema, habrá 118 mujeres.

Sin embargo, mientras los colegas se reúnen hoy para la reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 25 aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, es un buen recordatorio de que no tiene por qué ser así. La pandemia también nos brinda la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente. El tema de la reunión de hoy es "acelerar la consecución de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas", y podemos hacerlo si los países adoptan un enfoque más sólido que tenga en cuenta las cuestiones de género para el desarrollo humano para todos.

Para ayudar a los países a lograr esto, lanzamos el Rastreador Global de Género COVID-19 a principios de esta semana. Coordinado por el PNUD, con un importante liderazgo técnico de ONU Mujeres y co-creado por ambas agencias, monitorea las medidas de política promulgadas por los gobiernos de todo el mundo para abordar la crisis de la COVID-19 y destaca las respuestas que han integrado una perspectiva de género. Incluye más de 2.500 medidas nacionales en 206 países y territorios que abordan directamente la seguridad económica y social de las mujeres, incluido el trabajo de cuidados no remunerado, el mercado laboral y la violencia contra la mujer.

El rastreador muestra que las respuestas del mercado laboral, la protección social y la economía mundial a la COVID-19 han sido, hasta ahora, en gran medida ciegas a las necesidades de las mujeres. Sin embargo, también ilustra cómo algunos países han optado por priorizar la igualdad de género en sus esfuerzos de respuesta y recuperación a la COVID-19 y sus enfoques innovadores. Pakistán ha utilizado la tecnología digital para ampliar un programa de efectivo de emergencia y ha proporcionado beneficios a 4,5 millones de mujeres. Nuestra esperanza es que el rastreador anime a los gobiernos a aprender de estas lecciones y a abogar por un enfoque de la pandemia sensible al género, manteniendo la igualdad de género al frente y al centro.

Mientras continuamos conmemorando Beijing+25 el próximo año, trabajemos juntos para aprovechar esta oportunidad de cambiar el modelo económico existente hacia un contrato social renovado que priorice la justicia social y la igualdad de género, avanzando aún más la visión presentada en Beijing hace 25 años.

 

 

 

 

Icon of SDG 01 Icon of SDG 05 Icon of SDG 10

PNUD En el mundo