Tras una hoja de ruta común para la agenda Post-2015 en América Latina y el Caribe

30 oct 2013

Nueva York, 30 de octubre. En los próximos dos años surgirá una nueva agenda para el periodo Post-2015 destinada a guiar a los líderes mundiales hacia un nuevo marco global de desarrollo. La agenda servirá para reafirmar los principios establecidos por la Declaración del Milenio, entre éstos:erradicación de la pobreza, respeto de los derechos humanos, sostenibilidad medioambiental, y paz y seguridad.

En su informe sobre los ODM y el proceso Post-2015, bajo el lema Una vida digna para todos, el Secretario General de las Naciones Unidas hace un llamamiento a incorporar objetivos universales en el diseño de la nueva agenda, como la necesidad de generar oportunidades económicas para sacar a las personas de la pobreza, avanzar en la justicia social y proteger el medio ambiente.

La nueva agenda –que incluiría los principales puntos acordados en la Cumbre Río+20 en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)– exigirá a los gobiernos que se adhieran a una estrategia coherente y eficaz mientras ayudan a clarificar la hoja de ruta hasta 2015.

En América Latina y el Caribe, teniendo en cuenta el mayor número de Países de Renta Media (PRM) y Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS), se espera que los países y las agencias de la ONU actúen conjuntamente en los próximos meses para identificar prioridades y tratar de los problemas a los que se enfrentará la región entre 2015 y 2030.

Pero el consenso sólo será posible si los países de la región identifican claramente en qué puede contribuir una nueva agenda de desarrollo a sus intereses a largo plazo, incluidos los medios para implementar los temas que se acuerden.

“América Latina y el Caribe van con retraso en la definición de los posicionamientos regionales de cara a la agenda Post-2015. Este encuentro representa una oportunidad de contribuir a crear una imagen más clara de las posturas de cada país y de los retos comunes que nos esperan en el futuro”, dice Heraldo Muñoz, responsable de la Dirección Regional para América Latina y el Caribe. “La región quizás no haya tenido un papel central en los ODM, pero ha aprendido de la agenda de los ODM que es posible articular un desarrollo con un umbral más elevado, especialmente para cerrar las brechas de desigualdad dentro de los Países de Renta Media”.

Embajadores del Grupo de Países de América Latina y el Caribe ante las Naciones Unidas (GRULAC), representantes de la sociedad civil y agencias del Sistema de la ONU en la región se reúnen en Tarrytown (Nueva York) hoy y mañana para tratar los próximos pasos a dar con vistas a las negociaciones intergubernamentales del proceso Post-2015 y cuál debe ser el rol de las diferentes partes interesadas en la formulación y facilitación de la implementación de la nueva agenda.

El evento está organizado por el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina y el Caribe (GNUD-ALC), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y cuenta también con la participación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).