Helen Clark: Informe al segundo período ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva del PNUD

09 sep 2013

image

Informe de Helen Clark, Administradora del PNUD,
al segundo período ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva del PNUD

Naciones Unidas, Nueva York, 9 de septiembre de 2013


Sr. Presidente,

miembros de la Junta Ejecutiva,

colegas y amigos:

Me complace darles la bienvenida al segundo período ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva del PNUD.   

Este período de sesiones constituye un hito importante para el PNUD. Desde hace muchos meses esta Junta se ha dedicado en forma activa y constructiva al proceso de formulación del nuevo plan estratégico del PNUD, cuyo proyecto final tenemos hoy ante nosotros para su aprobación.

En mi alocución de hoy quisiera:

-    Reflexionar brevemente sobre la importancia de nuestra labor en apoyo de la aceleración del logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y el progreso en relación con la agenda para el desarrollo después de 2015 y los objetivos de desarrollo sostenible;

-    Examinar el nuevo plan estratégico del PNUD, ofrecerles información actualizada sobre la financiación del PNUD y presentarles las estimaciones del presupuesto integrado para el período 2014-2017;

-    Destacar nuestro compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas; y

-    Subrayar la importancia de que el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD) trabaje en forma conjunta en pos del logro de resultados.

Un llamamiento para acelerar el logro de los ODM  

A menos de 850 días para que se cumpla el plazo de 2015, acelerar el logro de los ODM es una gran prioridad para todos nosotros. Aunque los ODM han permitido impulsar la acción para mejorar las vidas de muchos cientos de millones de personas, persisten considerables lagunas y desafíos. El 25 de septiembre la Asamblea General de las Naciones Unidas realizará un acto especial de un día de duración en que los Estados Miembros podrán volver a comprometerse con acelerar el logro de los ODM. También podría ser una oportunidad de volver a examinar el proceso que lleva a 2015.

El 24 de septiembre el PNUD y el Banco Mundial celebrarán un acto paralelo a la Asamblea General, que también se centrará en las medidas concretas que pueden adoptarse para acelerar el logro de los ODM. Los dirigentes de varios de los 45 países o más que ahora utilizan el marco para acelerar el logro de los ODM se referirán a las experiencias de sus países al respecto.

A medida que nos acercamos al plazo de 2015, la presentación de informes sobre las actividades encaminadas al logro de las metas de los ODM reviste cada vez mayor interés. Desde 2001, el PNUD ha sido el encargado de registrar los progresos hacia el logro de los ODM a nivel nacional. Desde entonces, en colaboración con los equipos de las Naciones Unidas en los países, hemos apoyado a los gobiernos para la elaboración de más de 400 informes nacionales y subnacionales sobre los ODM. De este modo, hemos ayudado a los países a incorporar los ODM en su planificación nacional y en los sistemas de asignación de recursos.
 
Ahora el PNUD presentará su iniciativa “Un país, un informe sobre los ODM”, que dará lugar a la elaboración de un conjunto de informes nacionales sobre los ODM antes de fines de 2015. Hago votos por que los asociados puedan prestar apoyo financiero a esta iniciativa.

Hacia una agenda para el desarrollo después de 2015

La experiencia adquirida y las lecciones extraídas de los ODM deberían ser el fundamento de la elaboración de una agenda para el desarrollo después de 2015 y objetivos de desarrollo sostenible.

En el último período de sesiones de la Junta, me referí a las conclusiones iniciales de la conversación mundial facilitada por el sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo sobre qué desearían los ciudadanos de todo el mundo incluir en una agenda renovada. Mañana el Secretario General y yo presentaremos el informe final de esta conversación mundial. Más de un millón de personas han aportado sus perspectivas mediante 88 consultas nacionales; 11 consultas temáticas; y por conducto de redes sociales, teléfonos móviles y la encuesta global en línea MI Mundo.

Se han formulado llamamientos reiterados a establecer una futura agenda que pueda dar cumplimiento a los ODM y consolidar el éxito de estos para reducir las desigualdades y erradicar la pobreza extrema en todo el mundo. Al mismo tiempo, los encuestados también proponen que la siguiente agenda aborde en mayor grado las causas fundamentales de las privaciones, la injusticia y la inseguridad, y resuelva los nuevos problemas y desafíos de manera integrada. También se ha puesto de relieve la importancia de la gobernanza honesta y eficaz.

