Líderes de las Naciones Unidas, junto con el actor Alec Baldwin, proclaman los ganadores del Premio Ecuatorial 2015

21-sep-2015

Nueva York — Líderes de las Naciones Unidas, junto con el galardonado actor y activista Alec Baldwin, anunciarán las 21 iniciativas ganadoras del Premio Ecuatorial del presente año, un premio internacional que recompensa los esfuerzos comunitarios más destacados en la lucha para reducir la pobreza, proteger la naturaleza y fortalecer la resiliencia ante el cambio climático.

Entre los ganadores se hallan un grupo indígena brasileño que inspiró la película Avatar, un equipo indonesio de conservación dedicado al salvamento de las tortugas marinas, un movimiento por los derechos de los pigmeos en la República Democrática del Congo y una organización de base comunitaria en la región más pobre de Afganistán que se ocupa de la recuperación de zonas afectadas por el conflicto a la vez que crean puestos de trabajo.

“Estos ganadores muestran lo que se puede realizar cuando los pueblos indígenas y las comunidades locales cuentan con el respaldo del derecho a administrar sus tierras, territorios y recursos naturales”, afirmó Helen Clark, Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

“Protegen los bosques y la fauna, gestionan el paisaje con el fin de proporcionar seguridad alimentaria y agua, crean puestos de trabajo y empoderan a las poblaciones locales” añadió Helen Clark. “La conclusión es que los derechos sobre la tierra de los pueblos indígenas son buenos para el clima y buenos para el desarrollo sostenible.”

Los ganadores del premio han asegurado los derechos sobre las tierras de cientos de comunidades, han salvado millones de hectáreas de bosques de la destrucción, han protegido especies animales salvajes en riesgo de extinción y han creado decenas de miles de puestos de trabajo para sus comunidades. Entre los ganadores hay grupos que trabajan en zonas de conflicto en Irán, Afganistán y República Democrática del Congo, y otros que lo hacen en las comunidades de Honduras y Colombia víctimas del tráfico de drogas y otros tipos de delincuencia.

Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, destacó la importancia de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) e instó a la participación de los pueblos indígenas y las comunidades locales con el fin contribuir a que el mundo logre los objetivos colectivos en materia de  cambio climático.

“El acuerdo que los gobiernos alcanzarán en París será un catalizador crucial para el desarrollo sostenible en el siglo XXI. Todos, gobiernos, ciudades y empresas, así como las comunidades locales e indígenas, están interesados, y cada una de esas partes tiene un papel que desempeñar para lograr la reducción de las emisiones y la construcción de sociedades resilientes”, afirmó.

Este año, los ganadores fueron elegidos entre un número récord de 1.461 candidaturas provenientes de 126 países. Durante meses, una serie de expertos internacionales llevaron a cabo un riguroso proceso de selección de los ganadores. El Premio Ecuatorial es único, ya que recompensa la acción colectiva en lugar de los logros individuales.

Esta es la primera vez que el Premio Ecuatorial se otorga a grupos de Afganistán, Guyana e Irán. El premio también se concede a los ganadores de Belice, Bolivia, Brasil, Camboya, China, Colombia, República Democrática del Congo, Etiopía/Kenya, Honduras, Indonesia, Madagascar, Malasia/Indonesia, Papua Nueva Guinea, Tanzanía y Uganda.

Cada ganador del Premio Ecuatorial recibirá 10.000 dólares y podrá enviar a sus representantes a una cumbre comunitaria de dos semanas que se celebrará en París durante la COP21. Los representantes serán homenajeados en una gala estelar el 7 de diciembre de 2015.

El Premio Ecuatorial ha recibido el apoyo de ex Jefes de Estado como Gro Harlem Brundtland y Oscar Arias, ganadores del Premio Nobel como Al Gore y Elinor Ostrom, líderes de opinión como Jane Goodall y Jeffrey Sachs, líderes indígenas como Vicky Tauli-Corpuz, filántropos como Richard Branson y Ted Turner, y celebridades como Edward Norton, Gisele Bündchen, Connie Britton y muchos otros.

