Colombia: nuevo informe del PNUD advierte sobre impacto por deterioro ambiental

14 may 2014

imageFoto: PNUD Colombia

Bogotá - La actividad industrial expansiva en Colombia ha afectado los ecosistemas y los recursos naturales, fuente de su sostenimiento, lo que acaba perjudicando su propio desarrollo y productividad, según el “V Informe Nacional de Biodiversidad”, elaborado y lanzado hoy conjuntamente por el Ministerio de Medio Ambiente y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El informe estima que el deterioro ambiental genera un costo anual equivalente al 3.5% del PIB, siendo notables las pérdidas asociadas con el deterioro de servicios ecosistémicos. Por ejemplo, la degradación de los servicios relacionados con la regulación hídrica y la estabilidad de los suelos, combinada con la acentuación del período de excesos hídricos, contribuyó a que entre el 2010 y el 2011 se destruyera cerca del 14% de la red vial nacional.

Durante el lanzamiento la Ministra de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible Luz Helena Sarmiento Villamizar hizo un llamado al país a reconocer el valor de la naturaleza y no perder de vista que los daños sobre el medio ambiente generan costos sociales significativos.

“Por un lado, la sostenibilidad de los servicios ecosistémicos debe ser un eje central en las decisiones que se tomen sobre el desarrollo de los territorios que serán protagonistas en la implementación de las estrategias de construcción de paz,” dijo la directora de país adjunta del PNUD Inka Mattila.

”Muchas de esas zonas cuentan aún con una elevada integridad ecológica, que es fundamental para la provisión de bienes y servicios ambientales indispensables para la población y para los sectores productivos que dinamizan la economía. Considerar su importancia será estratégico para la sostenibilidad de la paz,” agrego la directora adjunta del PNUD

Colombia es catalogada a nivel mundial como uno de los países más megadiversos dentro del grupo de 14 naciones que alberga el mayor índice de biodiversidad en la tierra, pues que ocupa tan sólo el 0,22 % de la superficie terrestre y alberga cerca del 10% de las especies conocidas actualmente en el planeta.

Durante las últimas décadas, la cobertura de bosques naturales pasó de 56.5% a 51.4%, según el informe. Las áreas deforestadas se han transformado principalmente en praderas para ganadería y en áreas agrícolas. Mientras que el deterioro del bosque, está ligada con las intervenciones del territorio asociadas a la expansión de minería, los cultivos de uso ilícitos y la extracción de maderas tropicales. La tasa de deforestación ha disminuido en años recientes, mientras aumenta la degradación de los bosques, señala el informe.

Un ejemplo claro de lo que le cuesta al planeta esta falta de planeación es que “la cobertura de bosques global, un buen indicador de biodiversidad, disminuyó en 1.4 millones de kilómetros cuadrados entre 1990 y el 2010, y se estima que el costo global de esta pérdida oscila entre 2 y 5 billones de dólares al año”,  agregó la Ministra de Medio Ambiente. 

El V Informe pone de manifiesto la importancia de la gestión integral de los territorios, teniendo en cuenta la presencia de ecosistemas y especies, siendo las interacciones entre la vegetación, el suelo y la atmósfera, las que determinan la regulación climática y con ello laposibilidad de generación de los Servicios Ecosistémicos importantes en el ámbito local, regional y global.

El Informe reconoce cinco impulsores o motores de la transformación y pérdida de biodiversidad y sus servicios ecosistémicos, los cuales hacen referencia a la manera en que la sociedad se desempeña en el territorio: los cambios en el uso del suelo; la disminución, pérdida o degradación de elementos de los ecosistemas nativos y agro-ecosistemas y las Invasiones biológicas.

Un cuarto factor es la contaminación y toxificación del agua por la actividad minera, la agricultura industrial y la ganadería y, finalmente, el cambio climático, detalla el documento.

 

 

Descargar el Informe
V Informe de Biodiversidad de Colombia

El V Informe pone de manifiesto la importancia de la gestión integral de los territorios, teniendo en cuenta la presencia de ecosistemas y especies, siendo las interacciones entre la vegetación, el suelo y la atmósfera, las que determinan la regulación climática y con ello laposibilidad de generación de los Servicios Ecosistémicos importantes en el ámbito local, regional y global.

Mas sobre el PNUD en Colombia