Rwanda: Alcanzando Nuevos Horizontes

12 jul 2012

La población de Rwanda ha trabajado incansablemente para dejar atrás el agitado pasado de su país, abriendo el camino hacia un futuro más prometedor donde la paz y la estabilidad están ayudando a transformar el país en una de las economías de más rápido crecimiento en África.

Sin embargo, en este país de África Oriental – que limita con por Uganda, Tanzanía, Burundi y la República Democrática del Congo – ha sucedido otro cambio enorme: las mujeres están ahora al frente de la política nacional.

Este progreso de las mujeres en la sociedad ruandesa ha sido registrado en un video documental producido por el cineasta galardonado Zak Mulligan, quien donó su trabajo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

A diferencia del pasado, las mujeres de Rwanda hoy tienen voz, y se está escuchando a lo largo y ancho de la nación. Actualmente el país ocupa el puesto número uno en el mundo al registrar la más alta participación de mujeres en el Parlamento, con más del 50% de representación.

“Cuando los hombres eran mayoría, teníamos problemas para que se aprobara cualquier asunto de género. Pero ahora que somos más, nuestra voz es más fuerte que antes” dijo Espérance Mwiza, mujer parlamentaria.

Empoderar a las mujeres haciéndolas verdaderas socias en los proyectos de desarrollo ha sido el punto central del trabajo del PNUD en el país, orientado a crear oportunidades para la juventud al mismo tiempo que promueve una cultura de rendición de cuentas, ayuda a construir instituciones transparentes y apoya la consolidación de la paz.

Trabajando junto con el Foro de Mujeres Parlamentarias de Rwanda, en el cual colaboran miembros de todos los partidos políticos, el PNUD ha capacitado a las nuevas legisladoras en el funcionamiento del proceso político. También trabaja con el gobierno para integrar la perspectiva de género en las leyes, las políticas y los presupuestos.

Aunque aún está muy extendida, la tasa de pobreza disminuyó un 12% en Rwanda en los últimos cinco años. Además, 18 años después del Genocidio de 1994, el país ha avanzado a grandes pasos hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, especialmente en el área de derechos de las mujeres, como se destaca en la película de Mulligan.

“La transformación de una sociedad devastada por la Guerra a una nación vibrante y dinámica es evidente dondequiera que vayamos,” manifestó Auke Lootsma, Director de País del PNUD en Rwanda, en funciones por segunda vez en el país. “La película muestra cómo Rwanda creó una economía de rápido crecimiento, sacó a millones de la pobreza, y sanó a una nación.”

En 2010, Mulligan ganó el premio a la Excelencia en Cinematografía en el Festival de Cine Sundance, un festival anual de cine independiente en los Estados Unidos.