La respuesta está en la naturaleza

La naturaleza tiene una solución a la crisis global del agua: los árboles.

 

Imagen satelital de Panamá
Una imagen satelital muestra la superficie boscosa en Panamá el 28 de marzo de 2017. Los bosques desempeñan un papel fundamental en la protección de los recursos de agua dulce. © Cortesía de Planet Labs, Inc.

¿Qué tienen las personas y los árboles en común?

Son sistemas de vida complejos, diseñados por la naturaleza. Ambos son altamente dependientes del agua para sobrevivir, y cada uno depende en última instancia del otro para un acceso seguro al H2O que necesita.

La tecnología de la naturaleza

Nuestro planeta azul se está quedando sin agua dulce, la fuerza vital que mantiene a todas las personas. Mientras que el 70 por ciento de la Tierra está cubierta de agua, solo el 3 por ciento de eso es agua dulce. Y los humanos consumen agua a un ritmo más rápido que la capacidad de la naturaleza para reponerla.

Nuestro planeta ya tiene ecosistemas especialmente diseñados para sobreponerse a los desafíos medioambientales. La respuesta a la escasez de agua se encuentra en la tecnología de la naturaleza, especialmente en los bosques.

Para ilustrar este escenario, el PNUD se acercó a Planet, la compañía que produce imágenes satelitales de la Tierra, para obtener fotografías que revelan la magnitud del peligro y destacar las soluciones basadas en la naturaleza para enfrentar este desafío global.

Antes y después: imágenes satelitales muestran la deforestación ocasionada por el cultivo de caña de azúcar en 20,36 kilómetros cuadrados, en solo seis meses. © Cortesía de Planet Labs, Inc.

 

Hacer que llueva

Décadas de mala gestión, contaminación y consumo excesivo han desequilibrado nuestros sistemas de agua. Y el cambio climático está agravando el problema. Al ritmo actual de uso del agua, para 2050, más de la mitad de la población mundial correrá el riesgo de escasez de agua, según Make Every Drop Count, un informe de 2018 de las Naciones Unidas y el Banco Mundial sobre la crisis mundial del agua.

Los bosques son nuestros mejores aliados para asegurar los recursos de agua dulce de los que depende la vida en el planeta. Es sabido que las raíces de los árboles absorben agua del suelo para sobrevivir. Pero lo que se conoce menos es la capacidad de los árboles para hacer llover.

El 40% de las precipitaciones anuales de nuestro planeta provienen de la evapotranspiración, que ocurre cuando los árboles "exhalan" humedad a través de sus hojas. La neblina que esto genera puede verse por los satélites en todo el espacio exterior.

Imagen satelital de la costa de Indonesia con bruma
Imagen satelital muestra un bosque en la zona costera de Indonesia. Los árboles "exhalan" humedad a través de las hojas, creando una bruma que ayuda a generar lluvia. © Cortesía de Planet Labs, Inc.

Los bosques tropicales de la Tierra regulan las precipitaciones globales. Cuando una de estas pierde demasiados árboles, los efectos en el clima se pueden sentir a medio mundo de distancia. Según el Banco Mundial, desde la década de 1990 y a nivel global, cada hora se pierde el equivalente a 1.000 estadios de fútbol.

La capacidad de los bosques de hacer llover es la clave del suministro de agua y los patrones de lluvia de nuestro planeta. Proteger el abastecimiento de agua dulce comienza con la defensa de nuestros árboles.

Restaurar el equilibrio

Los socios del PNUD y de la ONU trabajan con los países para preservar los bosques tropicales más grandes del mundo, como la Amazonía, la selva tropical del Congo y los bosques de Papúa Nueva Guinea. Al trabajar con gobiernos y empresas, buscamos la gobernanza de los recursos hídricos (desde la administración y gestión hasta políticas y leyes) como una solución para restablecer el equilibrio. ONU-REDD es un ejemplo de este esfuerzo.

Desde 2008, el PNUD ha formado parte de ONU-REDD, una alianza con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y ONU Medio Ambiente. Juntos apoyan a los gobiernos a medida que crean políticas y acciones nacionales para proteger los bosques, combatir la tala ilegal y plantar más árboles.

Ascencio Patiachi frente a un árbol
En Perú, los pueblos indígenas están trabajando para preservar la Amazonía, que sostiene la vida en su comunidad y regula el clima en todo el mundo. © Mónica Suárez Galindo y Sally Jabiel, PNUD Perú

Ascencio Patiachi es uno de los guardaparques más antiguos de la Reserva Comunal Amarakaeri, en la zona peruana de la Amazonía, la selva más grande de la Tierra. Hace algunos años, Patiachi se adentró en la selva para encontrar el 'Rostro Harakmbut, un lugar sagrado para su comunidad indígena. Sin embargo, se encontró en el corazón de la reserva con un gran desierto provocado por la minería y la tala.

