Más allá del PIB, el PNUD propone una medida de sostenibilidad basada en el desarrollo humano

20 jun 2012

imagePez gigante creado a partir de botellas de plástico en la playa de Botafogo, Río de Janeiro, donde se celebra la conferencia de Rio+20 (REUTERS)


Río de Janeiro, Brasil –
En un foro de alto nivel celebrado hoy durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha presentado la base conceptual para un futuro “Índice de Desarrollo Humano Sostenible”, que tendría en cuenta el costo del desarrollo humano para las generaciones venideras.

Este foro del PNUD ha surgido a raíz de la petición realizada por muchas partes en Rio para que la ONU lidere la búsqueda de alternativas a los parámetros puramente económicos de medida del progreso nacional y mundial, según explicó la Administradora del PNUD, Helen Clark, quien moderó los debates del panel reunido hoy.

Entre los participantes en el foro de hoy –convocado bajo el lema “Más allá del PIB: medir el futuro que queremos”, se encuentran el presidente de Zambia, Michael Chilufya Sata, y el primer ministro danés, Helle Thorning-Schmidt, actual titular de la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Tras el diálogo con estos líderes mundiales, los expertos debatieron las repercusiones de la propuesta realizada por el PNUD. Entre otros, participaron en el debate Roberto Bissio, coordinador de Social Watch, el consorcio de la sociedad civil; Mary Barton-Dock, directora del Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial; y Enrico Giovannini, director de la Oficina Nacional de Estadística de Italia y ex director de estadística de la OCDE.

“Equidad, dignidad, felicidad, sostenibilidad, todo ello es fundamental para nuestras vidas, pero está ausente del PIB”, dijo Helen Clark. “El progreso debe definirse y medirse de forma que tenga en cuenta una perspectiva más amplia del desarrollo humano y su contexto.”

El proyecto de medición de la sostenibilidad lanzado por la Oficina encargada del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD supone una continuación del trabajo realizado durante más de dos décadas, comenzando por el Índice de Desarrollo Humano (IDH), una herramienta de medición que combina la salud, la educación y los ingresos, y que se ha convertido en una alternativa al PIB ampliamente aceptada para evaluar el progreso de los países. Así lo señalaba el diario The New York Times en el vigésimo aniversario del Informe sobre Desarrollo Humano, celebrado en 2010: “Hasta el momento, sólo ha habido un instrumento que haya logrado plantar cara a la hegemonía del pensamiento centrado en el crecimiento económico, y este instrumento se llama IDH y hoy cumple 20 años de vida.”

A principios del presente año, el informe Gente resiliente en un planeta resiliente, elaborado por el Grupo de Alto Nivel sobre la Sostenibilidad Mundial creado por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, concluía que “la comunidad internacional debería medir el desarrollo más allá del PIB y elaborar un nuevo índice de desarrollo sostenible o un nuevo conjunto de indicadores.”

Como se ha señalado en el foro celebrado hoy, la necesidad de aplicar mejores enfoques para medir el progreso ha sido apoyada por otras instituciones y líderes de opinión, como la iniciativa Vida Mejor, de la OCDE, y la Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi, las cuales instan a complementar las cifras del PIB con un amplio abanico de indicadores sociales.

El sistema de contabilidad ambiental y económica de la Oficina de Estadística de la ONU, la colaboración del Banco Mundial para la valoración de los servicios de ecosistemas y el Índice de Riqueza Inclusiva, recientemente publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Universidad de las Naciones Unidas, son otras tantas iniciativas multilaterales recientes que incorporan factores ambientales en las evaluaciones económicas de progreso nacional y global.

Las negociaciones previas a la Conferencia Río+20 han reflejado esta perspectiva. Así, en el borrador de declaración final de la Conferencia, que habrá de ser adoptada por los estados miembros de la ONU, se afirma lo siguiente: “Reconocemos la necesidad de establecer medidas del progreso más amplias, a fin de complementar al PIB y permitir así una mejor información de las decisiones de políticas, y, en este sentido, pedimos a la Comisión de Estadística de la ONU que, previa consulta a las entidades del Sistema de la ONU pertinentes, lance un programa de trabajo en este ámbito que saque provecho de las iniciativas ya existentes.”

En una presentación de hoy ante el foro de Río, Khalid Malik, director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD, pasó revista a las ventajas y los retos que presenta medir la sostenibilidad desde una perspectiva del desarrollo humano centrado en las personas. El marco conceptual para una evaluación de la sostenibilidad basada en el IDH refleja el concepto de equidad intergeneracional como elemento del desarrollo humano basado en un principio de justicia global y enraizado en la premisa de que las opciones que tomamos hoy no deberían limitar las opciones disponibles para las personas en un futuro. Este enfoque de evaluación de la sostenibilidad centrado en las personas y basado en el IDH también incorpora la idea de umbrales planetarios y muestra cómo el cambio climático, en particular, está generando importantes riesgos para el desarrollo humano a largo plazo, de manera especial en las naciones y comunidades pobres.

“Desde una perspectiva de políticas, esto supone que el derecho al desarrollo actual es fundamental, pero éste debe lograrse sin reducir las opciones disponibles para las generaciones futuras”, dijo Malik.

Los Informes sobre Desarrollo Humano publicados durante las dos últimas décadas han puesto de manifiesto su constante preocupación por un desarrollo humano sostenible. El Informe de 1994 describía así el principio subyacente al concepto de desarrollo humano sostenible del PNUD: “El propósito del desarrollo consiste en crear una atmósfera en que todos puedan aumentar su capacidad y las oportunidades puedan ampliarse para las generaciones presentes y futuras”.

Los creadores iniciales del IDH, el fallecido economista pakistaní Mahbub ul-Haq y su colaborador y premio Nobel indio Amartya Sen, diseñaron el índice como una evaluación del progreso fácilmente comprensible y basada en las personas, que coloca la salud y la educación en un plano de igualdad con el crecimiento económico. Desde 1990, la clasificación anual que establece el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD, basada en el IDH, merece el amplio seguimiento de los gobiernos, la sociedad civil y los expertos del desarrollo de todo el mundo. El IDH también ha sido adoptado como herramienta para la planificación a escala nacional y local en muchos países, entre otros India, México, Marruecos y Filipinas.

“El PNUD cree que el Índice de Desarrollo Humano podría ser un punto de partida para una medida más completa del desarrollo sostenible”, dijo Helen Clark, al tiempo que resaltaba la necesidad de profundizar en la investigación y las consultas con gobiernos, sociedad civil y expertos académicos en la materia, en colaboración con otras agencias de la ONU e instituciones multilaterales.

Información de Contacto

En Rio de Janeiro
Satinder Bindra | Móvil +1 917 587 9579 | satinder.bindra@undp.org
En Nueva York
William Orme | Tel.: +1 212 906 6763 | william.orme@undp.org