Blog


La nueva alianza entre el PNUD y el Banco Mundial marca la diferencia en un Yemen devastado por la guerra

por

A través de una alianza con el Banco Mundial, el PNUD implementará más de $300 millones para promover trabajos y mejorar el acceso a servicios básicos. Foto: PNUD Yemen

Yemen enfrenta una crisis política, humanitaria y de desarrollo sin precedentes. La transición del país después de la primavera árabe se escapó de las manos y se convirtió en una guerra generalizada a partir de marzo de 2015.

Durante mucho tiempo, Yemen ha sido uno de los Países Menos Desarrollados (PMD) y el más pobre de la región árabe. Antes del conflicto, más de la mitad de los 28 millones de yemeníes ya vivía por debajo de la línea de pobreza.

Inevitablemente, el conflicto ha tenido un impacto catastrófico en el país y su población. Las Naciones Unidas estiman que el conflicto actual ya ha dejado más de 10.000 víctimas civiles entre muertos y heridos. Hay más de 3 millones de desplazados, y las pérdidas económicas y en infraestructura ascienden a más de US$ 19 mil millones.

El conflicto ha empobrecido aún más a la población yemení y ha aumentado su vulnerabilidad. Al menos 8 millones de personas encaran una grave situación de inseguridad alimentaria, y más de 460.000 niños y niñas sufren desnutrición aguda. La impresionante resistencia de la población yemení está llegando al límite.

La falta de alimentos, medicinas, electricidad y trabajo ha agravado una situación humanitaria que ya era crítica. En la actualidad, más del 80% de los yemeníes necesita ayuda internacional, y esta es una presión muy intensa para agencias humanitarias y de desarrollo con fondos limitados. A la fecha, se ha financiado menos del 50% del Plan de respuesta de 2016, y la guerra ha empujado a la población vulnerable de Yemen al borde de la hambruna.

La Cumbre Mundial Humanitaria de 2016, que tuvo lugar en Estambul, prometió una nueva forma de trabajar para trascender la división entre el trabajo humanitario y el de desarrollo, que se inicia con un mejor uso de los recursos y las capacidades y el estímulo a nuevas alianzas y formas de colaboración que ofrezcan capacidades y recursos adicionales en apoyo al logro de resultados colectivos y medibles para las personas y las comunidades.

Como uno de los pocos organismos de desarrollo sobre el terreno en Yemen, el PNUD tiene un rol clave en la ejecución del plan de acción. Recientemente hemos forjado una innovadora alianza con el Banco Mundial para implementar un proyecto de emergencia de USD 300 millones en apoyo a 2 millones de yemeníes a través de un programa de "Dinero por Trabajo", mejora en la prestación de servicios públicos y reparación de infraestructuras esenciales en todo el país.

En este nuevo programa financiado por la Agencia Interancional para el Desarrollo, el BM construye sobre la base de dos décadas de experiencia y alianzas con instituciones en Yemen. Y está diseñado para funcionar en el marco del conflicto. Su objetivo es construir resiliencia para los yemeníes en mayor condición de vulnerabilidad, y brindad soporte a las instituciones nacionales para asegurar la provisión de servicios durante el tiempo de crisis y una vez que esta haya concluido.

Mientras nuestros aliados humanitarios tienen la labor crítica de salvar vidas y asegurar que las necesidades básicas sean satisfechas en Yemen, programas conjuntos como esta nueva iniciativa del PNUD y el Banco Mundial ofrecen una solución innovadora para asegurar que las comunidades no solo se recuperen de la crisis, sino que también mejoren sus posibilidades de desarrollo a largo plazo, necesarias para una paz verdaderamente sostenible.

Yemen Eficacia de la ayuda Reducción de la pobreza y la desigualdad Respuesta a las crisis Blog Desarrollo sostenible Gobernabilidad y consolidación de la paz Auke Lootsma

PNUD En el mundo