En general esta respuesta es coherente con el importante informe del Grupo de Alto Nivel sobre la Agenda para el Desarrollo después de 2015 del Secretario General y ha contribuido a las deliberaciones en curso del Grupo de Trabajo Abierto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En el PNUD trabajaremos para ayudar a los Estados Miembros a que acuerden una agenda de desarrollo única, universal y coherente y objetivos de desarrollo sostenible después de 2015. También haremos cuanto esté a nuestro alcance para que las voces, opiniones e ideas de las personas formen parte del debate.

Cambiar con el mundo – el plan estratégico del PNUD 2014-2017

En esta reunión nos complace presentar para su aprobación el proyecto final del plan estratégico siguiente del PNUD.

Este documento refleja la determinación del PNUD de convertirse en una organización más centrada, orientada hacia los resultados, eficaz y eficiente. Al elaborar el plan, hemos tenido en cuenta la importancia de que fuera coherente con el resultado de la revisión cuadrienal amplia de la política y otras orientaciones importantes, como el documento final de Río+20.

El proyecto de plan estratégico propone una visión precisa centrada en la reducción de la pobreza de formas que reduzcan simultáneamente la desigualdad y la exclusión. Esto transmite claramente a nuestra organización en todo el mundo el mensaje de que nuestra labor debe concebirse para ayudarnos a contribuir al logro de esa visión.

Este plan contiene considerablemente menos resultados propuestos que el anterior. Esto permitirá garantizar que nuestra programación sea más centrada y que los resultados buscados sean más claros.
 
La erradicación de la pobreza no podrá lograrse mediante la intervención de un único agente, ni una única política o institución. Para reducir las tasas de pobreza de formas sostenibles, el PNUD puede apoyar a los países, y de hecho lo hace, para que aborden las causas de la pobreza, entre otras, la falta de empleo, los medios de vida y un acceso justo a los recursos naturales; las desigualdades de género; y un legado de conflictos o de desastres; y para que establezcan una gobernanza eficaz. Trabajamos en apoyo de los países para resolver estos problemas sin olvidar el medio ambiente.  

Las principales prioridades de nuestra labor diferirán entre los distintos países en respuesta a la demanda nacional, de conformidad con el principio de implicación nacional reafirmado por la revisión cuadrienal amplia de la política. Nos proponemos estar preparados para trabajar con los Estados Miembros a fin de trazar sendas de desarrollo sostenibles que respondan a sus propias necesidades y objetivos de desarrollo.

El PNUD no puede ser un experto en todas las cuestiones de desarrollo que deben abordarse en cada país. Los problemas que perpetúan la pobreza están relacionados entre sí y deben encararse desde distintos ángulos por diversos agentes. Es importante que el PNUD sea una organización de talla en los ámbitos en que tiene ventajas comparativas y que colabore con otras organizaciones en los ámbitos en que no las tiene.

El plan no deja dudas de que la cooperación Sur-Sur y la cooperación triangular serán las piedras angulares de nuestra labor. Nuestra participación en estas modalidades se ha incrementado. Ahora debemos velar por que nuestros sistemas se ajusten al propósito de esta labor. Muchas de las posibles soluciones a los desafíos de política en el Sur ya han sido aplicadas por otros en el Sur. El PNUD puede constituirse en un asociado poderoso al intercambiar experiencias y tecnologías en distintos países y regiones.

Nuestro proyecto de plan estratégico alienta al PNUD a proporcionar orientación intelectual en relación con la cuestión general de cómo transformar las economías para que fomenten el crecimiento de maneras que sean tanto favorables a los pobres como sostenibles desde la perspectiva económica, social y ambiental.  Reconoce la importancia de la creación de empleos y medios de vida sostenibles. Esto reviste enorme importancia para muchos países en que las tasas de desempleo persistentemente elevadas, en particular entre los jóvenes, obstaculizan el desarrollo humano.

El plan también reconoce que las rápidas tasas de urbanización en todo el mundo en desarrollo deben tenerse en cuenta en nuestro análisis. La pobreza ha dejado de ser un problema mayormente de las zonas rurales. Debemos ampliar nuestra labor de conformidad con ello, al tiempo que seguimos prestando apoyo a los medios de vida sostenibles en las zonas rurales. En asociación con organismos como el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), también podemos contribuir a que las ciudades sean sostenibles y habitables, tema central del último innovador informe sobre desarrollo humano de China, que presenté conjuntamente con los asociados nacionales del PNUD en Beijing la semana pasada.  

El plan hace hincapié en que la creación de resiliencia es fundamental para sostener el desarrollo humano. Si ello se logra mediante una mejor planificación, una mejor gobernanza, la creación de economías más diversificadas, la ampliación de la protección social, la reducción del riesgo de desastres o la construcción de la infraestructura para la paz, dependerá de las circunstancias de cada país. Todos los países viven con riesgos; la esencia del desarrollo consiste en establecer los sistemas de adaptación y mitigación para que los países puedan seguir cambiando y progresando.

El apoyo a la gobernanza democrática y efectiva continuará ocupando un lugar central en nuestra labor y deberá actualizarse permanentemente. Las nuevas tecnologías, las mayores expectativas de los ciudadanos de hacerse escuchar y el ritmo del cambio están ejerciendo presión en los sistemas de gobernanza de todo el mundo. También está claro que no solo importan las estructuras y procesos formales de gobernanza democrática, sino también cuán efectivos son esos procesos de gobernanza en la prestación de servicios a los pobres y excluidos y, en última instancia habrán de determinar si el progreso del desarrollo humano puede alcanzarse y sostenerse.

La erradicación de la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo sostenible son difíciles de alcanzar en los países afectados por el conflicto, o que han salido de este. El apoyo a esos Estados seguirá siendo una prioridad muy elevada del PNUD.

El plan reconoce la responsabilidad del PNUD como el organismo principal en lo que se refiere a la coordinación del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo en general. Más adelante he de referirme a nuestro importante papel como impulsor de la reforma en las Naciones Unidas, pero por ahora deseo destacar que este es un pilar muy importante de nuestra labor.

Esta orientación mejorada del proyecto de plan estratégico se ha traducido en el hecho de que su marco de resultados conexo sea mucho más estricto que en el pasado. En tal sentido, sentará las bases de una presentación de informes mejores y más integrados a la Junta.  Además, por primera vez estamos en condiciones de suministrar a la Junta proyecciones sobre la vinculación entre los recursos estimados y los resultados propuestos.

Evidentemente se trata de proyecciones y no de cifras exactas del presupuesto, dado que la asignación final de los recursos a los resultados se determinará por medio de las decisiones que adopte cada país en que se ejecutan programas, en función de sus prioridades y del tipo y la cuantía de la financiación disponible. No obstante, las metas establecidas en el marco de resultados guardarán relación con los recursos que prevemos gastar.

Deseo aprovechar esta oportunidad para agradecer muy sinceramente a todos los miembros de la Junta el tiempo y los esfuerzos que han dedicado a ayudarnos a elaborar un proyecto de plan estratégico de calidad. Una vez que se alcance un acuerdo, se iniciará un nuevo capítulo en la historia del PNUD.

Para poder cumplir con lo dispuesto en el plan estratégico, nos comprometemos a hacer del PNUD una organización más eficaz y sostenible. El plan reconoce la necesidad de volver a examinar la estructura de la organización para garantizar que se ajuste a su propósito y que utilice los recursos que se nos han encomendado de la mejor manera posible.  

A tal fin, hemos reestructurado las propuestas que podemos ultimar una vez que el plan se haya aprobado. La orientación de los cambios tendrá por objeto garantizar que más recursos se asignen a la mejora de la prestación de servicios a nivel de los países; que se elimine la duplicación de funciones dentro de la organización y que la rendición de cuentas de las distintas funciones sea clara; que aprovechemos mejor las posibles economías de escala en los servicios de transacción; y que el perfil de nuestros funcionarios se ajuste plenamente a nuestras necesidades para que se obtengan resultados  eficaces en función de los costos y eficientes.

