La apicultura favorece la recuperación económica en Darfur

24 ago 2012

image Un granjero portando su colmena tradicional. (Foto: PNUD Sudán)

Darfur Meridional es conocida como una región de graves problemas, devastada por años de conflicto, pobreza y sufrimiento humano. Sin embargo, el proyecto Honey Value Chain, parte de las actividades de recuperación temprana del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para esa región, está aportando esperanza y oportunidades económicas a este angustiado Estado de Sudán.

El proyecto, llevado a cabo en colaboración con una organización no gubernamental local, forma parte de un programa más amplio cuyo objetivo es promover la paz mediante la creación de empresas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, para 40.000 microempresarios en 45 comunidades de Darfur, con un presupuesto total cercano a los tres millones de dólares.

El objetivo del proyecto es capacitar a los agricultores y otros habitantes de Kubum, en la zona oeste de Darfur Meridional, sobre la gestión sostenible sus colmenas y sus receptáculos de fabricación artesanal local utilizados para guardar las abejas. Dicha capacitación incluye métodos para mejorar la gestión, la inspección y la calidad de la miel producida en las colmenas.

“Trabajo con tangels (un tipo de colmena tradicional) desde hace 26 años”, afirma Haj Ibrahim. “Tomo un poco de heno y lo ato con una cuerda antes de recubrirlo con barro y ponerlo sobre un árbol durante tres o cuatro meses. Entonces, las abejas entran en el tangel y producen miel".

Aunque no hay una población natural de abejas en Darfur Meridional, la apicultura se ha convertido en una ocupación lucrativa para muchas familias campesinas, especialmente debido a que la miel de esta región tiene una demanda cada vez mayor. Como resultado, la apicultura se ha convertido en una actividad lucrativa extendida entre los agricultores y algunos grupos vulnerables, como los jóvenes, las poblaciones desplazadas, los ex combatientes y las mujeres. En una comunidad aislada como Kubum, la disponibilidad de materiales locales para fabricar colmenas tradicionales también ha contribuido a fomentar la participación de sus habitantes en la apicultura.

El proyecto Honey Value Chain, realizó una donación inicial de 1.000 colmenas tradicionales a las asociaciones de apicultores de Darfur, que se distribuyeron entre los grupos de apicultores. Dichos apicultores compartieron la responsabilidad colectiva de las colmenas desde la fase de producción hasta la de recogida de la miel. El proyecto también organiza ferias regularmente en Kubum, con el fin de familiarizar a los agricultores con nuevas técnicas de gestión apícola y brindarles una oportunidad vital para comercializar su producto e intercambiar experiencias entre los productores locales.

Como resultado, el número de miembros en las asociaciones apícolas en Darfur Meridional pasó de unos 60 en mayo de 2011 a más de 1.000 en marzo de 2012, lo que demuestra el gran interés y el compromiso con la apicultura por parte de la comunidad. Se estima que 5.000 familias se benefician actualmente del proyecto.

El caso de los productores apícolas de Kubum es un ejemplo de cómo la tecnología y la cooperación con los socios nacionales y locales puede generar puestos de trabajo, reducir la pobreza, y fomentar la creación de microempresas y la reactivación de relaciones entre las comunidades, incluso en el más remoto de los lugares.