Se trata del programa insignia de la Iniciativa Ecuatorial, una asociación que reúne a las Naciones Unidas, los gobiernos, la sociedad civil y empresas y organizaciones de base para avanzar en la búsqueda de soluciones orientadas a un desarrollo sostenible.

Entre otros asociados a esta Iniciativa se cuentan los gobiernos de Noruega, Alemania, Suecia y Estados Unidos, así como Conservation International, el Convenio sobre la Diversidad Biológica, Ecoagriculture Partners, la Universidad de Fordham, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Nature Conservancy, PCI-Media Impact, Rare, el Programa Ambiental de las Naciones Unidas, el PNUD y la Fundación de la ONU.

Para obtener más información pueden consultar el sitio web de Iniciativa Ecuatorial o participar en el debate vía Facebook o Twitter en #EquatorPrize.

GANADORES DEL PREMIO ECUADOR 2015

* En el sitio web www.equatorinitiative.org pueden consultarse los resúmenes detallados de los ganadores.

Organización rural del medio ambiente, Afganistán – Esta organización opera en una de las provincias más pobres de Afganistán y ha logrado la prohibición de la pesca y la caza ilegales, la mejora de la seguridad alimentaria y la recuperación de tierras degradadas, mediante proyectos de alimentos por trabajo (6.150 empleos creados), viveros, patrullas de vigilancia forestal, construcción de terrazas y plantación de árboles frutales y de frutos secos (200.000 árboles plantados).

Alianza de líderes Maya, Belice – Esta organización, centrada en los derechos territoriales, la gestión forestal y conservación del medio ambiente, se compone de una coalición de organizaciones y líderes mayas que han asegurado los derechos sobre sus tierras de 39 comunidades indígenas Q'eqchi y Mopán en el sur de Belice. Con ello han logrado la primera victoria de los pueblos indígenas de la región del Caribe en materia de derechos sobre la tierra.

Consejo Indígena del Pueblo Tacana, Bolivia – En el corazón de una de las zonas con mayor biodiversidad de Bolivia, que alberga a más de 50 especies en peligro de extinción, el grupo indígena Tacana ha logrado garantizar los derechos sobre más de 389.300 hectáreas de bosque, con el resultado de una deforestación regional cuatro veces menor y el desarrollo de industrias sostenibles en la agrosilvicultura, el ecoturismo, la producción de cacao y la cría de caimanes.

Instituto Raoni, Brasil – Organización fundada por los Kayapó, grupo indígena que inspiró la exitosa película Avatar. Esta iniciativa ha protegido 2,5 millones de hectáreas de bosques nativos, con ayuda de una estrategia de comunicación innovadora, un proyecto llamado “Guerreros del vídeo”, que documenta la tala ilegal en los rincones más remotos de la región amazónica. El grupo también trabaja para fortalecer la seguridad alimentaria local y desarrollar medios de vida alternativos para más de 3.000 personas indígenas en la Amazonía.

Movimento Ipereg Ayu, Brasil – La comunidad indígena amazónica Munduruku, compuesta por 13.000 personas, lanzó un movimiento de resistencia llamado Ipereg Ayu (“Me siento fuerte, sé cómo protegerme”) que bloqueó el desarrollo de la construcción de una presa en el río Tapajós que hubiera sumergido sus territorios (un millón de hectáreas de selva tropical primaria). El movimiento ha asegurado los derechos sobre la tierra frente a la tala y la minería ilegales, y ha creado un espacio para medios de vida sostenibles.

Red comunitaria de Prey Lang, Camboya – Con ayuda de patrullas forestales, tecnología de georreferenciación y fomento de los movimientos sociales de base, esta alianza de las comunidades indígenas Kuy ha protegido 500.000 hectáreas de bosque en las tierras bajas de Camboya, la mayor reserva forestal primaria perennifolia del país, de la tala ilegal y la apropiación de tierras, mejorando a la vez la salud y los ingresos de 200.000 personas dependientes de los bosques.

Centro de promociones y de investigación del manejo de cuencas ecológicas de Yunnan, China – Creado en respuesta a un proyecto de 1998 de construcción de una presa que desplazaría a los pueblos indígenas Yi, este centro ha protegido más de 1.300 hectáreas de bosque de montaña, ha utilizado métodos agroforestales para aumentar los ingresos, y ha logrado la prohibición de las redes de pesca ilegales (con lo que ha salvado la industria de pesca local) y ha mejorado el acceso al agua, todo lo cual ha conducido a la mejora de los ingresos, la seguridad alimentaria y la resistencia contra la sequía.