Asignar recursos a las actividades de desarrollo

He de referirme ahora a las estimaciones del presupuesto integrado del PNUD para el período 2014-2017.
 
Las estimaciones del presupuesto integrado abarcan el mismo período cuadrienal que el plan estratégico, lo cual constituye un cambio respecto de la práctica anterior de presentar presupuestos institucionales bienales y marcos de arreglos de programación cuadrienales.  
 
Este criterio reconoce los vínculos entre los resultados de desarrollo e institucionales en los planos nacional, regional y mundial, y las necesidades de recursos conexas. El enfoque de las estimaciones del presupuesto integrado se ha armonizado con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres  (ONU-Mujeres). Hemos estimado los recursos disponibles para todo el período del plan estratégico en 24.300 millones de dólares de los EE.UU. Los gastos previstos se han calculado en 22.600 millones de dólares, de los cuales 20.100 millones (el 88,8%) se han asignado a actividades de desarrollo.

Se propone aumentar los recursos ordinarios asignados a actividades programáticas de 540 millones de dólares por año para 2014-2015 a 600 millones por año para 2016-2017, en razón de un incremento previsto de los ingresos y de una reducción importante del componente institucional del presupuesto. Esto último obedece en parte a la eliminación gradual de las medidas tradicionales relativas a la aplicación de la nueva metodología de recuperación de los gastos. La reducción real del componente institucional asciende a 173,5 millones de dólares en 2014-2015, respecto de 2012-2013, seguida de una reducción adicional de 66,4 millones de dólares en 2016-2017. De resultas de ello y de conformidad con lo dispuesto en la revisión cuadrienal amplia de la política, una mayor proporción de los recursos se asigna directamente al logro de resultados de desarrollo.
 
La Junta ya ha aprobado el resguardo de las líneas programáticas del TRAC-1 y el apoyo al sistema de coordinadores residentes. Además, las propuestas actuales abarcan el resguardo de las partidas programáticas clave del TRAC-3, la Oficina encargada del Informe sobre Desarrollo Humano y la Oficina de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur. Las propuestas también incluyen una partida de recursos programáticos para el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC).
 
El presupuesto integrado da prioridad al apoyo del PNUD a la coordinación de las Naciones Unidas.  Asigna 88 millones de dólares anuales de recursos ordinarios a financiar los aspectos fundamentales de esta función y nuestra parte de los 33 millones de dólares adicionales que se financiarán con arreglo a un sistema de participación de los gastos entre los integrantes del GNUD, que tiene en cuenta el tamaño y el alcance de la contribución de las organizaciones del GNUD al desarrollo.
 
También me complace confirmar que los estados financieros del PNUD correspondientes a 2012 han recibido una opinión de auditoría sin salvedades. Esto es especialmente importante por tratarse de la primera auditoría desde la adopción de las Normas Internacionales de Contabilidad del Sector Público (IPSAS).
 
De conformidad con la información preliminar que presenté durante el período de sesiones anual de junio, en 2012 las contribuciones totales al PNUD ascendieron a 4.740 millones de dólares, una leve disminución respecto de 2011. Los gastos totales fueron 5.260 millones de dólares que, si bien fueron menores a los de 2011, utilizaron excedentes de años anteriores. Las contribuciones a los recursos ordinarios ascendieron a 846 millones de dólares, pero 49 millones correspondientes a 2012 se recibieron después de la finalización del ejercicio económico y se registrarán como ingresos en 2013. Las proyecciones actuales indican que este año las contribuciones totales a recursos básicos seguirán disminuyendo como resultado de movimientos de los tipos de cambio y reducciones realizadas por algunos asociados.   
 
El saldo de recursos no gastados a fin de 2012 disminuyó a 4.300 millones de dólares, lo cual refleja la utilización deliberada de los recursos no utilizados. Tras la adopción de las IPSAS, ahora el PNUD puede reconocer el alcance pleno de los pasivos de su balance que, me complace decir, sigue mostrando una posición neta positiva.
 
En 2012 las contribuciones al FNUDC llegaron al mayor nivel registrado de 55 millones de dólares. Sus gastos totales fueron 51 millones. De conformidad con las IPSAS, ahora el FNUDC prepara estados financieros por separado- Estos también recibieron una opinión de auditoría sin reservas.
 
