Rebeca Grynspan: Lanzamiento del Informe Parlamentario Mundial

02 abr 2012

Palabras de bienvenida de Rebeca Grynspan
Secretaria General Adjunta de la ONU y Administradora Asociada del PNUD

Con motivo de la presentación oficial del
Informe Parlamentario Mundial de la Asamblea de la UIP

Kampala, Uganda, 2 de abril de 2012

Honorable Rebecca Alitwala Kadaga, Presidenta del Parlamento de Uganda
Honorable Abdelwahed Radi, Presidente de la UIP
Honorables Parlamentarios
Secretario General de la UIP, Sr. Anders Johnsson
Distinguidos invitados, damas y caballeros

Tengo el honor de contar con la oportunidad de unirme a todos ustedes en la apertura de la 126a Asamblea de la Unión Interparlamentaria.

Vaya mi agradecimiento a nuestros huéspedes ugandeses por todo el esfuerzo realizado para hacer realidad este evento y por ser un valioso y comprometido socio tanto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la organización que contribuyo a dirigir, como de la Unión Interparlamentaria.

El PNUD y la UIP, la red mundial más amplia de instituciones parlamentarias, tienen el placer de lanzar oficialmente el primer Informe Parlamentario Mundial, “La naturaleza cambiante de la representación parlamentaria”. El PNUD tiene el orgullo de trabajar en colaboración con la UIP para ayudar a los países de todo el mundo a construir “mejores parlamentos para democracias más fuertes”.

Para ello, giramos la vista a una rica historia. Desde su creación en 1889, el ejemplo y la labor de la UIP contribuyeron a sentar las bases de la cooperación multilateral que, con el paso del tiempo, dio lugar al nacimiento de las Naciones Unidas.

El alcance de nuestra cooperación es evidente en la preparación del Informe que presentamos hoy. En su elaboración, la UIP y el PNUD se han beneficiado de las ideas y los datos compartidos por más de 650 parlamentarios (con 69 entrevistas en profundidad realizadas por el principal autor, como dijo el Presidente de la UIP en su intervención) y la información proporcionada por más del 65 por ciento de los parlamentos del mundo. Les agradecemos su apoyo y participación en este esfuerzo colectivo sin precedentes.

Sus aportaciones han dado lugar a un Informe que, creemos, puede ser de gran utilidad a los parlamentarios al reunir experiencias y prácticas innovadoras que conectan a los parlamentos con ciudadanos de todo el mundo, y ayudarles en su adaptación a los nuevos tiempos y necesidades. El dicho de que “la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno” cada día tiene más seguidores. Pero al mismo tiempo que se extiende este concepto, aumentan las exigencias que recaen sobre los gobiernos y parlamentos, el escrutinio al que son sometidos, cada vez con mayores demandas de transparencia e información, y las expectativas para que participen e influyan en las decisiones.

El presente informe puede ofrecernos vías para enfrentar estos retos y evitar la erosión del apoyo a los parlamentos. Aquí se deben incluir, también, los cambios que están experimentando los partidos políticos en muchas partes del mundo.

Nos encontramos también en un momento crucial. Al acercarse el año 2015, fecha acordada para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, tenemos muchas cosas que celebrar, particularmente la buena noticia de que hemos alcanzado las metas de reducir a la mitad la pobreza extrema y el porcentaje de población sin acceso al agua potable segura, y de que incluso las regiones más pobres del mundo muestran sólidos avances.

Estamos también cerca de conseguir que todos los niños, varones y hembras, estén matriculados en la escuela primaria. Por otro lado, hoy en día mueren por tuberculosis un 40 por ciento menos personas que en 1990, mientras que las muertes por malaria se han reducido un 30% durante el mismo periodo. Las infecciones por VIH han disminuido un 21 por cierto desde el punto álgido de la epidemia, en 1997, y se calcula que los tratamientos han evitado la muerte de 2,5 millones de personas desde 1995.