Wuasikamas, el modelo del Pueblo Inga en Aponte, Colombia – Atrapados en la maraña del tráfico de drogas de Colombia, el grupo indígena Inga ha recuperado los derechos de sus 22.283 hectáreas del territorio ancestral y ha logrado expulsar a la guerrilla armada, los paramilitares y los narcotraficantes que entre el 1986 y 2004 degradaron el medio ambiente y obstaculizaron el desarrollo sostenible. La comunidad ha reservado una zona sagrada de 17.500 hectáreas y ha contribuido a crear con otras ocho comunidades un tribunal de justicia indígena.

Dinámica de los grupos de los pueblos indígenas, República Democrática del Congo – Esta red de 43 organizaciones indígenas, que busca reducir la pobreza y proteger la biodiversidad, ha evitado la destrucción de más de 14 millones de hectáreas de bosque. Esta alianza indígena llevó a cabo una consulta de varios años con las partes interesadas para redactar un proyecto de ley, que luego fue presentado al Parlamento nacional, sobre la protección de los derechos de los pigmeos indígenas, y lideró una histórica marcha en Kinshasa para exigir la adopción de la ley.

Asociación pastoral de Oromia, Etiopía/Kenya – En respuesta a los conflictos de recursos relacionados con el cambio climático, la asociación pastoral de Oromia opera en la frontera entre Etiopía y Kenya para mediar en las disputas de tierras, facilitar la movilidad transfronteriza de las tribus de pastores y superar las barreras que entorpecen la adaptación al cambio climático. La asociación ha llevado a cabo con éxito el diálogo transfronterizo y el intercambio de recursos como vía para poner fin a los ciclos de violencia y conflictos que han asolado esta región.

Asociación de desarrollo de pueblos del Sur y del Centro, Guyana – La federación de comunidades Wapichan utiliza teléfonos inteligentes, equipos de GPS y un avión no tripulado comunitario para detectar la deforestación y otros daños ambientales causados por la tala y la minería ilegal en su territorio como parte de los esfuerzos colectivos para mapear, proteger y obtener títulos de propiedad sobre sus tierras tradicionales. La federación ha facilitado más de 100 acuerdos entre las comunidades sobre el uso sostenible de los recursos, la protección de la vida silvestre y la conservación de los bosques.

Comité para la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca (CODDEFFAGOLF), Honduras – Este grupo, que opera en una región costera pobre de Honduras, ha construido arrecifes de coral artificiales como sitios de agregación de peces y utiliza la siembra directa para regenerar los bosques de manglares costeros. Las poblaciones de peces se han incrementado en un 36 por ciento y se han replantado 1.200 hectáreas de manglares beneficiando con ello a más de 7.000 familias. El grupo ha hecho campaña con éxito a favor del establecimiento de nueve zonas protegidas y un sitio de la lista de humedales de Ramsar de 69.711 hectáreas.

Moskita Asla Takanka (MASTA), Honduras – Esta federación, que representa a unos 60.000 Miskitos, ha utilizado la movilización social, una hábil negociación, campañas de comunicación creativas y la creación de alianzas para proteger los derechos territoriales indígenas y la cultura y la defensa de 1,2 millones de hectáreas del territorio Miskito frente a ganaderos, narcotraficantes y empresas petroleras y del aceite de palma. Las tasas de deforestación han disminuido y se han creado empleos en los ámbitos de la gestión forestal, la pesca artesanal y la agricultura orgánica.

Foro Masyarakat Adat Dataran Tinggi Borneo, Indonesia/Malasia – Esta alianza transfronteriza de pueblos indígenas reúne a tres grupos indígenas de la isla de Borneo, en una zona que incluye la mayor superficie superviviente intacta de bosque y explotaciones agrarias tradicionales de la isla. La alianza defiende los derechos sobre la tierra, la diversidad cultural y las prácticas agrícolas tradicionales, y ha logrado mejorar los medios de vida de estos pueblos vinculándose con ONG globales como Slow Food International.

