Socios discuten la respuesta al desarrollo del PNUD de 166 millones de dólares frente a la crisis en Siria

08 ene 2014

image Refugiados sirios en el campamento de Zaatari en Jordania. Foto: Areej Abu Qudairi/IRIN

Ammán – Los socios del desarrollo de 18 países y de la Unión Europea, reunidos hoy en Ammán, acordaron que la Conferencia de promesas de contribuciones para Siria, Kuwait II, prevista para el 15 de enero de 2014, tiene que incluir el apoyo a importantes esfuerzos en materia de desarrollo para complementar la respuesta humanitaria a la crisis en Siria y a su consecuente impacto sobre los países vecinos. La reunión, en la que estuvieron presentes socios con gran experiencia y conocimientos de la región y los Directores de País del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de Siria, Líbano, Jordania, Iraq y Turquía, dio su respaldo a la Respuesta al Desarrollo basada en la Adaptación del PNUD, cuyo objetivo es apoyar a las personas y comunidades afectadas por la crisis siria en cinco países.

El conflicto en Siria ha hecho retroceder en 35 años los logros relativos al desarrollo humano, llevando a más del 50 por ciento de la población (12,6 millones de personas) a vivir en la pobreza, a 9,3 millones a requerir asistencia humanitaria y de desarrollo, y a 6,5 millones a verse desplazados de sus casas. También forzó a 2,3 millones a buscar refugio en los países vecinos, y la gran mayoría de éstos (80%) no viven en campos de refugiados sino en el seno de las comunidades anfitrionas, lo que afecta gravemente los servicios municipales y sociales como la salud, la educación, el saneamiento, la vivienda y la infraestructura socioeconómica, así como la cohesión social en esas comunidades.

El enfoque del desarrollo basado en la adaptación ayuda a las comunidades en Siria y en los países vecinos a hacer frente a las necesidades inmediatas causadas por la crisis, a recuperarse de su impacto y a mantener la recuperación y crear la estabilidad a largo plazo. Mantiene los logros relativos al desarrollo y fomenta la cohesión social, necesaria para prevenir conflictos y lograr la estabilidad entre los países. "El enfoque que adoptamos propicia una mayor coherencia sobre todas las dimensiones humanitarias y de desarrollo de la respuesta a la crisis", dijo Helen Clark, Administradora del PNUD, en su alocución durante la reunión. "Permite aumentar las inversiones y fortalecer el proceso de desarrollo nacional en estos momentos tan críticos", agregó.

El enfoque del desarrollo basado en la adaptación reconoce las capacidades y recursos innatos de las personas y de las comunidades, centrándose en la sostenibilidad, reduciendo la posibilidad de conflictos futuros y empoderando a las personas, comunidades e instituciones afectadas, de modo que salgan fortalecidos de la crisis.

Los Directores de País del PNUD presentaron ejemplos concretos de una respuesta basada en la adaptación ya en curso como parte de sus programas, que incluyen la recuperación de los medios de vida, el suministro de agua y los servicios de gestión de desechos en Líbano; el uso de empleos de emergencia y la creación de capacidades para permitir el crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas en Jordania; subsidios en efectivo, creación de capacidades vocacionales o empresariales y oportunidades de empleo en las obras públicas en Turquía; asistencia jurídica para las mujeres y las niñas refugiadas víctimas de violencia de género en Iraq; y la participación de ciertos socios del sector privado en la respuesta a la crisis en toda la región.

En la conferencia Kuwait II, el PNUD está solicitando fondos para los programas de desarrollo sub-regionales basados en la adaptación por un monto de 166 millones de dólares, pensando destinar 45 millones a Siria, 56 millones a Líbano, 32 millones a Jordania, 11 millones a Iraq y 23 millones a Turquía.

De cara al futuro, la reunión reconoció la necesidad de adoptar un enfoque al desarrollo coordinado complementado con sólidas asociaciones entre las comunidades, la sociedad civil, los gobiernos, el sector privado y las organizaciones internacionales, inclusive las Naciones Unidas. El PNUD ha establecido un Mecanismo Sub-regional Interdisciplinario de Respuesta para la crisis en Siria con base en Ammán, con el fin de facilitar dichas asociaciones y de acelerar los resultados en materia de difusión y desarrollo.

Los participantes también estuvieron de acuerdo en la necesidad de fomentar un enfoque al desarrollo basado en la adaptación para Siria y los países vecinos entre los donantes y los socios ejecutores, y de movilizar las asociaciones empresariales, las federaciones y las compañías como parte de un plan de participación del sector privado con el propósito de iniciar el diálogo sobre soluciones empresariales de adaptación.

“Kuwait II debe reflejar un cambio en la estructura internacional de la ayuda, con la financiación firmemente sujeta a los sistemas y procesos nacionales de planificación", dijo Gustavo González, Coordinador sub-regional del PNUD para el desarrollo. "El imperativo humanitario es parte integral de una respuesta al desarrollo basada en la adaptación, y esto requiere asociaciones nuevas e innovadoras ancladas en los procesos nacionales y en nuevos mecanismos de financiación", concluyó.

Información de contacto

Amman: Yasmine Sherif, Tel: +962 6 510 0420-Ext 257, Cell: +962 79 6799 140, e-mail: yasmine.sherif@undp.org
    
Cairo: Noeman AlSayyad, Tel: +20 2 2456 4942, Cell: +20 10 0181 1876    e-mail: noeman.alsayyad@undp.org