Se están haciendo especiales esfuerzos para reducir la mortalidad materna e infantil, para impulsar el desarrollo sostenible y combatir las notables desigualdades existentes entre países y dentro de los mismos. Pero será necesario redoblar dichos esfuerzos para seguir progresando y poder sostener los avances realizados si tenemos en cuenta las amenazas que suponen las crisis financiera y económica, la volatilidad de los precios alimentarios y energéticos, y la repetición de desastres naturales que han dejado atrás —o amenazan con dejarlos— a muchos grupos de personas inadecuadamente representadas en los datos acumulados: los más pobres de los pobres y los desfavorecidos, estigmatizados o discriminados por razón de su sexo, edad, raza, etnia, lugar de residencia o discapacidad.

Para sostener y acelerar el progreso, y afrontar los retos a los que hacemos referencia más arriba, los países necesitan instituciones fuertes y políticas inteligentes. Como parlamentarios, ustedes juegan un papel clave. Ustedes dan forma a la misma democracia, redactan y formulan las leyes, asignan los presupuestos y marcan los parámetros fiscales, los marcos básicos para extender los beneficios del crecimiento a las comunidades y personas pobres y aumentar su resistencia y capacidad de adaptación. Desde el PNUD venimos recurriendo cada vez más a lo que llamamos “apoyar la democracia más allá de la urna de votaciones”. Esto implica trabajar estrechamente con los parlamentos para que la democracia se centre más en las personas; en otras palabras, como decimos en el PNUD, para convertir la democracia en una “democracia de los ciudadanos”. 

Como destaca el Informe, los parlamentos derivan su autoridad de la ciudadanía, y mantener dicha autoridad exige que se mantengan en constante evolución y se adapten a las expectativas del público. Los parlamentos deben proporcionar ese vínculo vital entre los ciudadanos y el sistema de gobierno, y ejercer la función de foro primordial para el debate de cuestiones de interés público, así como desempeñar funciones que ninguna otra institución puede desempeñar. Las formas de democracia directa no pueden sustituir al proceso parlamentario. Allí donde las nuevas formas participativas han tenido más eficacia lo han hecho complementando y reforzando el proceso representativo, no evitándolo.

Pero, por otra parte, los parlamentos tienen que ser productivos y demostrar su eficacia en las tres funciones esenciales que desempeñan y que, como sabemos, están relacionadas entre sí: legislación, control del ejecutivo y representación.

El Informe Mundial que presentamos hoy dirige su atención hacia la tercera de estas funciones y a la necesidad de escuchar y responder a la sociedad civil y los ciudadanos, así como de mantener un diálogo constructivo. Sólo así los parlamentos serán plenamente representativos y, por tanto, accesibles a todos a quienes representan. El Informe ofrece ejemplos concretos de cómo las visitas a los distritos, el trabajo con los votantes, las sesiones informativas con ciudadanos y expertos permiten a los parlamentarios recibir las preocupaciones ciudadanas y de la comunidad, reflexionar sobre ellas y actuar.

El Informe reconoce, por otra parte, que si bien los métodos pueden ser similares, las costumbres, prácticas y mecanismos empleados en el desarrollo de estos aspectos reflejan las particularidades culturales de cada país. La diversidad de sistemas parlamentarios expresa los contextos históricos y políticos específicos de los países. Sabemos que para lograr su sostenibilidad, las iniciativas de desarrollo tienen que venir impulsadas desde el propio país y estar respaldadas por una gobernanza efectiva.

Por tanto, el Informe no propone un modelo o enfoque universal. Lo que hace es ofrecer a los políticos, expertos y ciudadanos información acerca del funcionamiento de los parlamentos del mundo, así como experiencias ilustrativas de los retos a que se enfrentan y un análisis de las lecciones que se pueden extraer respecto a las diversas maneras de superarlos. 

El Informe destaca, por ejemplo, la posibilidad de retransmitir los plenos del parlamento como una forma de generar confianza en los sistemas parlamentarios y permitir una participación activa. Cuando los ciudadanos tienen la posibilidad de ver el funcionamiento interno de las instituciones de gobierno sale beneficiada la colaboración entre partidos políticos y se extiende la comprensión. Sabemos también que no todo esto es positivo. El dilema que plantea la posibilidad de retransmitir las labores del parlamento es que el conflicto y las imágenes negativas acaparan más atención que un debate positivo y constructivo. Por otro lado, los casos de Benín y Afganistán muestran que las retransmisiones de radio han sido medios muy efectivos para mejorar el contacto con los ciudadanos de regiones remotas y, a su vez, de generar respuestas y aportaciones.