Lo que Ascencio vio no es un incidente aislado. Los satélites han capturado imágenes del antes y después de las áreas del Amazonas destinadas a la minería que ilustran la escala de la devastación.

La Amazonía está disminuyendo su capacidad de regular las precipitaciones debido a la pérdida de árboles. Si las tasas actuales de deforestación continúan en esta zona, el clima mundial se verá afectado. Las Américas, incluidos México, Texas y el Golfo de México, serían las áreas más afectadas por las condiciones climáticas más frecuentes, como tormentas y olas de calor.

Imagen satelital muestra el impacto de la minería en la selva amazónica en un período de un año en un área de 18 kilómetros cuadrados. © Cortesía de Planet Labs, Inc. .

 

Imagen satelital muestra el impacto de la minería en la zona alta del río Malinowski, en la selva amazónica, durante un período de dos años abarcando 16 kilómetros cuadrados. © Cortesía de Planet Labs, Inc.

 

La Amazonía está disminuyendo su capacidad de regular las precipitaciones debido a la pérdida de árboles. Si las tasas actuales de deforestación continúan en esta zona, el clima mundial se verá afectado. Las Américas, incluidos México, Texas y el Golfo de México, serían las áreas más afectadas por las condiciones climáticas más frecuentes, como tormentas y olas de calor.

A través de la iniciativa REDD + Indígena Amazónico (RIA), Ascencio y otros guardabosques como él trabajan para salvar el ecosistema que sostiene la vida en su comunidad y regula el clima en todo el mundo.

Innovación al servicio de los bosques

Para comprender lo que sucede en nuestro entorno, los gobiernos y ecologistas a menudo comienzan por crear un mapa de riesgos. Esto no siempre es fácil.

En el caso de las Maldivas, con 188 islas habitadas repartidas en una extensa área, esto puede ser bastante costoso y tomar mucho tiempo. Mapear de manera realista unas 11 islas, normalmente tomaría casi un año. Frente al peligro inminente a raíz del aumento del nivel del mar, Maldivas no tiene tiempo que perder.

Para acelerar este proceso, el PNUD se asoció con DJI, una empresa china líder en drones. Estos aparatos ofrecen una vista panorámica y ayudaron a científicos y conservacionistas a mapear una isla completa en un solo día.

En las Maldivas, drones ayudaron a crear mapas 3D que los conservacionistas pueden utilizar para evaluar las condiciones de los manglares costeros. Foto: PNUD Maldivas y DJI

 

Con mejores mapas, las comunidades en las Maldivas están trabajando para restaurar sus bosques de manglares, la solución de la naturaleza para reducir la erosión costera y las marejadas. Estos ayudarán a crear precipitaciones e incluso eliminar la sal del agua de mar en un proceso llamado desalinización.

Los humedales, tal como los manglares, turberas, marismas y pantanos, son sistemas de filtración de la Tierra. Esta tecnología natural actúa como una esponja, absorbiendo contaminantes del agua dulce.

En 2012, la Unión Europea y el PNUD iniciaron el proyecto “Clima East” para encontrar soluciones basadas en la comunidad que trabajen con la naturaleza para mitigar el cambio climático, restaurar ecosistemas y desarrollar medios de vida sostenibles. Siete países de Europa oriental se han unido a esta alianza, centrándose en ecosistemas como bosques y humedales.

Un proyecto PNUD-UE ha restaurado casi 40.000 hectáreas de turbas en Europa oriental. Además de almacenar carbono, las turberas sirven como un sistema de filtración de agua natural.

Naturaleza que provee

Innovaciones como imágenes satelitales y drones utilizados para crear mapas en 3D en las Maldivas son fundamentales para abordar los grandes desafíos ambientales. Pero la clave de la salud planetaria está en la propia tecnología de la naturaleza. Esta proporciona los bosques, nuestros mejores aliados cuando se trata de salvaguardar nuestro suministro de agua dulce. Depende de nosotros preservarlos.

Entonces, ¿qué tienen en común las personas y los árboles? Un destino compartido.

Ambas son formas de vida sofisticadas, diseñadas por la naturaleza y dependientes del agua. Nuestros recursos de agua dulce están bajo amenaza, pero las soluciones están en nuestros bosques y a nuestro alrededor. Al confiar en la inteligencia de la naturaleza, podemos detener la disminución de nuestros recursos hídricos y evitar una gran crisis en los próximos años.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe