Asia-Pacífico debe manejar sus emisiones a la vez que ayuda a los pobres

10 may 2012

Las acciones emprendidas en Asia-Pacífico para enfrentar el cambio climático tendrán impacto global

Yakarta - Los países de la región de Asia-Pacífico se hallan en una encrucijada y deben encontrar un equilibrio entre su creciente prosperidad y el aumento de las emisiones. Su éxito o su fracaso en este empeño tendrán repercusiones en todo el mundo, según  anuncia un nuevo informe publicado hoy por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La región de Asia-Pacífico tiene que seguir creciendo económicamente para sacar a millones de personas de la pobreza, pero también debe dar respuesta al cambio climático para sobrevivir. Crecer primero y sanear después ya no es una opción, afirma el Informe de Desarrollo Humano Asia-Pacífico 2012 titulado One Planet to Share: Sustaining Human Progress in a Changing Climate (Un planeta para compartir: apoyar el progreso humano en un clima cambiante). Esta publicación está destinada a revitalizar el diálogo sobre el cambio climático trayendo al primer plano las preocupaciones de la gente en el período previo a la conferencia de Río +20.

“El futuro común del mundo se verá afectado radicalmente por las opciones que se adopten en Asia y el Pacífico con el objetivo de alcanzar un bajo crecimiento de la producción de carbono”, afirma Ajay Chhibber, Subsecretario General de las Naciones Unidas, Administrador Adjunto y Director Regional del PNUD para Asia y el Pacífico. “El objetivo es claro: reducir la pobreza e incrementar la prosperidad, pero dejando una menor huella de carbono”,  señala.

Lo que suceda en esta región, que alberga más de la mitad de la población del mundo y la mitad de las megalópolis del planeta, puede tener una influencia global. El informe indica que “los países en desarrollo de Asia-Pacífico están mucho menos vinculados a los viejos métodos de producción y consumo intensivos en carbono. Asia-Pacífico no sólo tiene el imperativo  sino también la oportunidad de gestionar el desarrollo de otra manera.”

El informe sostiene que ante el cambio climático, los países de Asia-Pacífico “tendrán que cambiar su forma de fabricación de bienes, de cosechar y criar ganado, y también de generar energía.” Esto va a significar “elegir opciones más verdes y resistentes, de más bajas emisiones, que no sólo conserven el medio ambiente sino que también ofrezcan oportunidades de empleo e ingreso a los pobres.”

“Es el momento de que los países de Asia y el Pacífico actúen, aprovechando que están experimentando un rápido ritmo de crecimiento económico”, dice el informe. Hay algunos indicios positivos. China, por ejemplo, se ha comprometido a reducir la intensidad de carbono de su PIB en un 40-45 por ciento para 2020 en relación con el nivel de 2005, la India se ha comprometido también a reducir la intensidad de emisiones de su PIB en un 20-25 por ciento para 2020 en comparación con el nivel de 2005, e Indonesia se ha comprometido a reducir las emisiones en un 26 por ciento en 2020.

Es hora de cambiar la producción
Los países de Asia suman el 37 por ciento de las emisiones mundiales provenientes de la producción agraria, en particular en los cultivos y ganadería, cambios en el uso del suelo y deforestación. Las principales emisiones de gases de efecto invernadero son el óxido nitroso de los fertilizantes, el metano de la ganadería y el arroz y el CO2 liberado al arar los suelos.

Los países de la región están trazando nuevas rutas hacia una producción más baja en carbono, mientras enfrentan el difícil desafío de hacer frente a la pobreza y a la vez gestionar las emisiones.

Consumo justo y equilibrado
Asia-Pacífico tiene un mercado de consumo enorme pero desigual. Algunas personas consumen demasiado poco (en 17 países, 10 por ciento o más de la población subsiste con una dieta inadecuada.) La región acoge cerca de 900 millones de los pobres del mundo que viven en la pobreza extrema (con 1,25 dólares o menos al día).

También es una región de contrastes, con más de 2,5 millones de abonados de telefonía móvil a la vez que la mitad de su población, es decir casi 1.900 millones de personas, carece de servicios básicos como el acceso a inodoros.

El informe advierte de que el cumplimiento de las necesidades urgentes de las personas en situación de pobreza extrema, combinados con el mayor poder adquisitivo de los nuevos consumidores de la región, aumentará la demanda de alimentos, agua, energía, vivienda y bienes de consumo. Estos factores pondrán una presión aún mayor sobre los recursos naturales y exigirán patrones de consumo más equilibrados y menos intensivos en energía y recursos, especialmente entre los ricos y la creciente clase media.

Información de contacto

En Nueva Delhi
Surekha Subarwal | surekha.subarwal@undp.org
Teléfono +91 11 2462 8877 Ext. 346 | Móvil: +91 98 10153924

En Bangkok
Cherie Hart | cherie.hart@undp.org
Teléfono: +66 2 304 9100 Ext. 2133  | Móvil: +66 (0) 81 918 1564
Rohini Kohli | rohini.kohli@undp.org
Teléfono: +66 (0) 2304 9100 Ext. 2132