En el Informe hay referencias a ejemplos de países en todas las regiones del mundo.

A fin de generar confianza y promover la eficacia, los parlamentos deben también ser un reflejo de las sociedades que representan. Mucho se ha avanzado en este punto, pero el promedio mundial de mujeres con escaños parlamentarios sigue estando lejos del 30 por ciento que quedó recogido en la Declaración de Beijing. Es preciso aunar esfuerzos para aumentar la representación de las mujeres, minorías étnicas y otros grupos excluidos.

Varios países africanos cuentan con algunos de los porcentajes más altos de participación parlamentaria femenina; es el caso de Rwanda, con el mayor porcentaje del mundo, seguido de las Seychelles y Sudáfrica.

Asimismo, necesitamos aprovechar el enorme potencial que las nuevas tecnologías y las redes sociales tienen para a conectar a los responsables de la toma de decisiones con los ciudadanos (sin crear expectativas de que todas y cada una de las peticiones individuales pueda ser satisfecha mediante un email o una solución personal). Es preciso que los parlamentarios sean capaces de equilibrar la necesidad de responder y ser gestores, negociadores y facilitadores efectivos de las solicitudes de sus representados.

Como la gente sabe más, los parlamentos tienen que saber mejor. Estamos presenciando una nueva oleada de reformas parlamentarias dirigidas, no sólo a lograr unos objetivos inmediatos en su eficiencia sino, también, a contribuir fundamentalmente al fortalecimiento de la capacidad de los parlamentos para responder con iniciativas que sirvan para mejorar las vidas de las personas y lograr un desarrollo humano sostenible.

El PNUD está preparado para apoyar sus esfuerzos y continuar la labor que ya desempeñamos, ofreciendo apoyo a uno de cada tres parlamentos del mundo. Aquí, en Uganda, el PNUD colabora con el Parlamento para reforzar su función de supervisión de la prestación de servicios y apoyar sus esfuerzos de divulgación pública. 

Avanzando juntos, el PNUD y la UIP esperamos utilizar las lecciones y mensajes del Informe para estimular debates sobre las mejores formas de desempeñar nuestros deberes democráticos en unas sociedades cada vez más complejas y mejor conectadas.

Pero antes de concluir, permítanme resaltar que, si bien todavía queda mucho por hacer, como el Informe apunta, los parlamentos son hoy más abiertos y accesibles, más profesionales, cuentan con mejores recursos y son más eficaces que nunca.

Y para acabar, quiero dar las gracias al autor del Informe, el Sr. Greg Power y su equipo, por la meticulosa labor de investigación y la calidad de su trabajo, a mis colegas del PNUD y de la UIP por su buena colaboración, al Consejo Asesor por su orientación, así como a los profesionales, parlamentarios y numerosos donantes (Bélgica, Suiza, Suecia, Francia) que lo han hecho posible. El Informe es un tributo a millones de mujeres y hombres que todos los días, en algún lugar del mundo, votan por sus representantes parlamentarios y un reconocimiento del ejercicio democrático que se pone en marcha cada vez que un parlamento libre lleva a cabo un debate nacional sobre cuestiones que importan a las personas que representa.

Gracias.

Sobre la autora
thumbnail

Rebeca Grynspan es Secretaria General Adjunta de la ONU y Administradora Asociada del PNUD. Fue Representante Delegada de la ONU en la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití, integrada por funcionarios del gobierno de Haití, el ex-presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, y otros socios internacionales de alto nivel.

 

Síguele en Twitter: @RGrynspan

saber más
Publicación
publication cover
Informe Parlamentario Mundial

Esta primera edición del Informe Parlamentario Mundial se enfoca en la siempre cambiante relación entre los ciudadanos y los parlamentos. Su intención es analizar la manera en que las expectativas de los ciudadanos están cambiando y lo que los parlamentos, los políticos y el personal parlamentario están haciendo en consecuencia.

Leer Informe