Un estudio de la ONU indica que los programas de desarrollo deben integrar los sistemas informales de justicia

26 sep 2012

image Informal justice meeting in South Sudan. Photo: Jenn Warren/UNDP

Los derechos humanos y el acceso a la justicia deben desempeñar un papel central

Nueva York — En algunos países, los sistemas de justicia informales o tradicionales resuelven hasta el 80 por ciento de las disputas y deben ser integrados a iniciativas más amplias de desarrollo orientadas a garantizar los derechos humanos y el acceso universal a la justicia, según un estudio de la ONU dado a conocer hoy.

Los sistemas informales de justicia “pueden ser más accesibles que los mecanismos formales y podrían proporcionar remedio culturalmente relevante y a bajo costo,” teniendo especial impacto para mujeres, niños y niñas, indica el estudio, Sistemas de Justicia Informales: Trazando el camino para una integración basada en los Derechos Humanos (en inglés)

El informe de 400 páginas, encargado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), UNICEF, y ONU Mujeres, y producido por el Instituto Danés de Derechos Humanos, es el estudio de la ONU más exhaustivo hasta la fecha sobre esta compleja área de la justicia. Sus conclusiones se basan en investigaciones llevadas a cabo en Bangladesh, Ecuador, Malawi, Níger, Papua Nueva Guinea, Uganda, y otros 12 países en desarrollo.

“Los sistemas de justicia informales, o consuetudinarios, son una realidad de la justicia en la mayoría de los países en los cuales el PNUD trabaja para mejorar las vidas y medios de sustento, y las capacidades de los gobiernos," manifestó Olav Kjorven, Administrador Auxiliar del PNUD y Subsecretario General de la ONU. “La evidencia que contiene este informe ilustra la influencia directa que pueden tener tales sistemas sobre el empoderamiento legal de las mujeres, niños y niñas, cubriendo temas que abarcan desde uniones conyugales de hecho hasta divorcios, custodias, herencias, y derechos de propiedad.”

“Hasta la fecha había poca investigación o literatura sobre la infancia y los sistemas informales, y este estudio es importante porque comienza a documentar los problemas que rodean la relación de la infancia con los sistemas informales de justicia,” expresó Susan Bissell, Directora Auxiliar de UNICEF, Sección Protección al Menor. Reconciliar los procedimientos de los sistemas informales de justicia con los derechos de la infancia, y asegurar que en los sistemas informales de justicia se implementen estándares internacionales sobre la infancia y la justicia, es un desafío que el informe documenta claramente.”

"Al mismo tiempo, el informe también muestra que los sistemas informales de justicia pueden ser útiles como forma de evitar el enjuiciamiento formal de los niños y niñas, y pueden ser receptivos a las actitudes culturales cambiantes sobre los niños, niñas y la justicia.”

Tanto el sistema formal de justicia —leyes promulgadas por el gobierno, policía, tribunales, y cárceles—como los sistemas informales o tradicionales, pueden violar los derechos humanos, reforzar la discriminación, y descuidar los principios de igualdad procesal. “Un trabajo eficaz con sistemas de justicia informales requiere que estos se complementen con la participación del sistema formal de justicia y con el desarrollo de programas que aborden el contexto social, cultural, político y económico más amplio de los sistemas informales de justicia,” indica el informe.

  • En Somalia, por ejemplo la interacción del PNUD con las autoridades consuetudinarias tuvo lugar luego de malogrados intentos de apoyar las instituciones del estado de derecho, las cuales en medio del conflicto armado preferían un enfoque centrado en el estado, aún cuando las instituciones del gobierno estaban fracasando. Cuando una encuesta reveló que hasta un 80 por ciento de la población prefería el arbitraje de los líderes de clanes, una nueva estrategia se valió del acceso de las mujeres a la justicia como punto de partida para la integración—dando ingreso a las organizaciones de mujeres con más legitimidad y capacidad que cualquiera de las instituciones formales.
  • En Papua New Guinea, UNICEF trabaja con la Secretaría de los Tribunales Comunales dentro del Ministerio de Justicia para establecer sistemas nacionales de documentación, derivación, supervisión y evaluación para jueces y oficiales de tribunales. Esto abarca los derechos de las mujeres y la infancia y otros derechos garantizados por la constitución, e instrumentos de justicia juvenil.

Donde los mecanismos de la justicia formal son inoperables o inaccesibles a las personas comunes, los sistemas informales de justicia “pueden estar en mejor posición de lograr los principios de imparcialidad, rendición de cuentas, participación, y protección de derechos humanos sustantivos,” indica el informe.

"El mejor acceso a la justicia y protección de los derechos humanos se lograrán cuando se permita que los diferentes sistemas y mecanismos formales e informales (a) interaccionen y aprendan unos de otros, (b) cooperen entre ellos, (c) determinen la mejor división del trabajo, según las preferencias de los usuarios y los requisitos de la política estatal, y (d) se desarrollen para enfrentar nuevos desafíos."

Las prácticas discriminatorias en lo que concierne a las relaciones conyugales y familiares, derechos de propiedad, y herencia, o prácticas supersticiosas y castigos “no son simplemente expresiones de los estándares de justicia, sino expresiones de cómo están estructuradas las sociedades,” afirma. “Las mejores maneras de cambiarlo pueden incluir iniciativas de desarrollo más amplias en las áreas de   educación, medios de sustento y salud pública. Las iniciativas de desarrollo más amplias también son cruciales para crear un entorno donde los derechos humanos puedan ser respetados y satisfechos.”

El estudio exhorta a poner especial atención en los grupos vulnerables que están subrepresentados en los sistemas tradicionales de justicia, tales como las mujeres, niños y niñas, y minorías

“El valor fundamental de este informe se encuentra en el énfasis que pone en lo que se puede lograr con los sistemas informales en términos de mejorar el acceso a la justicia y los derechos,” expresó Mr. Kjorven. “Los cambios deberán ser evaluados a largo plazo, pero la capacitación de mediadores, el aumento del número de mujeres que ocupan cargos de decisión, el empoderamiento de asistentes legales y grupos de mujeres para supervisar e interaccionar con líderes consuetudinarios—todos estos esfuerzos mejorarán continuamente las experiencias individuales y comunitarias con la justicia.”

"Los estados tienen la obligación de realizar esfuerzos para asegurar que los sistemas informales de justicia respeten los derechos de la infancia, y el estudio halló algunos ejemplos de tales esfuerzos,” explicó Ms. Bissell. “En Sudáfrica, antes de decidir el alcance del reconocimiento legislativo del derecho consuetudinario, la comisión para la reforma legal realizó una investigación sobre la compatibilidad de la ley consuetudinaria con los derechos de la infancia. En Bangladesh, la ley prohíbe a los sistemas informales de justicia la aplicación de castigos corporales."

Información de Contacto

Sarah Jackson-Han
Tel. 202 674 7442 | Email: sarah.jackson-han@undp.org