La ONU aumentará ayuda y contribución al mantenimiento de la paz en Sudán del Sur

26 dic 2013

image Civiles buscan protección en la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur. (Foto: UN Photo / Rolla Hinedi)

Los organismos de ayuda se están preparando para extender su trabajo hasta las localidades clave de Sudán del Sur, en un momento en que los continuos enfrentamientos matan a cientos de personas y expulsan a decenas de miles de sus hogares, a la vez que las Naciones Unidas (ONU) insta a todas las fuerzas para que depongan las armas.

El 24 de diciembre, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el aumento a casi el doble de la fuerza de paz de las Naciones Unidas en el convulsionado Sudán del Sur, hasta alcanzar casi los 14.000 efectivos ante un rápido deterioro de la situación humanitaria y de seguridad.

Hasta marzo de 2014, se necesitarán 166 millones de dólares para atender las necesidades inmediatas de las personas afectadas por la violencia de los últimos días. Los fondos también incluyen un programa de emergencia para 200.000 refugiados procedentes de Sudán acogidos en los estados sursudaneses de Unity y Alto Nilo.

La comunidad humanitaria presente en Sudán del Sur ha establecido nuevas prioridades en su trabajo para los próximos meses, tal como se establece en el documento Llamamiento Unificado de Sudán del Sur para 2014-2016. La suma de 166 millones de dólares representa los recursos que se requieren con mayor urgencia, dentro de un programa global de 1.100 millones de dólares establecido por la comunidad humanitaria.

“Este es un momento muy difícil para la población de este nuevo país, y es crucial que los organismos de ayuda dispongan de los recursos necesarios para salvar vidas en los próximos meses”, afirmó Toby Lanzer, coordinador humanitario de la ONU en Sudán del Sur.

Los recursos se utilizarán para proporcionar agua potable y saneamiento, asistencia sanitaria y vivienda, así como para la entrega de asistencia alimentaria y medios de subsistencia. Asimismo, permitirán asegurar que los derechos de las personas vulnerables, en particular las víctimas de la violencia, estén mejor protegidos.

El Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) está gestionando, junto a la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), un Fondo Humanitario Común para Sudán del Sur de 241 millones de dólares de apoyo a las ONG nacionales e internacionales y los organismos de las Naciones Unidas que prestan asistencia humanitaria a las personas necesitadas, en ámbitos como la seguridad alimentaria, la salud, la educación y la vivienda.

La promoción de instituciones y comunidades más fuertes y cohesionadas en Sudán del Sur es clave para prevenir la reaparición de conflictos y otras crisis.

“Al apoyar al país más joven del mundo, tenemos que contribuir a que los sudaneses del sur prevengan las crisis y no sólo respondan a éstas”, señaló Toby Lanzer.

El PNUD ha estado presente durante 40 años en Sudán del Sur, país que obtuvo su independencia en 2011, colaborando para fortalecer la capacidad de su Gobierno para prestar servicios básicos, mientras fortalecen las comunidades para desarrollarse y vivir en paz.

A lo largo de años, el PNUD ha construido puntos de agua, carreteras e infraestructuras policiales, ha entrenado a funcionarios públicos en todo el país y ha facilitado el acceso a la atención sanitaria básica, la justicia y los servicios de microfinanzas a centenares de miles de sudaneses del sur.

“El apoyo del PNUD para crear las bases de un Estado que funcione, basado en el Estado de Derecho en Sudán del Sur continuará .Tenemos muchas esperanzas de que la situación se estabilice pronto y permita al PNUD seguir trabajando con la población de Sudán del Sur hacia la paz y el desarrollo a largo plazo”, manifestó la Administradora del PNUD, Helen Clark.