Junto a las crisis que socavan el desarrollo, también hay oportunidades para la transformación, dice informe del PNUD

22 oct 2013

A pesar de los avances del año pasado en la prevención de conflictos y desastres, muchos países siguen padeciendo crisis crónicas y con frecuencia siguen sumidos en la pobreza.

“En muchos lugares de todo el mundo donde los conflictos y los desastres se intensificaron en 2012, pudimos observar cómo las crisis pueden perjudicar la inversión para el desarrollo y provocar un terrible sufrimiento humano, especialmente en las comunidades más frágiles y con menos resiliencia”, afirmó Jordan Ryan, director de la Dirección de Prevención de Crisis y de Recuperación, en un nuevo informe del PNUD.

“Incluso en los casos de crisis, hay importantes oportunidades de transformación que a menudo coexisten con todas las terribles alteraciones que los conflictos y desastres traen consigo.”

El informe, dado a conocer esta semana, destaca los logros del PNUD en la prevención y respuesta a los conflictos y desastres de 2012.

“ [...] Desde América Latina y el Caribe, donde los altos niveles de delincuencia y violencia a menudo exacerban la pobreza, hasta Siria, donde un mortífero conflicto y la consiguiente crisis humanitaria sigue provocando muertes a diario, o hasta Filipinas, donde el tifón Bopha mató a más de un millar de personas y desplazó a cientos de miles más. Todas estas crisis son obstáculos al desarrollo, refuerzan la desigualdad y limitan los esfuerzos para sacar a la gente de la pobreza,” afirma en dicho informe la Administradora del PNUD, Helen Clark.

Ésta enumeró las muchas tragedias registradas en el transcurso del año: en los países árabes y el Cuerno de África; la República Democrática del Congo y el Sahel; y el Caribe y las Américas, donde el huracán causó Sandy muchos daños y destrucciones.

Sin embargo, el informe pone de relieve también los éxitos registrados. En ámbitos como la contribución a la justicia para las víctimas de las violaciones contra los derechos humanos en Guatemala o el análisis del impacto del cambio climático sobre los desastres potenciales en Kirguistán, el año 2012 ha dado resultados prometedores para el PNUD.

“Como muestra el presente informe, 2012 fue un año extraordinario para el PNUD, de avances en su compromiso de llevar el beneficio del desarrollo a los países afectados ​​por las crisis,” afirma Ryan. “Teniendo en cuenta los indiscutibles desafíos presentes en nuestros tiempos, la prevención de crisis y la recuperación deben seguir siendo elementos vitales y centrales de la agenda de desarrollo mundial.”

En 72 países de todo el mundo, el PNUD ha prestado su colaboración para ayudarlos a responder a los desastres y conflictos, y recuperarse de ellos. El PNUD se centra en los objetivos de desarrollo a largo plazo, ayudando para ello a las poblaciones afectadas a acceder a los medios de subsistencia, la justicia y el estado de derecho, a la vez que ayuda a estabilizar los gobiernos e impedir que los países vuelvan a caer en el conflicto, mientras se preparan para futuras catástrofes.

He aquí algunos de los aspectos más destacados del informe:

  • En Siria, donde millones de refugiados escapan del país, el PNUD prestó asistencia urgente a las personas desplazadas por el conflicto.
  • En El Salvador, un país con una de las tasas de homicidios más altas del mundo, el PNUD ha estado colaborando en la mejora de la seguridad, el ámbito de la violencia de pandillas y el fácil acceso a las armas de fuego, así como la delincuencia organizada . En 2012, El Salvador vivió su primer día sin un solo asesinato desde 2009.
  • En Ghana, Kenia, Nigeria, Togo y Uganda, el PNUD apoyó las actividades de prevención y mediación de conflictos para garantizar una transición del poder tranquila y pacífica.
  • A escala mundial, los programas apoyados por el PNUD han decomisado, destruido o registrado miles de armas ilegales.