PNUD, SEGIB y OIJ firman acuerdo para impulsar la participación política de la juventud latinoamericana

20 jun 2014

imageFoto: PNUD PERU

Veracruz/Nueva York
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ) firmaron hoy un acuerdo para aumentar la participación de las y los jóvenes en la política y responder a la desigualdad de oportunidades entre los latinoamericanos de entre 15 y 29 años, quienes representan un 26% de la población regional.

El acuerdo, firmado durante el Encuentro Internacional Juventud y Agenda Post 2015, que se realiza en Veracruz, México, va a promover y ampliar la participación de los jóvenes en instituciones públicas y en la toma de decisiones de políticas. Las tres organizaciones también trabajarán con los gobiernos de la región para fortalecer las redes juveniles y sus organizaciones de la sociedad civil.

“Invertir en la juventud y ampliar su participación es fundamental para el futuro de la región”, dijo Jessica Faieta, Subsecretaria General de la ONU y Directora del PNUD para América Latina y el Caribe. “Las recientes protestas callejeras y movilización en redes sociales muestran que las y los jóvenes quieren tener voz en el desarrollo de políticas públicas, ytiene que haber espacios formales para esto. De lo contrario, la región perderá una oportunidad de mejorar la calidad de la gobernabilidad democrática.”
 
"Las juventudes pueden conducirnos a tener una mirada interdisciplinaria de los temas de la Agenda Post 2015 que no tenemos los adultos, dijo Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana, SEGIB.  Pero también llamó la atención de los jóvenes  a "Recuperar la fe en la política como aquello que construye lo verdaderamente colectivo" y  fortalecer  la democracia.
 
Para Alejo Ramírez, Secretario General de la OIJ, “debe existir una voluntad política muy clara por abrir espacios de inclusión e integración de las juventudes, es una urgencia que nace de la propia voz de las personas jóvenes y sus organizaciones, y es una clave del desarrollo y de la profundización de la democracia”. “Mas inclusión, más integración y mas igualdad –añadió Ramírez- aparecen en el horizonte de lo que se debe hacer y de lo que se ha comenzado a hacer en la región. Y eso sólo es posible incrementando la inversión en juventud.”
 
La representación política de los jóvenes en América Latina y el Caribe es muy baja, según un reciente estudio del PNUD en 25 parlamentos, especialmente entre jóvenes de ascendencia africana o indígena. Sólo el 2,7% de los parlamentarios y el 1,3% de las parlamentarias de la región eran menores de 30 años; esto a pesar de que los jóvenes representan más de una cuarta parte de la población de la región. Además, las mujeres siguen rezagadas. Entre los parlamentarios menores de 40 años, el 15% son hombres, en tanto que el número de mujeres no alcanza el 6,5%.
 
Sin embargo, según la 1ª Encuesta Iberoamericana de Juventudes —realizada en 2013 por la OIJ con el apoyo de los principales bancos de desarrollo de América Latina (BID y CAF) y del PNUD, entre otros socios— los jóvenes de América Latina, Portugal y España esperan que su participación aumente en el curso de los próximos cinco años.
 
Pese a los avances económicos y sociales en América Latina, factores como el ingreso, el género, el origen étnico o la residencia siguen siendo claros condicionantes, cuando no barreras determinantes, en el acceso y goce de derechos ciudadanos y condiciones de vida básicas.

El 25% de los jóvenes latinoamericanos ve insatisfechas sus necesidades básicas, incluidas las alimentarias. El acceso a la educación y al empleo también es un privilegio en la región, pese a la  tendencia de cambio. La cifra de desempleo entre los jóvenes de América Latina y el Caribe llegó a 13.7% según datos del 2013 de la Organización Internacional del Trabajo, una cifra que triplica a la de los adultos.