Como ya destaqué muchas veces, una masa estable y critica de recursos básicos constituye el cimiento de la financiación del PNUD. Agradecemos especialmente a todos los contribuyentes a nuestros recursos básicos.



Compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas

El PNUD ha asumido la nueva función de anfitrión de la Iniciativa Internacional para la Transparencia de la Ayuda, encabezando un consorcio que incluye a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), Ghana, Suecia y la organización no gubernamental Development Initiatives del Reino Unido. Esta nueva función coloca al PNUD a la vanguardia de los esfuerzos mundiales por incrementar la transparencia de la cooperación para el desarrollo, entre otras cosas mediante actividades destinadas a seguir elaborando la norma común de publicación de información sobre los gastos de la ayuda de la Iniciativa.  

De conformidad con la norma común, seguimos aumentando la transparencia de nuestra propia labor publicando información ampliada sobre nuestros proyectos y corrientes financieras en open.undp.org. También hemos aclarado nuestra política de divulgación de información para velar por que la transparencia sea uno de los ejes de nuestra forma de trabajar. Al final de mi alocución tendrán la oportunidad de ver una película breve sobre la forma en que funciona el portal de transparencia open.undp.org.

Como bien sabe la Junta, un paso importante hacia una mayor transparencia y rendición de cuentas fue su decisión de hacer públicos los informes de auditoría interna. Esto comenzó en enero y hasta ahora se han publicado 89 informes en nuestro sitio web público.

Impulsar la reforma de las Naciones Unidas

El PNUD colabora con el sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo más amplio a fin de que sea más coherente, eficaz y eficiente. Se ha asignado prioridad elevada a la aplicación de la resolución sobre la revisión cuadrienal amplia de la política de 2012.

Como se observó en el período de sesiones del Consejo Económico y Social de julio, ya se han realizado progresos en las principales iniciativas de reforma:

1.    Hemos acordado procedimientos operativos estándar del GNUD para el enfoque Unidos en la acción,  con un plan de acción conexo destinado a simplificar y armonizar las normas, políticas y procedimientos de programación, presentación de informes, finanzas, recursos humanos y otros servicios administrativos.

El proceso revisado de aprobación del documento del programa para el país en la sede también contribuirá a la racionalización del proceso.

Estamos en vías de establecer un “fondo para juntos obtener resultados”, que se centrará firmemente en los resultados y las asignaciones basadas en el desempeño, y que debería aumentar la previsibilidad de la financiación de los programas de las Naciones Unidas en los países de la iniciativa Unidos en la acción.

2.    Respecto de la reforma de las operaciones institucionales, recientemente se puso en marcha un programa piloto de un centro de servicios institucionales plenamente integrado para el equipo de las Naciones Unidas en el Brasil, que promete mejoras potenciales de la eficiencia de las adquisiciones de hasta 2,3 millones de dólares por año a lo largo del tiempo.

En 13 países estamos poniendo a prueba planes estratégicos institucionales multianuales de todo el sistema en apoyo de la aplicación de los Marcos de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD).

3.    Respecto del funcionamiento del sistema de coordinadores residentes, cabe destacar que la diversidad del cuerpo de coordinadores residentes en función de la representación geográfica y de género y de la participación de todo el sistema es la más alta registrada.   

La selección, capacitación y evaluación de los coordinadores residentes debe ser estricta. El Centro de Evaluación de Coordinadores Residentes debe examinar un conjunto de competencias, incluida la de liderazgo en materia de desarrollo que no debe darse por sentada en el proceso de evaluación. La posición del coordinador residente como jefe del equipo de las Naciones Unidas en el país se ha fortalecido, de conformidad con lo dispuesto en la revisión cuadrienal amplia de la política.

4.    Por último, en 2014 comenzará la nueva modalidad de financiación mediante un sistema de participación de los gastos del sistema de coordinadores residentes por todas las Naciones Unidas, que garantiza un mayor apoyo a la coordinación por todo el sistema.
 
En general, el GNUD está progresando satisfactoriamente en lo que se refiere al conjunto de cuestiones de reforma identificadas en la revisión cuadrienal amplia de la política, entre otras cosas la preparación de un marco amplio de vigilancia y presentación de informes de la revisión cuadrienal que combinará el Plan de Acción del GNUD para la aplicación de la revisión cuadrienal y la matriz de la revisión cuadrienal del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DAES).

La reunión conjunta de las Juntas Ejecutivas que se celebrará en enero ofrecerá la oportunidad de analizar los progresos y los problemas de la reforma a nivel de la sede.

Quisiera aprovechar la oportunidad de dar las gracias a Debbie Landey, Directora de la Oficina de las Naciones Unidas de Coordinación de Operaciones para el Desarrollo por su dedicación y servicio al sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo. Debbie ha sido una impulsora fundamental de muchas reformas de las Naciones Unidas emprendidas por el GNUD desde 2008 y ha encabezado la readaptación de las funciones y los recursos disponibles de la Oficina.
 
Debbie se jubila después de 35 años de servicio en las Naciones Unidas, entre otras cosas como Coordinadora Residente en dos países, Directora Ejecutiva Adjunta del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), Administradora Auxiliar Adjunta de la Dirección de Gestión del PNUD y Directora de la Oficina de Recursos Humanos del PNUD.

Agradezco sinceramente a Debbie su distinguido servicio a lo largo de toda una vida profesional y todo el apoyo que me ha brindado en mi calidad de Presidenta del GNUD y del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo.

También se encuentra presente hoy un directivo superior del PNUD, a quien muchos miembros de la Junta conocen. Durante los últimos ocho años Olav Kjørven ha trabajado en el PNUD en Nueva York, primero al frente del Grupo de Medio Ambiente y Energía de la Dirección de Políticas de Desarrollo y luego como Director de esa Dirección. Olav se jubila de su puesto a fin de este mes.

Olav es un líder excepcional, que siempre ha demostrado pasión, dedicación y empeño en relación con los valores de las Naciones Unidas y las aspiraciones del PNUD. Su energía y su motivación son legendarias. Ha ayudado al PNUD a aplicar la teoría del desarrollo en la práctica y a encabezar los principales debates sobre el desarrollo. Ha respaldado enérgicamente el compromiso del PNUD con el desarrollo sostenible y los enfoques integrados para el logro de los ODM y otros objetivos. Su liderazgo ha sido esencial para asegurar que se tengan en cuenta las opiniones de todas las personas del mundo en el debate sobre la agenda para el desarrollo después de 2015. De esta forma y muchas otras, Olav ha ayudado a que el PNUD sea una organización más fuerte, más relevante, más sustantiva e innovadora. En nombre de todo nuestro personal, agradezco a Olav su gran dedicación.

Desde la reunión anterior de la Junta, se han nombrado dos nuevos Directores, Abdoulaye Mar Dieye de la Dirección Regional de África y Haoliang Xu de la Dirección Regional de Asia y el Pacífico. Todos los miembros de la Junta y nosotros les deseamos lo mejor.

Conclusión

Como señalé al comienzo de mi alocución, esta reunión marca un hito importante para el PNUD. Al aprobar el nuevo plan estratégico, la Junta puede proveer a la organización cimientos sólidos sobre los cuales responder a los desafíos del desarrollo del siglo XXI.

Al basarse en los puntos fuertes de nuestra organización, el plan nos permitirá seguir siendo el asociado preferido, ayudando a los países a lograr simultáneamente la erradicación de la pobreza y una reducción importante de las desigualdades y la exclusión de formas sostenibles. Una vez más, agradezco a los miembros de la Junta su apoyo en la preparación de un proyecto de plan estratégico y un marco integrado de resultados de calidad para su aprobación y espero con interés recibir sus observaciones.

_________________________________________________
Participe en la conversación en Twitter en #UNDPEB


Liderazgo
Helen

Helen Clark entró en funciones como Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo el 20 de abril de 2009, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la organización. Es también Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, un comité compuesto por los directores de todos los fondos, programas y departamentos de la ONU que trabajan en cuestiones relacionadas con el desarrollo.

VER MÁS
Video: PNUD y transparencia

PNUD está a la vanguardia de los esfuerzos mundiales por incrementar la transparencia de la cooperación para el desarrollo