Panamá: mediación en el diálogo con los pueblos indígenas

14 sep 2012

Ciudad de Panamá, Panamá - Con el fortalecimiento de los sistemas democráticos y el empoderamiento de la ciudadanía, los grandes asuntos de la agenda pública requieren un espacio de consulta y negociación en condiciones de igualdad por parte de todos los actores involucrados. La necesidad de instalar diálogos se ha evidenciado en la historia reciente de Panamá, que da cuenta de al menos 15 procesos de diálogo y construcción de consensos.

En el centro de los grandes temas sociales de la actualidad se ubican las preocupaciones sobre el manejo sostenible de los recursos naturales y el medio ambiente. Con ello han surgido conflictos sobre el reconocimiento de los derechos históricos entre los pueblos originarios y sus territorios, y la agenda de crecimiento económico.

En el marco del levantamiento indígena del Pueblo Ngäbe-Buglé en contra de la minería e hidroeléctricas, la Iglesia y la ONU fueron llamados a jugar un rol en la mediación y facilitación del diálogo entre el Gobierno Nacional y las Autoridades Tradicionales Indígenas.

Frente a ello, el PNUD estableció una logística capaz de atender los diversos aspectos del proceso y convocó a sus distintos expertos a nivel regional y del Sistema de la ONU a nivel nacional para que brindaran su apoyo. Asumiendo distintos roles durante todo el proceso, entre la Observación, la Facilitación y la Asesoría Técnica, el PNUD contribuyó a encaminar el conflicto a una solución concluyente.  

Las directrices que habrían de orientar y sustentar la relación con los medios de comunicación, fueron un aspecto clave. La división y administración del debate en dos mesas de discusión y subgrupos de negociación, probó ser la decisión adecuada, ya que permitió la construcción de consenso en torno al tema “político” inicial. El tema hidroeléctrico en disputa se abordó técnicamente a través de mediciones topográficas y verificaciones en campo sobre posibles niveles de afectación.

Como resultados del Diálogo político se destaca la aprobación sin modificaciones del texto consensuado de la Ley 11 del 2012 en materia de manejo de futuras solicitudes de proyectos hidroeléctricos, beneficios económicos, esquema de compensación y la creación de un fondo para el desarrollo de la Comarca. En este contexto, con el objetivo de instaurar el tema del desarrollo indígena como política de Estado, el Gobierno Nacional conformó una Mesa de Trabajo para la elaboración de un Plan de Desarrollo Integral para todos los Pueblos Indígenas, con la asistencia técnica de Naciones Unidas.