Kelompok Peduli Lingkungan Belitung, Indonesia – Este grupo de la isla de Belitung, frente a la costa oriental de Sumatra, ha regenerado los arrecifes de coral, manglares, zonas de pesca, poblaciones de tortugas y bosques tropicales devastados por la minería del estaño y otras actividades industriales, y ha potenciado la economía local mediante el ecoturismo y las expediciones para observar ejemplares de tarsius (un pequeño primate de enormes ojos). El grupo ha creado cinco zonas de conservación de la naturaleza en la isla, ha lanzado 12.000 crías de tortugas en los últimos cinco años y ha plantado 45.000 árboles.

Komunitas Adat Muara Tae, Indonesia – Con objeto de regenerar y proteger sus bosques tradicionales, de los que 7.000 hectáreas han sido ya destruidas por las explotaciones de aceite de palma, minería e hidrocarburos, el grupo indígena Dayak ha replantado en la isla de Kalimantan más de 700 hectáreas de bosques amenazados por la deforestación con árboles madereros y frutales tradicionales. Asimismo realiza actividades de mapeo y promoción, en un esfuerzo por asegurar el reconocimiento legal de sus restantes 4.000 hectáreas de bosque.

Grupo de convergencia de ONG de Naghadeh NGOs, Irán – En su trabajo en las zonas que rodean el segundo lago hipersalino más grande del mundo (5.000 km2), este grupo coordinador se ocupa de asuntos relacionados con la gestión del agua, entre otros la regeneración de humedales, la adaptación a las sequías, el riego agrícola y la sedimentación en los canales. La asociación establecida entre siete ONG ha recuperado más de 1.600 hectáreas de humedales satélite, tras el fracaso de anteriores  iniciativas gubernamentales, y con ello ha mejorado los medios de vida y ha asegurado el suministro agua y el funcionamiento del ecosistema.

Unión Soamitambatra, Madagascar – Se trata de un movimiento de 6.589 personas pertenecientes a diez comunidades, un sindicato que está utilizando un sistema de gobernanza local para regenerar el bosque Badika y sus lagos circundantes. En conjunto, el grupo gestiona 14.910 hectáreas de bosques y 65 hectáreas de lagos. Es un faro orientador, que actúa como última barrera ante una industria del tabaco en expansión que es el principal impulsor de la conversión de tierras y la deforestación en la región.

Área de conservación de Wanang, Papua Nueva Guinea – Esta alianza de diez clanes indígenas habitantes de los bosques protege 10.000 hectáreas de bosques frente a los intereses madereros comerciales, a la vez que gestiona un centro de investigación, uno de los mayores del país, dedicado a estudiar la respuesta de unos 280.000 árboles al cambio climático. La alianza fue creada en respuesta a la tala comercial y la falta de servicios públicos, y ha hecho de la conservación de los bosques la piedra angular de la economía local.

Mtandao wa Jamii wa Usimamizi wa Misitu Tanzania (MJUMITA), Tanzanía – Esta red de grupos forestales comunitarios con miembros en 450 aldeas de 23 distritos de todo el país ha hecho sentir sus efectos sobre más de 500.000 personas a través de actividades tales como la ayuda a las aldeas a asegurar sus derechos sobre las tierras de sus bosques, la resolución de la distribución de tierras y el diseño de planes de gestión del suelo en aras de un uso equitativo de los recursos forestales.

Fábrica de productores de té de Kayonza, Uganda – Esta empresa comercial opera en las cercanías de una de las selvas más antiguas de Uganda, hogar del 50 por ciento de los gorilas de montaña del mundo, es 100 por ciento propiedad de sus 7.205 pequeños productores de té y ha combatido la deforestación, la degradación del suelo y la escasez de agua por medio de la ecoagricultura, la introducción de nuevos cultivos y estrategias de adaptación al cambio climático a escala de paisaje.

Para más información o entrevistas de los medios sírvase contactar con:

Joseph Corcoran, +1-778-987-8189 / joseph.corcoran@undp.org
Coimbra Sirica, +1-301-943-3287 / csirica@burness.com