Nuevo Informe del PNUD: Invertir en la juventud es clave para el futuro de Somalia

28 sep 2012

image La mejora del acceso a la educación es clave para el empoderamiento de las mujeres jóvenes en Somalia. (Foto:UNDP/Lyne Alistair)

Nueva York - El futuro de Somalia y el bienestar de sus gentes descansa en gran parte en el empoderamiento de su numerosa población de jóvenes, manifestó hoy en Nueva York el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el evento de lanzamiento del tan esperado Somalia Human Development Report 2012: Empowering youth for peace and development (Informe sobre el Desarrollo Humano en Somalia 2012: Empoderar a los jóvenes por la paz y el desarrollo). Este informe es el primero de su clase sobre este país del Cuerno de África, tan devastado por la guerra durante más de una década.

“Como se ha visto en la región árabe y otros lugares, los jóvenes pueden operar como grandes fuerzas de transformación política, social y económica”, afirmó la oradora principal Sima Bahous, Directora Regional del PNUD de la Oficina Regional para los Estados Árabes. “Ya no podemos permitirnos el lujo de pasar por alto los beneficios potenciales que implica colocar a los jóvenes en el centro del desarrollo de Somalia”, dijo, a la vez que agregaba que más del 70 por ciento de la población de Somalia tiene menos de treinta años de edad.

El lanzamiento sigue a la minicumbre de Somalia que tuvo lugar esta semana en la Asamblea General de la ONU, donde el recién elegido presidente Hassan Sheikh Mohamud se unió al Secretario General y los principales responsables políticos somalíes por videoconferencia desde Mogadiscio para discutir una visión del futuro de Somalia centrada en la consolidación de la paz y la recuperación económica.

El nuevo informe –basado en encuestas realizadas en más de 3.000 hogares en las regiones somalíes de Centro-Sur, Puntlandia y Somalilandia– revela que aunque la mayoría de los jóvenes somalíes estiman que tienen derecho a recibir educación (82%) y a un trabajo decente (71%), a la vez que se sienten impotentes por causa de las innumerables barreras estructurales inscritas en la familia, las instituciones, el gobierno local y la sociedad en general. Esta ausencia de educación y oportunidades de empleo viables –además de los prejuicios culturales y de la estructura de clanes– ha creado un alto nivel de frustración y descontento entre los jóvenes. Por lo tanto, es preciso introducir cambios radicales en las políticas y actitudes a fin de empoderarlos y colocarlos en el centro de la agenda del desarrollo.

“Lo que los jóvenes somalíes realmente quieren es un futuro propio diferente, en el que poder llevar una vida digna y en paz, y tener la capacidad de influir en las decisiones que afectan a sus vidas”, afirmó Mark Bowden, Representante Residente del PNUD en Somalia, y agregó que dos tercios de los jóvenes de Somalia están en paro, una de las más altas tasas de desempleo en el mundo. “El peligro es que cuando las instituciones y los mercados laborales no responden a sus necesidades, los marginados jóvenes pueden gravitar hacia la violencia como un medio para un fin.”

El informe contiene una Carta de la Juventud, redactada por jóvenes representantes de Somalilandia, Puntlandia y la zona Centro-Sur de Somalia, con aportaciones de un grupo más amplio del interior del país y de la diáspora. La carta subraya las aspiraciones, percepciones y necesidades de los jóvenes somalíes –como la educación básica gratuita y obligatoria y una mayor representación de la juventud en el Parlamento–, a la vez que establece un conjunto de principios rectores que el Gobierno, las agencias de desarrollo y la sociedad civil deben cumplir con el fin de involucrar a los jóvenes y asegurar la inclusión de sus necesidades en el diseño de las políticas de desarrollo.

Como parte de la solución, el informe recomienda poner el empoderamiento de los grupos excluidos –entre otros, jóvenes y mujeres– en el centro de la agenda de desarrollo nacional de Somalia, y pide una evolución del actual sistema electoral basado en los clanes hacia un sistema electoral que incluya a los grupos marginados. La creación de empleo y la mejora de las oportunidades educativas para todos los grupos sociales, incluidos aquellos que ya han visto pasar estas oportunidades, contribuirá también a allanar el camino hacia una nación más estable. Asimismo, es necesaria una plataforma en la que los jóvenes somalíes se expresen libremente en todos los niveles, además de fortalecer la capacidad de las autoridades locales para apoyar programas para la juventud.

Para asegurar que los jóvenes permanezcan en el centro de los planes nacionales y locales a favor de la paz y el desarrollo, el PNUD está trabajando con el nuevo Gobierno, la sociedad civil y sus asociados internacionales, capitalizando iniciativas anteriores –como la oferta de formación profesional para jóvenes en situación de riesgo, el equipamiento de los jóvenes del país con becas y oportunidades de empleo, la formación de jóvenes somalíes, varones y mujeres, como reclutas de la policía– para ayudar a crear un futuro mejor para la juventud somalí.

“Aprovechar todo el potencial de los jóvenes de Somalia es la llave de un nuevo dinamismo y esperanza”, dijo la Sra. Bahous. “Las oportunidades podrían llegar por medio de una educación de calidad y empleos decentes, que canalizasen el ‘dividendo demográfico’ en ganancias económicas y transformación social.”

Es necesaria ya una visión nueva y poderosa para Somalia orientada hacia la construcción de una sociedad inclusiva, donde los jóvenes se sientan empoderados y tengan las capacidades y oportunidades para mejorar sus vidas y conseguir la paz duradera y la estabilidad de esta nación del Cuerno de África.

Datos principales:

  • El nivel de desarrollo y los indicadores humanitarios somalíes están entre los más bajos del mundo;
  • Más del 70 por ciento de la población de Somalia tiene menos de 30 años;
  • La población joven de Somalia seguirá creciendo, a la vista de las altas tasas de fertilidad, que se estiman en 6,2 nacimientos por mujer entre 2010 y 2015;
  • El desempleo global entre la población somalí de 15 a 64 años se estima en un 54 por ciento, para un 47 por ciento en 2002
  • La tasa de desempleo de jóvenes entre 14 y 29 años es del 67 por ciento, una de las más altas del mundo. La situación femenina es todavía peor, con una tasa general de desempleo del 74 por ciento, en comparación con el 61 por ciento de los varones;
  • La esperanza de vida en Somalia es de 50 años, mayor que en 2001, que era de 47 años;
  • Más del 60 por ciento de los jóvenes tienen la intención de abandonar el país en busca de mejores oportunidades de vida;
  • Somalia figura entre los peores países del mundo para la mujer. La violencia de género y la discriminación contra las mujeres somalíes están generalizadas.

Información de Contacto:

El PNUD en Somalia (Nairobi)
Aimee Brown, Communications Specialist, +254731 859 413, aimee.brown@undp.org 
El PNUD en Nueva York
Natasha Scripture, Communications Specialist, +1 212 906 6860, natasha.scripture@undp.org