Líderes de organizaciones humanitarias y de desarrollo hacen un llamado en apoyo de las personas desplazadas internamente y las comunidades que las albergan

22-sep-2016

Foto: UNHCR

Líderes de organizaciones humanitarias y de desarrollo, entre ellos la Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Helen Clark, han hecho un llamado a la comunidad internacional para incrementar sus esfuerzos en respaldo de las personas desplazadas internamente (PDI) y las comunidades que las reciben.

En un comunicado conjunto, hacen un llamado a los gobiernos, los líderes globales, líderes de opinión y el público en general para mantener en el foco de atención a las personas que se encuentran desplazadas internamente, junto a los refugiados y migrantes.

Junto a Helen Clark, el comunicado contó con la firma de Stephen O'Brien, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios y Coordinador de Ayuda de Emergencia (CAE); Chaloka Beyani, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas Desplazadas Internamente; Jan Egeland, Secretario General del Consejo Noruego para los Refugiados; y David Miliband, Presidente y CEO del Comité Internacional de Rescate.

El texto de la carta es el siguiente:

 

"LA MAYORÍA INVISIBLE: AYUDANDO A LAS PERSONAS DESPLAZADAS INTERNAMENTE"

 

Carta abierta de OCHA, PNUD, Comité Internacional de Rescate (IRC por sus siglas en inglés), Consejo Noruego para los Refugiados (NRC por sus siglas en inglés) y el Relator Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos.

Publicada el 22 de septiembre de 2016

Para: Estados Miembros

 

En los últimos años, hemos sido testigos de imágenes de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes en condición de vulnerabilidad forzados a embarcarse en viajes peligrosos. Este sufrimiento humano exige nuestra atención. La adopción de la Declaración de Nueva York sobre los Refugiados y Migrantes a principios de esta semana es un hito importante en este esfuerzo. Nos gustaría reconocer el liderazgo de todas aquellas personas que han ayudado a conseguir este éxito tan grande; la continuidad de su compromiso será esencial para garantizar que las acciones concretas en apoyo de los refugiados y los migrantes se hagan en seguimiento a la adopción de la declaración. Nos alienta el hecho de que las personas que migran estuvieron muy presentes en discusiones clave durante la Asamblea General, en particular en las reuniones de alto nivel sobre Siria, Yemen, Irak y Sudán del Sur.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas que actualmente se han visto forzadas a abandonar sus hogares no han cruzado aún fronteras internacionales. Ellos también huyen del conflicto armado, la violencia y los desastres. Sin embargo, debido a que se han visto desplazados en sus propios países, sus historias no han sido contadas. Su situación a menudo es olvidada.

Hoy en día, de los 65.3 millones de personas forzosamente desplazadas en todo el mundo, 40.8 millones o más de seis de cada diez están desplazadas internamente (PDI). Ellos son la mayoría invisible de las personas desplazadas.

Todos conocemos la trágica muerte de Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años cuyo cuerpo quedó varado en una playa en Turquía. La foto horrible compartida en todo el mundo mostró el calvario al que se enfrentan tantos refugiados. Pero cuando Aylan y su familia huyeron de su casa por primera vez, se trasladaron varias veces dentro de Siria en busca de seguridad. Fue la falta de apoyo y las nefastas condiciones las que finalmente obligaron a la familia a emprender el viaje más peligroso y huir del país, con trágicas consecuencias.

Poner límites a nuestro apoyo en base a unas líneas en un mapa sería un gran fracaso de la humanidad. Nuestro trabajo está guiado por la humanidad y la humanidad no tiene fronteras. Debemos hacer todo lo posible para garantizar que ningún grupo quede sin asistencia. No debemos dejar a nadie atrás. Esta fue la promesa del mundo a través de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Agenda para la Humanidad. No puede haber desarrollo sostenible si los más de 40 millones de desplazados internos se quedan atrás.

Cuando las personas huyen de sus hogares, a menudo esperan regresar en cuestión de días o semanas. En realidad, la mayoría de ellos necesitan años o incluso décadas puesto que el conflicto, la destrucción o la ocupación se prolonga, o debido al temor al acoso o al ataque o la falta de oportunidades económicas, entre otros factores. Muchos caen en la pobreza, después de haber vendido las joyas u otros activos y con pocas oportunidades para mantener a sus familias y se convierten vulnerables a la extorsión, la discriminación y el abuso. El desplazamiento interno a menudo marca el inicio de una larga lucha en la parte baja o en los márgenes de la sociedad.

Hacer frente a esta realidad requiere la intensificación de los esfuerzos para satisfacer las necesidades de protección y asistencia inmediata de los desplazados internos, además de hacer frente a los desafíos políticos y de desarrollo a largo plazo resultantes de los desplazamientos internos. Para poder dar a las personas desplazadas internas la oportunidad de volver a una vida digna, deben tener plena libertad de movimiento, acceso a los servicios básicos, los mercados de trabajo, salud, educación, vivienda adecuada, medios de vida sostenibles y tenencia segura de la tierra. Debemos enfocarnos en obtener mejoras reales y medibles en sus vidas en forma de resultados específicos en materia de salud, educación, bienestar y seguridad económica. Esto requiere un fuerte liderazgo de los gobiernos nacionales. Las organizaciones internacionales y socios bilaterales deben apoyar esos esfuerzos para reducir el desplazamiento prolongado y no sólo "gestionar" el número de casos.

Se necesita una acción urgente para encontrar una visión coherente y colectiva y hacer frente a las necesidades a largo plazo de los desplazados internos, así como proveer apoyo a las comunidades que los acogen. Este trabajo debe cumplir con las convenciones internacionales y debe estar respaldado por fuertes políticas nacionales con la asistencia internacional integral y adecuada. El Secretario General de la ONU ha hecho un llamamiento para renovar los esfuerzos para prevenir el desplazamiento interno, abordar las causas fundamentales y apoyar soluciones seguras, dignas y duraderas para las personas desplazadas dentro del país, con el objetivo de reducir a la mitad el desplazamiento interno a nivel mundial para el año 2030. La Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes también reconoce la difícil situación de los desplazados dentro de las fronteras nacionales y constata la necesidad de protección, asistencia y prevención del desplazamiento en primer lugar. Para lograr esto, el mundo debe hacer más y forma urgente para apoyar a los desplazados internos y a las comunidades que los acogen.

Instamos a los gobiernos, líderes mundiales, líderes de opinión y a la población a unirse a esta causa. Debemos permanecer unidos el próximo año para proponer mejores formas de prevenir el desplazamiento interno y apoyar a la mayoría invisible de las personas desplazadas. Mientras tanto, hacemos un llamado a los líderes y al público en general para mantener el centro de atención de nuestra compasión en los desplazados internos, junto con los refugiados y los migrantes.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe