Guatemala: pobreza, exclusión y violencia abaten a la juventud

24 jul 2012

Ciudad de Guatemala – Los jóvenes guatemaltecos son víctimas de la pobreza, la exclusión y la violencia, y sus oportunidades de desarrollo a corto y mediano plazo son reducidas, según el Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011-2012 "Guatemala: ¿un país de oportunidades para la juventud?"(.pdf) elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y  presentado el 23 de julio.

El Informe destaca las asignaturas pendientes del Estado hacia su juventud, que representa 70% de los 14,7 millones de habitantes. Entre las amenazas se destacan la malnutrición, el analfabetismo o la baja escolaridad, el desempleo o la informalidad, la falta de documentación que limita las capacidades de ejercicio de ciudadanía, la migración forzosa y la violencia.

El estudio brinda datos contundentes. La falta de políticas públicas destinadas a brindar oportunidades de desarrollo para los jóvenes ha dejado fuera del sistema educativo de Guatemala a casi un millón de personas menores de 18 años. Además, por lo menos cuatro millones de jóvenes enfrentan serias limitaciones debido a la exclusión: el 25% de los jóvenes guatemaltecos no tiene acceso a la educación formal ni a un trabajo digno, la expectativa de vida del 12 % de los hombres y del 6 % de las mujeres es de 30 años, y el 52 % vive en condiciones de pobreza.

René Mauricio Valdés, Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD, explicó que la juventud “no es el futuro sino el presente de Guatemala”, por lo que es preocupante que se conviertan en víctimas y victimarios de la violencia y de la exclusión.

El informe también calcula que 10 mil adolescentes y jóvenes viven en una situación marginal y se involucran en pandillas o en grupos relacionados con las drogas, el crimen y la violencia. Y el dato sobre mortalidad materna es revelador sobre las condiciones de inequidad y desigualdad para la juventud: en adolescentes de 15 a 19 años, la cifra es de 77.9 por cada cien mil nacidos vivos, y en niñas entre 10 y 14 años, la tasa de mortalidad materna es de 219.1.

"Este informe nos llama a la reflexión para continuar trabajando. Tenemos que fortalecer la falta de institucionalidad. Debemos comprender que los jóvenes están esperando respuestas", dijo el Presidente de Guatemala Pérez Molina tras recibir una copia del informe.

El presidente anunció que su esfuerzo estará enfocado en lograr que el Congreso apruebe a la brevedad la Ley Nacional de la Juventud, una iniciativa presentada desde hace más de cinco años, la cual contiene el marco jurídico para respaldar las políticas públicas de juventud.

En ese sentido, el Informe precisa que "mientras Guatemala no cuente con una ley nacional de la juventud que dé soporte a la creación de instituciones con respaldo financiero, existe el riesgo de que cada Administración gubernamental siga diseñando instrumentos de política nacional que nunca llegan a concretarse”.

Las personas jóvenes, advierte el documento, necesitan contar con oportunidades básicas para participar en el disfrute de los bienes que la sociedad, el mercado o el Estado le ofrecen. El acceso a estas oportunidades generalmente se amplía en función de los niveles de desarrollo político-económico-social.  Las oportunidades incluyen “los derechos a la identidad, la salud, la vida y la seguridad; la oportunidad de aprender, el acceso a la educación y a las tecnologías de información y comunicación”. El documento también destaca la oportunidad de participar libremente en la vida política y social, el derecho a ser ciudadano con todo lo que ello conlleva, y el acceso al trabajo, cuyo ejercicio contribuye a la autonomía.

El estudio del PNUD ubicó este año a Guatemala con un índice de desarrollo humano del 0,58, unos 0,02 puntos por arriba del que obtuvo en 2010 y solo superado en América Latina por Haití.