Blog


Los que arriesgan todo en busca de seguridad

por

Refugiados siriosUn niño observa mientras refugiados sirios esperan su turno en el Centro de Registro de la ONU en Zahle, al este de Beirut, en el Líbano. Foto: PNUD Líbano

Este año escuché la historia de una mujer siria llamada Nour*. Nour, como muchas personas afectadas por el conflicto en Siria, se vio obligada a abandonar su hogar y huir hacia un país vecino. Pero una vez allí, Nour tuvo un accidente grave debido a que otro conductor no respetó las leyes de tránsito y embistió su auto. Nour sobrevivió, pero su familia no, y el dolor de haber perdido su hogar aumentó enormemente con la pérdida de sus seres queridos.

Nour denunció el incidente a la policía y buscó ayuda de las autoridades para responsabilizar a los culpables del accidente. Pero en lugar de ser escuchada y recibir asistencia, Nour encontró resistencia y fue culpada por el delito. Después de todo, ella era la refugiada. La extranjera. Hasta la fecha, Nour no ha visto que los responsables de matar a su familia hayan comparecido ante la justicia.

Esta es solo una de las tantas historias que escuchamos de personas afectadas por la continua crisis en Siria. Millones de personas han dejado sus hogares, medios de vida, e incluso familias en busca de seguridad, solo para encontrar que aún carecen de protección donde sea que se encuentren.

En algunos casos, las instituciones de justicia y seguridad no tienen la capacidad para soportar las presiones causadas por los considerables flujos de refugiados e inmigrantes. En otros, el influjo de personas desplazadas forzosamente ha exacerbado las tensiones en comunidades que ya tienden a las divisiones sociales y la corrupción. Con frecuencia se dan las dos circunstancias.

 Aún en plena crisis, es crucial fortalecer el estado de derecho para fomentar la estabilidad y la seguridad de todas las personas en las comunidades afectadas.

Por ejemplo, en el Líbano trabajamos con la policía municipal para reducir la fricción y prevenir incidentes violentos entre los refugiados sirios y libaneses. También apoyamos el trabajo de las autoridades para aliviar las presiones y la mayor carga de trabajo del sistema penitenciario libanés atiborrado (que actualmente se estima en un 330 por ciento de su capacidad).

También asistimos a quienes han sufrido abuso y violaciones de los derechos humanos con su solicitud de reparación. Un componente importante de este trabajo es apoyar a la sociedad civil y a organizaciones no gubernamentales a detectar y documentar abusos. Además, trabajamos con partes interesadas nacionales y locales para aumentar el acceso a la justicia y servicios de asistencia legal gratuita. En Jordania, nos hemos aliado con comunidades receptoras –incluida la Sharia y otros tribunales religiosos– para mejorar el acceso a la justicia, especialmente para las mujeres, niñas, hombres y niños más vulnerables.

La justicia, la seguridad y el respeto por los derechos humanos no son objetivos a cumplir cuando se haya logrado un acuerdo político. No. El Estado de derecho es una necesidad inmediata. Determina que mujeres, niños, niñas y hombres, que ya han arriesgado tanto para encontrar seguridad, se sientan a salvo en su nuevo entorno (aunque sea temporario) y encuentren nuevos medios de vida para ellos y sus familias. Para Nour y muchas otras personas como ella, vivir en paz después de haber sufrido tanto, depende totalmente de ello.

* Nombre ficticio

 

 

Alejandro Alvarez Blog Estado de derecho Respuesta a las crisis Países Árabes Líbano República Árabe Siria Gobernabilidad de riesgos

PNUD En el mundo