Sierra Leona: prisiones precarias, pero libres de ébola

25-may-2015

A un guardia le miden la temperatura en la prisión de máxima seguridad de Freetown. El PNUD brindó capacitación a 186 empleados en tácticas contra transmisión de ébola. Foto: Matthew Taylor/PNUD

Freetown, Sierra Leona – La prisión central de máxima seguridad de Freetown se construyó para albergar a no más de 324 reclusos. Actualmente son más de 1.400 los que viven abarrotados en las celdas.

Mantener un registro es caótico y las autoridades apenas tienen suficientes recursos para darse abasto. Por si fuera poco, tienen que lidiar con la persistente amenaza de la epidemia de ébola.

“Un solo caso sería devastador”, dice Pious Bockarie, Especialista en Gobernanza Local del PNUD. “Hay tan poco espacio que se corre un gran riesgo de transmisión.”

No obstante, al haberse declarado el máximo nivel de alerta por brote de ébola, el PNUD tomó acciones oportunas contra la epidemia.

“El PNUD actuó de inmediato y creó un centro de observación y aislamiento”, dice el Superintendente Jefe James Tarawally del centro correccional de la prisión.

“Los reclusos llegan de celdas de la policía y de los tribunales para que los observen durante 21 días, período de incubación del virus del ébola”, afirma.

Según Brockarie: “Con el nuevo centro y los controles sanitarios regulares, los reclusos no deberían ingresar a la prisión principal hasta darlos de alta”.

Gracias al apoyo del PNUD, 186 empleados de la prisión han recibido capacitación en tácticas contra transmisión de ébola. Se distribuyó equipo de protección personal, desinfectante para las manos y otros artículos tanto a los reclusos como a los guardias.

“Es una epidemia que puede reincidir, así que debemos estar alerta”, dice Dennis Hermann, Director de Recursos Humanos del Servicio Correccional de Sierra Leona. “Estamos agradecidos con el PNUD por todo su apoyo”, agrega.

Orla Kelly, Oficial de Derechos Humanos del PNUD en Sierra Leona, señala que el proyecto va a avanzar con nuevas funciones planeadas en los centros de observación mientras baja la incidencia del ébola.

“Se están construyendo unidades de observación en otros cuatro centros correccionales del país”, dice la Oficial. “Después queremos usarlos como centros de rehabilitación, así que contemplamos cursos de capacitación, talleres, librerías y otras maneras que podrían favorecer la reinserción social de los reclusos.”

El brote de ébola supone una alerta seria para el sistema de justicia de Sierra Leona. Se efectuaron más detenciones en estado de emergencia, lo que afectó a los procedimientos judiciales. Esta situación aumentó los casos de prisión preventiva y el eventual abarrotamiento de las prisiones

“La congestión de las prisiones y el aumento de casos atrasados que no han ido a juicio son la causa de algunos de los problemas más graves de derechos humanos en el país”, dice Kelly.

“Mucha gente no sale de prisión solo por no saber cómo pedir fianza o no tener un abogado que los represente”, agrega.

A fin de tramitar los casos, desde enero de 2015 el PNUD ha dado asistencia legal a más de 500 personas, de las cuales 395 fueron liberadas.

El PNUD también ha ayudado a mejorar el registro de casos en las prisiones para que los reclusos no se desalienten porque no se pronuncia su veredicto al haberse perdido la información.

Sudipto Mukerjee, Director del PNUD en Sierra Leona, dice que los presidiarios “son de las personas más vulnerables del país”.

”Este grupo y otros también vulnerables necesitan apoyo considerable mientras Sierra Leona trabaja para recuperarse del ébola”, afirma.

El principal objetivo del plan de recuperación de la epidemia en el país es brindar apoyo a las personas más vulnerables, cuya meta es llegar a y mantener en cero los casos de ébola y abordar prioridades como la atención médica y la prestación de servicios.

Para prestar apoyo al gobierno, el PNUD está trabajando en su propio plan de recuperación. El programa de 18 meses debería “fortalecer la capacidad del gobierno para coordinar la recuperación, ayudar a erradicar futuros brotes, abordar el impacto socio-económico de la enfermedad y ayudar a construir resiliencia en comunidades gravemente afectadas”, dice Mukerjee.

El PNUD lidera el apoyo de la ONU para la recuperación del ébola en los tres países más golpeados por el virus: Guinea, Liberia y Sierra Leona.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe