Los objetivos post 2015 deben adaptarse a los nuevos contextos, dice la Administradora del PNUD

27 feb 2013

Helen Clark hace un llamado a elaborar una agenda “revitalizada y transformadora”

Bogotá — Los nuevos objetivos globales de desarrollo deben reflejar las realidades actuales al mismo tiempo que sostienen la visión y el impulso de los Objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) originales, dijo el pasado miércoles la Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark.

“Las crisis de alimentos, de combustibles, económicas, políticas y de seguridad padecidas durante los primeros 12 años de este siglo nos han recordado lo frágiles que pueden ser los avances del desarrollo cuando nos enfrentamos a lo inesperado y adverso”, dijo la Administradora en su discurso de apertura de la conferencia mundial celebrada recientemente en esta capital bajo el lema “Haciendo funcionar los ODM”.

La conferencia, celebrada bajo los auspicios del Gobierno de Colombia, tiene lugar aproximadamente mil días antes de cumplirse el plazo del 31 de diciembre de 2015, establecido por la Declaración del Milenio del año 2000, en la que 189 delegaciones nacionales se comprometieron a trabajar por la consecución de ocho objetivos, como la reducción de la mortalidad infantil y materna, la expansión del acceso a servicios de saneamiento y agua potable, y a luchar contra el hambre.

“Lo que nos han enseñado los ODM es a apuntar alto y a plantearnos objetivos cada vez más importantes. El bienestar de las personas y del planeta que compartimos depende de ello”, dijo Clark. “El marco posterior a 2015 puede entenderse como la siguiente fase en la implementación de la visión destilada por la Declaración del Milenio. Para alcanzar ese reto, es preciso que la comunidad internacional alcance un acuerdo sobre una agenda mundial revitalizada y transformadora”, dijo. 

“Es necesario que el marco de desarrollo para después de 2015 refleje plenamente el nuevo contexto global y, al mismo tiempo, mantenga el compromiso con los aspectos pendientes de los ODM. Desde que se firmó la Declaración del Milenio han cambiado muchas cosas”, afirmó.

“Las proyecciones apuntan a que en 2015 todavía habrá 1.000 millones de personas viviendo en la pobreza extrema. Muchas seguirán sin tener agua limpia ni acceso a servicios de saneamiento mejorados. Otras muchas seguirán padeciendo hambre, malnutrición, sufriendo la carga de enfermedades prevenibles, discriminación de género y otras lacras. Tanto si acaban por cumplirse las metas globales de los ODM como si no, este sufrimiento es incompatible con la visión de dignidad, equidad, libertad, paz y prosperidad expresada por la Declaración del Milenio”.

Esfuerzos a gran escala para acelerar el progreso
Las consultas a gran escala sobre los ODM y lo que vendrá tras ellos comenzaron en 2012. Las Naciones Unidas han llevado a cabo o tienen previsto realizar diálogos de carácter nacional en 74 países y 11 consultas sobre temas diversos, desde la salud y la educación hasta la gobernanza. Por otro lado, hay una permanente conversación global en línea a través de las redes sociales.

“Todo lo que hemos aprendido respecto a lo que cuesta lograr los ODM es relevante de cara a dar todo nuestro apoyo a la agenda de desarrollo global que vendrá a continuación. Nunca fue tan importante contar con datos sólidos que nos permitan conocer qué hace funcionar los ODM”, dijo Clark.

Los ODM nacieron como una forma de avanzar en el camino de los derechos humanos, el desarrollo y la paz estableciendo objetivos, metas e indicadores cuantificables y alcanzables en unos plazos concretos, dijo Clark, “además de una visión unificadora para responsables políticos, expertos del desarrollo y la sociedad civil. La claridad, concisión y posibilidad de cuantificar los objetivos logró reunir a agentes diversos en torno a una causa común”.

“Al definir los resultados deseados en términos de desarrollo humano, los ODM ubicaron el bienestar de las personas en el centro mismo de los esfuerzos por el desarrollo”, declaró.

Entre los logros más notables están la reducción a la mitad, desde 1990, del número de personas que viven en la pobreza extrema, o con menos de US$1,25 al día. Se ha ampliado el acceso a fuentes de agua mejoradas y la matriculación universal en la enseñanza primaria es ahora un objetivo alcanzable, tanto en niños como en niñas.

El mundo ha logrado importantes avances también en la lucha contra el VIH/SIDA, la malaria y la tuberculosis, mientras que el progreso en la reducción de la mortalidad materna y la erradicación del hambre y la malnutrición aguda, así como en la mejora de los servicios de saneamiento, ha ido por detrás.

Son necesarias políticas específicas y de propiedad nacional si queremos lograr nuevos avances, dijo Clark.

“Los niños que no acuden a la escuela primaria, por ejemplo, pueden estar físicamente impedidos de hacerlo debido a alguna discapacidad, o a estar trabajando, o por pertenecer a grupos que sufren discriminación, o sentirse inhibidos para acudir a la escuela debido a otras razones no relacionadas con la proximidad física a las escuelas y los maestros”, dijo. “En general, la próxima agenda mundial para el desarrollo necesitará abordar el importante problema de desigualdad que ha obstaculizado el camino hacia las metas de los ODM”.

Marco de Aceleración
Actualmente hay 45 países que emplean el Marco de Aceleración de los ODM del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo —elaborado por el PNUD y probado en 2010 por los Equipos de País de la ONU— para identificar soluciones pragmáticas que aceleren el avance en los ODM más retrasados.

“Estos planes no son proyectos piloto. Están diseñados desde el primer momento para llegar a toda la población a la que se dirigen. Aunque todavía no ha transcurrido tiempo suficiente como para observar cambios en los promedios nacionales, está claro que, cuando existe el apoyo de un liderazgo político fuerte y un respaldo concertado para su implementación, el enfoque propuesto por los MAF funciona”, dijo la Administradora.

Colombia, por ejemplo, está aplicando el MAF en 76 territorios, departamentos y municipios con el objeto de responder a las prioridades locales en materia de lucha contra la pobreza, avanzar en la igualdad de géneros y abordar las carencias sanitarias en las comunidades más pobres y desfavorecidas.

Camboya es el primer país en usar el MAF para dirigir esfuerzos hacia el empoderamiento económico de las mujeres a nivel nacional. En la República Centroafricana, el MAF ayudó a establecer un enfoque integrado y multisectorial hacia la seguridad alimentaria y la nutrición.

Los debates que tendrán lugar esta semana en Bogotá quedarán reflejados en un informe global que saldrá a la luz en septiembre, antes del Evento Especial de la Asamblea General de la ONU sobre los ODM.

CONFERENCIA MUNDIAL ODM
thumbnail

La conferencia con el tema: “Haciendo funcionar los ODM: De la incidencia a través de la aplicación hacia la Aceleración y más allá” se lleva a cabo en Bogotá, Colombia, el 27 y 28 febrero de 2013. Se espera que las conversaciones mantengan el impulso en torno a los ODM, además de facilitar la reflexión sobre las lecciones aprendidas de la experiencia de los propios países que serán de utilidad para una agenda de desarrollo más allá de 2015.

 

saber más
Objetivos Desarrollo del Milenio
thumbnail



Con meta en 2015, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) proporcionan un marco a toda la comunidad internacional para trabajar juntos hacia un objetivo común, asegurándose de que el desarrollo humano llegue a todas partes.

SABER MÁS